jueves, 25 de mayo de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 4 invitados en línea
Oct 01_15 Mi Amor tiene un nombre y Yo quiero recibir de vosotros amor que tenga vuestro nombre. PDF Imprimir E-Mail

Rosario vespertino.

 

 

Temas:

 

  • Todos vosotros existís por Mí y para Mí y para un Bien, que eso es lo más importante que entendáis, fuisteis creados para un Bien, cuando vosotros os salís de estos Designios, estáis echando a perder Mi Obra Creadora.
  • No hay evolución en vosotros, hablando de capacidades y de Conocimiento, lo que estáis obteniendo es recuperación de Dones, de Capacidades, de Sabiduría y muchas cosas más que tenían vuestros Primeros Padres, estáis recuperando lo perdido.
  • Si no hay en vuestro corazón ése deseo grande de querer volver a Mí, lloraréis amargamente, pero ya no habrá remedio, por eso os pongo muchas oportunidades a lo largo de vuestra existencia, para que podáis regresar a Mí.
  • Vuestra tarea, es llevarMe en vuestro ser y Yo hago el resto, se podría decir que os estoy ayudando en vuestra vida, que sin que os deis cuenta, estoy adquiriendo Bienes Eternos para vosotros.
  • Por eso estáis de misión aquí en la Tierra, para que, al conocerMe, a través de las Sagradas  Escrituras, podáis ayudar a vuestros hermanos, también, a conocerMe.
  • Dudad de todo aquello que produzca en vuestro corazón desasosiego, discernid, con la ayuda de Mi Santo Espíritu, todo el conocimiento que venga a vosotros y Él os ayudará a saber si viene de Mí o viene de satanás.

 

 

Mensaje de Dios Padre a J. V.

 

 

Ofrecimiento. Habla Dios Padre.

Sobre: Todos vosotros existís por Mí y para Mí y para un Bien, que eso es lo más importante que entendáis, fuisteis creados para un Bien, cuando vosotros os salís de estos Designios, estáis echando a perder Mi Obra Creadora.

(Lenguas…) Es bueno, Mis pequeños, que vosotros Me consideréis en todo momento de vuestra existencia. Yo Soy el que Soy, Yo Soy vuestro Dios, Yo Soy vuestro Creador, toda Mi Creación debiera venir y agradecerMe el don de la vida que os he concedido.

 

Vuestra Creación no es casual, Mis pequeños, vosotros existís en Mi Pensamiento, os he creado por Amor y os he creado para llevar a cabo una misión.

 

Todos vosotros existís por Mí y para Mí y para un Bien, que eso es lo más importante que entendáis, fuisteis creados para un Bien, cuando vosotros os salís de estos Designios, estáis echando a perder Mi Obra Creadora.

 

Cuando vosotros ponéis todo vuestro empeño en considerar vuestra misión, como lo primero en vuestra vida, para darMe gusto a Mí, vuestro Creador, entonces estáis llevando, realmente, vuestra creación a un grado alto de perfección.

 

Todo tiene un “por qué” en la existencia humana, fuisteis creados de la nada y sois ahora, alguien dentro del tiempo.

 

Fuisteis destinados, por Mi Amor, para hacer grandes cosas dentro del Bien en el que fuisteis creados; éste sólo pensamiento, os debiera alegrar inmensamente. Ser creados  para producir un Bien y Yo Soy el Bien Supremo, fuisteis creados para servirMe, para ayudarMe, si se pudiera decir así, porque, como os amo, quiero compartir, también, con vosotros Mi Creación, la Redención de Mi Hijo, el Advenimiento del Reino, el gozo de un Nuevo Cielo, las Nuevas Tierras, la Nueva Creación, todo lo bello que tengo preparado para Mis hijos, para Mis verdaderos hijos.

 

Cuando vivís en el Bien, y produciendo Bondad a vuestro alrededor, pertenecéis a Mi Reino. Esa es la finalidad para la que fuisteis creados, producir un Bien, en los diferentes ámbitos de vuestra vida, y ofrecérMelos a Mí, vuestro Creador.

 

Cuando vosotros hacéis un Bien y os apropiáis del mérito, realmente no estáis llevando a cabo bien vuestra misión, se os olvida que sois instrumentos e instrumentos de Mi Amor. Si vosotros os quedáis con el crédito, estáis rompiendo ése Amor que debe fluir de Mí hacia las almas y tiene que venir de regreso de las almas hacia Mí.

