martes, 23 de mayo de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 2 invitados en línea
Abr 28_16 Creáis o no creáis, ya está sobre vosotros la Gran Lucha. PDF Imprimir E-Mail

Rosario vespertino

 

 

Temas:

 

  • La tentación como os he dicho, existe, pero, también, existe Mi Gracia y de ahí es donde os tomaréis para vencerle.
  • Mi Advenimiento está próximo, Mis pequeños, debéis estar preparados para este gran acontecimiento que se os ha venido anunciando desde hace mucho tiempo.
  • Os he dicho, Mis pequeños, que en la humildad reside vuestra fuerza, el soberbio ha perdido su poder y así será demostrado ante toda la Creación.
  • Os pido que oréis de todo corazón, por aquellas almas que han perdido la Fe, porque si han perdido la Fe, van a perder la vida eterna.
  • Confiad en Mí, confiad en Mis Potencias, confiad en el Milagro que Yo puedo hacer en vosotros para transformaros y para que Yo os pueda mover de un lado a otro y así salvéis las almas de vuestros hermanos.

 

 

 

 

Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V.

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: La tentación como os he dicho, existe, pero, también, existe Mi Gracia y de ahí es donde os tomaréis para vencerle.

 

Hijitos Míos, la tentación siempre existe, desde que tenéis uso de razón, desde que sois pequeñitos, satanás os va a empezar a atacar.

 

La tentación existe para separaros de Mí, satanás os va conociendo a lo largo de vuestra existencia y, como os he dicho, no conoce vuestro pensamiento, pero conoce cómo actuáis ante determinadas situaciones y, así es como os va conociendo y os va poniendo las tentaciones, con las cuales os va a hacer caer a lo largo de vuestra existencia.

 

La tentación como os he dicho, existe, pero, también, existe Mi Gracia y de ahí es donde os tomaréis para vencerle.

 

Si vosotros no contáis Conmigo en vuestra vida, fácilmente caeréis en sus tentaciones y con ello perderéis el estado de Gracia de vuestra alma. Si vosotros no ponéis el remedio, que es, yendo con un ministro Mío, pidiendo perdón de vuestros pecados, arrepintiéndoos de corazón y él dando Mi absolución, podrán pasar años y años, en que vosotros caminaréis sobre la Tierra, en pecado grave y, también, con la posibilidad de que podáis morir en pecado grave y os perderéis eternamente en el Infierno.

 

Mis pequeños, también Mi Hijo os lo dijo y os preparó a ello, cuando os explicó que no es lo malo lo que entra al hombre, sino lo que sale de él. Satanás os pone las tentaciones, ciertamente, las tentaciones están a vuestro alrededor, que eso, también dependerá de vuestro grado de espiritualidad; lo que para una persona es tentación, para la otra no, y eso depende de vuestra madurez espiritual y vuestro grado de acercamiento a Mi Amor.

 

Las Virtudes deben estar siempre en vosotros, activas, para que no caigáis en las tentaciones. Como os dijo Mi Hijo, si vosotros permitís que entre la tentación y la hacéis madurar en vuestro interior, la tentación va a engrandecerse dentro de vosotros y las va a nulificar y, así, vuestras acciones y pensamientos, son los que van a hacer que vosotros caigáis en el pecado que la tentación os llevó. Habrá otros hermanos vuestros o aún vosotros mismos, que la tentación entrará en vosotros, la veréis, pensaréis en ella y la eliminaréis de vuestra vida, y esto sucede cuando habéis cultivado un grado alto de espiritualidad y de perfección en la Virtud.

 

Esa es la diferencia del estar Conmigo y el estar en contra Mía, porque el que no está Conmigo, está en contra Mía y el resultado es que caeréis fácilmente en las tentaciones, luego en el pecado y con ello, a la muerte espiritual y posiblemente a la muerte eterna.

 

Tened cuidado, pues, Mis pequeños, con las tentaciones que os ponga satanás; os repito, existen a vuestro alrededor, pero si vosotros tenéis un alto grado de espiritualidad, porque estáis Conmigo, Me buscáis y cumplís con lo que Yo os mando para que estéis siempre Conmigo, nada podrá hacer satanás contra vosotros.

 

Creced, creced en el Amor y en las Virtudes y venceréis a satanás.

Gracias, Mis pequeños.

 

Segundo Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Sobre: Mi Advenimiento está próximo, Mis pequeños, debéis estar preparados para este gran acontecimiento que se os ha venido anunciando desde hace mucho tiempo.