 

No detengáis ése movimiento Divino, que es el Amor, lo que sale de Mí, tiene que regresar a Mí aumentado por vuestro querer.

 

No podéis hacer una existencia propia, debéis crecer a como Yo os pida y os vaya llevando según la iluminación de Mi Voluntad que, cada uno de vosotros, tengáis. Ése es el gozo grande de las almas, cuando realmente Me aman y se anonadan ante Mi Presencia, el poder ofrecerMe el Amor que Yo pongo en vuestro ser, y que vosotros Me lo entreguéis aumentado haciéndoMe conocer, con esto, que pusisteis en acción el Amor que obtuvisteis y lo engrandecisteis con vuestros actos.

 

 

Ése es el verdadero querer del hombre para Conmigo, fructificar el Amor que recibís de Mí y entregarMe ése Amor con frutos. Yo Me congratulo con las almas que han sabido hacer crecer Mi Amor en su corazón.

 

Estas son realmente las Enseñanzas que os dio Mi Hijo, el Sembrador que siembra y espera que haya frutos abundantes. Vosotros sois la semilla que es sembrada, vosotros recibís Mi Amor, pero los frutos dependerán de vosotros, de la tierra en la que habitáis. La tierra representa vuestro medio ambiente, vuestro entorno, si vivís en un ambiente hostil y malo, difícilmente daréis frutos buenos, y mientras vuestro entorno sea más lleno de amor, vuestros frutos serán mejores. Ciertamente, hay almas que, a pesar de vivir en un entorno negativo, dan frutos y ciertamente, son almas excepcionales.

 

DadMe, Mis pequeños, el amor que Yo pongo en vuestro corazón, pero dádMelo con vuestro corazón aumentado por vuestras obras, eso es lo que espero de cada alma.

 

Mi Amor tiene un nombre y Yo quiero recibir de vosotros amor que tenga vuestro nombre, así seréis reconocidos en el Reino de los Cielos, y las almas lo sabrán en el Reino de los Cielos, ahí se les distingue a las almas que más amaron, que más amor produjeron.

 

DadMe todo lo que podáis Mi pequeños, porque Yo Me di en totalidad, a través de Mi Hijo. No os imagináis, Mis pequeños, cómo pago, Yo, las delicadezas de vuestro corazón.

 

Vivid para Mí, como Yo he vivido para vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: No hay evolución en vosotros, hablando de capacidades y de Conocimiento, lo que estáis obteniendo es recuperación de Dones, de Capacidades, de Sabiduría y muchas cosas más que tenían vuestros Primeros Padres, estáis recuperando lo perdido.

Hijitos Míos, los padres que realmente aman a sus hijos, se sienten felices cuando ven que ellos se vuelven exitosos en la vida y, sobre todo, cuando los padres son humildes y ven que sus hijos los han superado, se ponen todavía más contentos.

 

Y, realmente os digo, Mis pequeños, que esta es una realidad que debéis observar en vuestra existencia, a partir de la Renovación de la humanidad, con la llegada de Mi Hijo. Al abriros las Puertas del Reino de los Cielos, nuevamente, y al tener con esto la Bendición continua de Mi Santo Espíritu sobre vosotros, la humanidad va recuperando los dones que vuestros Primeros Padres perdieron por el Pecado Original.

 

Vuestra recuperación es ascensional, es como una escalera de subida, os he explicado esto antes, Mis pequeños. La humanidad va recuperando lo que perdieron vuestros Primeros Padres. Ellos perdieron todo por su soberbia, por darMe la espalda, por preferir a satanás como lo primero en su existencia, cuando Me tenían a Mí, su Creador.

 

El hombre está recuperando lo que tenían vuestros Primeros Padres en un principio, cuando Yo los había colmado de Bendiciones, de Conocimiento, de Ciencia. Conocían perfectamente la Creación, porque ellos también la vivieron perfectamente y ellos le pusieron nombre a todo lo Creado.

 

A esto llega la tontería del hombre, cuando se ensoberbece, a perder Mis riquezas, que son infinitamente superiores a lo que os pueda ofrecer satanás.

 

Vuestra tontería es inmensa cuando preferís escuchar a satanás y cuando os olvidáis de Mí. Tenéis todo y en grado altísimo y lo único que os he pedido es que no os separéis de Mí, que seáis obedientes con Mis Leyes y que cultivéis Mi Amor en vosotros y, de esta forma, el Conocimiento se os da gratuitamente, y tened presente y sed conscientes de que, cuando hablo de Conocimiento, no estoy hablando de un conocimiento de escuela, que podáis aprender yendo a la escuela desde pequeñitos y creciendo hasta un nivel profesional o más allá de éste. El Conocimiento que podéis aprender de Mí, es muchísimo más que esto.

 

Todos vosotros, desde que nacisteis, después de la Renovación que os trajo Mi Hijo Jesucristo, con Su Donación, con Su Muerte y Resurrección, estáis llamados a ir subiendo de niveles, de Conocimiento, de Sabiduría y de Virtudes. Fuisteis liberados del Pecado Original por la Donación de Mi Hijo, por el Bautismo que os trajo y por las Enseñanzas que os dejó. Estáis llamados a la perfección, a alcanzar la que tenían vuestros Primeros Padres.

 

No hay evolución en vosotros, hablando de capacidades y de Conocimiento, lo que estáis obteniendo es recuperación de Dones, de Capacidades, de Sabiduría y muchas cosas más que tenían vuestros Primeros Padres, estáis recuperando lo perdido, porque Mi Hijo os abrió, nuevamente, las Puertas de todas ésas Gracias y Bendiciones, que Yo había puesto en vuestros Primeros Padres.

 

Todo esto os lo perdéis, Mis pequeños, cuando Me dais la espalda, cuando preferís que satanás sea vuestro guía, perdéis mucho, Mis pequeños, por vuestras tonterías.

 

No sabéis utilizar la Sabiduría Divina y os dejáis llevar solamente por vuestros gustos humanos, que, ciertamente, son muy deficientes e imperfectos.

 

Sed pequeños, para que Mi Santo Espíritu pueda actuar libre y plenamente en vosotros y os lleve a adquirir, más rápidamente, los Dones y capacidades que vuestros Primeros Padres perdieron.

 

Por eso, Mis pequeños, lo normal es que vosotros quedéis en un nivel inferior al que tengan vuestros hijos, ellos os deben de superar si vosotros los llevasteis por buen camino. Esa es vuestra misión como padres, hacerlos crecer con vuestro ejemplo, con vuestras enseñanzas, con la palabra, y de eso Me alegraré Yo y os lo agradeceré infinita y eternamente, porque os supisteis dar, primeramente, por vuestros hijos y, también, por vuestro prójimo.

 

Ahí es donde entra la humildad, aceptando que quedaréis a otro nivel de los que vienen después de vosotros. Seréis, quizá, hasta ridiculizados en vuestra propia familia y ante los demás, porque ya no alcanzáis a comprender diferentes cosas, conocimientos, tecnologías, que vendrán después de vosotros, porque vuestras capacidades ya no llegan a ello y vuestros hijos sí.

 

Vuestro prójimo se burlará de vosotros, pero Yo Soy vuestro Dios, Yo Soy el que Juzga, el que premia y el que da castigo y, para Mí, ante Mis Ojos, si realmente aceptáis con humildad y Me ofrecéis ésa situación en la que quedáis, Yo os premiaré eternamente, porque con eso sabré y Me daré cuenta, que os disteis por los demás, especialmente por vuestros hijos; os superaron, y aceptando esa situación, Me la ofrecisteis y Yo os lo agradeceré infinitamente, porque actuasteis correctamente, actuasteis con Sabiduría, os donasteis en totalidad y con humildad.

 

Vuestra posición será grande en el Reino de los Cielos, porque, en vuestro momento, hicisteis cosas muy grandes, les disteis grandeza a vuestros descendientes y a los que os rodean, con lo que teníais, ellos crecieron y, eso, Yo lo pago inmensamente, Mis pequeños.

 

El Mundo no comprende esto, Yo vuestro Dios, lo comprendo y os lo premiaré infinitamente.

Gracias, Mis pequeños.

 

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Si no hay en vuestro corazón ése deseo grande de querer volver a Mí, lloraréis amargamente, pero ya no habrá remedio, por eso os pongo muchas oportunidades a lo largo de vuestra existencia, para que podáis regresar a Mí.

Hijitos Míos, la salvación es para todos, Mi Hijo se dio por toda la humanidad de todos los tiempos, del presente, pasado y futuro, por todo el Universo, por todo lo Creado, por todas las almas visibles e invisibles, todos tenéis derecho a recibir, primeramente, Mi Perdón, si vosotros llegáis a Mí arrepentidos, y ciertamente que lo tendréis si venís ante Mí con un corazón contrito. Todos vosotros tenéis derecho a ésa Nueva Vida, después del Perdón de vuestros pecados, a un renacer en la Gracia, a un volver a estar Conmigo.

 

Ciertamente, como almas débiles que sois, todos pecáis, pero, por la donación de Mi Hijo, todas las almas y de todos los tiempos, tenéis ése derecho de la absolución de vuestros pecados y un nuevo renacer para vuestra alma y, muchas veces, también, para vuestro cuerpo.

 

Todos tenéis derecho a entrar al Reino de los Cielos, este es un regalo muy grande, Mis pequeños, muy, muy grande y no es exclusivo para algunas personas nada más, todos, todos tenéis derecho a este regalo tan grande, si a la hora de vuestra muerte, vuestra alma se encuentra en Gracia.

 

Desperdiciáis muchas Bendiciones, Mis pequeños y os vais a arrepentir de ello al final de vuestra existencia.

 

Pedid el Discernimiento Santo, para que no tengáis que arrepentiros al final de vuestra existencia, cuando ya es demasiado tarde el arrepentimiento y el querer volver a Mí.

 

CreedMe, Mis pequeños, que si no queréis volver a Mí y, principalmente, porque sois engañados, continuamente, por satanás, si no hay en vuestro corazón ése deseo grande de querer volver a Mí, lloraréis amargamente, pero ya no habrá remedio, por eso os pongo muchas oportunidades a lo largo de vuestra existencia, para que podáis regresar a Mí.

 

Si os queréis mantener sordos a Mis llamados, tendréis que correr con las consecuencias, tendréis que aceptar vuestro futuro eterno, pero por vuestra mala decisión. Me dolerá a Mí, vuestro Dios y Creador, pero sabed que no os doy una o dos o tres oportunidades de arrepentimiento para que regreséis a Mí, a veces son decenas o centenas o quizá hasta miles de veces durante vuestra existencia, en las que Yo Me acerco a vosotros, de alguna forma, para que entendáis vuestro mal proceder, vuestras malas decisiones y queráis volver a Mí. Vosotros decidís, tenéis el libre albedrío, pero lo utilizáis mal, os he dado demasiado, ¿cómo habéis multiplicado los dones que Yo os he concedido?

Gracias, Mis pequeños.

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Vuestra tarea, es llevarMe en vuestro ser y Yo hago el resto, se podría decir que os estoy ayudando en vuestra vida, que sin que os deis cuenta, estoy adquiriendo Bienes Eternos para vosotros.

Hijitos Míos, vosotros, muchas veces, tenéis predilección y muchos cuidados para cositas del Mundo. Figurillas, hechas de porcelanas o de cristales finos, los ponéis en lugares seguros, para que los niños no los toquen o aún personas adultas, que no tengan el cuidado debido y puedan romperlas. Las cuidáis con mucho esmero y las presumís a vuestras amistades, como un tesoro que venís acrecentando por muchos años.

 

Mis pequeños, vuestra alma vale inmensamente más que cualquier cosa, por muy bella que parezca a vuestros ojos, de las cosas del Mundo.

 

Lo espiritual siempre va a ser infinitamente más valioso que todo lo material que haya, por más bello que sea o por más raro que parezca.

 

Primeramente, os falta mucha Fe, porque seguís atesorando lo que veis y no hacéis crecer el Gran Tesoro que tenéis en vuestra alma y sus capacidades, que son mucho más valiosas que los tesoros del Mundo. No veis, ciertamente, lo que tenéis en vuestra alma, pero vuestros actos, vuestras palabras, vuestros consejos, brotan de lo que tenéis en vuestro corazón.

 

Si vuestra alma está llena de Mí, que Soy el Gran Tesoro, lo que salga de vosotros, va a ser una emanación de Mi Presencia en vosotros y, esto le producirá una gran riqueza a vuestros hermanos. Cuántas veces no habéis dejado, en un hermano que sufre, una palabra o una frase que les cambió la vida y, vosotros, ni siquiera os disteis cuenta en qué momento la dijisteis. Ellos os lo agradecen, pero fui Yo, a través de vosotros, Quien dio ése Consejo, ésas Palabras Sabias.

 

A la gran mayoría de vosotros, los que estáis Conmigo, se os han dado estas ocasiones de hacer el Bien, porque Me lleváis a Mí, que Soy el Gran Tesoro para las almas. Ciertamente, cuando escucháis el agradecimiento de vuestros hermanos, agradeciendo ésas palabras, ésas frases, que les trajeron Luz a su vida, vosotros también os sentís muy bien, aunque os seguís preguntando que a qué hora las dijisteis, porque no os disteis cuenta de ello.

 

¿Ahora os dais cuenta, Mis pequeños, cómo sí sois Mis instrumentos, cómo Yo os tomo para hacer el Bien a vuestros hermanos? Por haber estado Conmigo, hay muchas cosas que Yo os voy a premiar en el Reino de los Cielos, cuando regreséis a Mí,  porque a lo largo de vuestra existencia, muchas veces ni siquiera os disteis cuenta que hicisteis un Bien y esto sucede, principalmente, porque Me lleváis a Mí en vuestro corazón. Ya lo dicen las Escrituras, que lo que está en vuestro corazón, necesariamente saldrá por vuestros labios, por vuestras acciones, por vuestros deseos buenos hacia los demás.

 

Vuestra tarea, es llevarMe en vuestro ser y Yo hago el resto, se podría decir que os estoy ayudando en vuestra vida, que sin que os deis cuenta, estoy adquiriendo Bienes Eternos para vosotros, lo hago Yo por vosotros y vuestros hermanos os ven a vosotros y os agradecen el Bien que les hicisteis, siendo que Soy Yo, vuestro Dios, el que lo está haciendo para el Bien de vuestros hermanos.

 

Yo hago vuestra vida fácil, Mis pequeños, cuando dejáis que Yo Viva en vosotros, pero, para aquellos en donde Yo no Vivo en sus corazones, la vida se vuelve difícil, porque si no Soy Yo el que Vive en vosotros, es satanás el que vive ahí y estos hermanos vuestros, que no están Conmigo, que no Me dejan actuar a través de ellos, son personas muy conflictivas, malas, problemáticas, creadoras de multitud de males, que os causan muchos problemas en vuestra existencia.

 

Por eso os he dicho que estos son tiempos de purificación, serán eliminadas estas almas que no han querido tenerMe en su corazón, que no han producido bienes hacia sus hermanos, que causan guerras, traiciones, maldad, enfermedades. Infinidad de almas malas que aquejan a la humanidad, porque se vuelven instrumentos del maligno.

 

Vuestra liberación se acerca, Mis pequeños, los tiempos por venir, van a ser para las almas que Me llevan en su corazón, que buscan la paz, que buscan la armonía, que buscan el crecimiento espiritual y el crecimiento humano. Que buscan la hermandad entre los pueblos, que buscan el Cielo en la Tierra.

 

AgradecedMe pues, Mis pequeños, estos momentos que se os acercan porque tendréis por fin una paz verdadera, en todos sentidos, y esa Paz os ayudará a crecer a niveles muy altos, espirituales y humanos.

 

Orad, orad intensamente para que se vengan ya estos momentos de gran gozo, de gran alegría para el Cielo y la Tierra, deseadlos ya desde ahora, vividlos ya desde ahora. Os amo, Mis pequeños.

Gracias, Mis pequeños.

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Por eso estáis de misión aquí en la Tierra, para que, al conocerMe, a través de las Sagradas  Escrituras, podáis ayudar a vuestros hermanos, también, a conocerMe.

Hijitos Míos, vasto es el Conocimiento que os he dejado en las Sagradas Escrituras. A través de este Conocimiento, puesto en práctica, todo es alcanzar la perfección de vuestra alma, que es vuestra santificación ante Mis Ojos.

 

Perdéis mucho tiempo sobre la Tierra, desviando vuestros intereses a lo que no os va a dar la salvación eterna y desperdiciáis el Conocimiento Santo que os he dejado en las Sagradas Escrituras, que os va a hacer un bien inmenso a vosotros y a vuestros hermanos, porque os he dicho que cuando Mi Amor Vive en un alma, Mi Amor es dinámico y no lo podéis detener.

 

Las Sagradas Escrituras, el Conocimiento Divino que se os ha heredado, os va a llevar a un Conocimiento muy grande en el Amor y, como consecuencia, al llenaros de Amor, llenáis a vuestros hermanos, porque, como os dije, es dinámico y, además, vosotros, al estar llenos de Mi Amor, lo dais a vuestros hermanos, porque ya no cabe el egoísmo en vuestro corazón, al tener este Conocimiento y sobre todo, sabiendo que puede salvar a infinidad de almas.

 

Mi Palabra es Viva y así dicen las Escrituras, Viva y eficaz y podéis dar vida a las palabras muertas cuando dais de corazón lo que habéis aprendido en las Sagradas Escrituras.

 

Pero, ¿cuántos, cuántos de vosotros, realmente, os respaldáis en el Libro Santo?, ¿cuántos de vosotros buscáis la Sabiduría en él?, ¿cuántos de vosotros ayudáis a vuestros hermanos a crecer, porque vosotros ya crecisteis a través de leerlo y ponerlo en práctica?

 

Mis hijos Me buscan y Me buscan a través del Conocimiento que Yo os he dejado. No podéis amar a alguien si no lo conocéis, si no sabéis de su vida, si no sabéis cómo se comporta. En las Sagradas Escrituras, al leerlas, Me llegáis a conocer, Me llegáis a amar, aprendéis a respetar Mis Leyes y Mandamientos, porque se os dieron para preveniros de vuestros pecados y de las acechanzas de satanás.

 

Todo lo tenéis en el Libro Santo, en el Libro Perfecto, pero preferís leer otras cosas, perder vuestro tiempo en libros que no os dejarán, prácticamente, nada bueno para vuestra existencia espiritual, y aún mundana, para hacer el Bien y acercar a infinidad de almas al Cielo. Por eso estáis de misión aquí en la Tierra, para que, al conocerMe, a través de las Sagradas  Escrituras, podáis ayudar a vuestros hermanos, también, a conocerMe. Os volvéis maestros del Amor, porque Mis Enseñanzas, os van a llevar a ello, al Verdadero Amor.

 

No hay tarea más loable, más grande, más bella, que ayudar a un alma a conocerMe, a amarMe y a prepararla para su regreso al Reino de los Cielos. No desperdiciéis vuestro tiempo, Mis pequeños, id al Libro del Amor, para que adquiráis Sabiduría Divina para vuestro Bien y para el de vuestros hermanos.

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Dudad de todo aquello que produzca en vuestro corazón desasosiego, discernid, con la ayuda de Mi Santo Espíritu, todo el conocimiento que venga a vosotros y Él os ayudará a saber si viene de Mí o viene de satanás.

Hijitos Míos, en estos tiempos de gran tribulación, de duda y de ataque tan fuerte que tenéis de satanás, tenéis vosotros un indicativo para saber si, las cosas que se os presentan, vienen de Mí o vienen de satanás.

 

Ya os he dicho que todo lo que venga de Mí, siempre os dejará paz en vuestro corazón. Ciertamente, el conocimiento de las tribulaciones que se han de venir, os podrían causar, también, tribulación en vuestro ser, pero, cuando vosotros aceptáis Mi Voluntad, sabiendo que lo que Yo quiero para vosotros, siempre va a ser para vuestro Bien, eso os debe llevar a una paz interior absoluta. A pesar de que se os dijera que podríais ser maltratados, asesinados, martirizados, perseguidos, no os debe quitar la paz a vuestro corazón, puesto que, al aceptar Mi Voluntad, vosotros sabréis que todos ésos maltratos, martirio o lo que fuera, al unirlo a los Méritos de Mi Hijo, producirán mucha salvación de almas y, simplemente, al saber esto, vuestro corazón debe quedar en paz y con una gran alegría, al saber que podréis dar salvación a muchas almas con vuestra donación, porque estaréis aceptando Mi Voluntad, como Mi Mismo Hijo la aceptó.

 

Vuestra misión, os dije, es producir amor y, al vivir en Mi Amor, las almas deben vivir en una paz absoluta, por tener una absoluta confianza en Mi Bien, que se vendrá a vosotros, a pesar de que sea un mal el que os ataque.

 

Dudad de todo aquello que produzca en vuestro corazón desasosiego, discernid con la ayuda de Mi Santo Espíritu todo el conocimiento que venga a vosotros, y Él os ayudará a saber si viene de Mí o viene de satanás.

Que la Paz quede con vosotros, Mis pequeños.

 
Siguiente >