 

(Lenguas…) Hijitos Míos, Mi Advenimiento está próximo, Mis pequeños, debéis estar preparados para este gran acontecimiento que se os ha venido anunciando desde hace mucho tiempo. Mis apóstoles lo esperaban pronto y, así, esta humanidad, en estos dos mil años, ha estado esperando este acontecimiento, del cual vosotros estaréis muy agradecidos Conmigo, con vuestro Hermano Jesús, y porque fuisteis escogidos para recibirMe en estos momentos de la historia.

 

Ciertamente, son momentos difíciles los que estáis padeciendo porque, satanás, también lo intuye y, así, como vosotros arregláis vuestra casa para recibir a un amigo muy querido y compráis todo lo necesario para hacer una fiesta y recibirlo de la mejor forma, así, están las almas que Me están esperando, que también intuyen Mi Regreso y que quieren recibirMe con lo mejor que tienen, que es un alma limpia, un alma llena de Mi Amor, un alma que ha dado mucho fruto en obras, en palabras, en pensamientos bellos, que han preparado Mi Camino de Regreso.

 

Satanás, al saber esto, obviamente, está causando toda esta tribulación que estáis viviendo, es el príncipe de este Mundo y no quiere Mi Regreso, porque Mi Regreso le estará marcando el fin de su poderío. Mi Retorno, en Mi Gloria, va a traer regalos inmensos a todos vosotros que cumplisteis con lo que Yo os pedí, que fuisteis buenos hijos, que habéis dejado estela, que habéis dejado Mi Amor entre vuestros hermanos.

 

Ciertamente, la gran mayoría de la humanidad ha fallado en esto y por eso, va a haber una Purificación, no solamente Mundial, sino Universal, para eliminar a las almas que no hicieron bien su trabajo, porque no creyeron en Mí, porque no buscaron Mi Amor para darlo a sus hermanos, porque no tuvieron Fe, porque prefirieron seguir a satanás y no a Mis Enseñanzas, que tanto Me costaron dároslas: di Mi Muerte, di Mi Sangre, di Mi Vida, Me di por completo por vosotros y Mi Padre Me regresó de la Muerte a la Vida y quiero gozar esta Vida Nueva con vosotros, los que estáis Conmigo que, ciertamente, la habéis venido gozando, porque Mi Resurrección os trajo Vida a vosotros también.

 

Serán momentos dramáticos, ciertamente, porque será una lucha espiritual, va a ser una lucha de dominios, una lucha en la cual, Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad, querreMos rescatar a todas las almas buenas, a todas las almas que son buena semilla para iniciar una nueva generación y, por otro lado, satanás, también querrá destruir a las almas buenas, a las almas nobles, a las almas que llevan Mi Amor porque, a la gran mayoría, ya las ha destrozado, las ha engañado, las ha llevado a apartarlas del Bien.

 

Os pido, Mis pequeños, que seáis ésos hijos Míos, ésos hermanos Míos que seguiréis salvando almas, como Mis apóstoles lo hacían, como Yo, también, lo hice. Son momentos bellos, son momentos santos y, así, como rescaté al pueblo judío del dominio egipcio, ahora rescataré a este nuevo pueblo de las garras de satanás e iniciaré un Nuevo Mundo, una Nueva Generación que iniciará con Mi Amor en pleno.

 

Lo habéis ganado, vosotros, los que estáis Conmigo, ciertamente, habréis fallado en múltiples ocasiones, pero, Mi Gracia, en vosotros, siempre os levantó, porque vosotros así lo queríais, porque Mi Gracia ha estado en todos los hombres, pero, la gran mayoría cayó con las mentiras de satanás y prefirieron quedarse ahí, caídos, gozando del pecado, destruyendo almas y no dando ningún fruto, para que pudieran salvarse, primeramente, ellos y luego poder salvar a otros.

 

Orad, orad, Mis pequeños, primero, para poder salvar, todavía, a múltiples almas que están dudando, que tienen todavía posibilidad de salvación y, también, orad mucho para que Mi Advenimiento sea, ya, inmediato, que no pase más tiempo, para que satanás, que está trabajando arduamente por destruir a las almas, no se pueda llevar a mas a sus dominios. No le dejéis ése poder ya, tomad de Mí, para destruir su poder y salvadMe almas, os lo pedí en la Cruz “tengo sed de almas” y la sigo teniendo.

Gracias, Mis pequeños.

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Os he dicho, Mis pequeños, que en la humildad reside vuestra fuerza, el soberbio ha perdido su poder y así será demostrado ante toda la Creación.

 

Os he dicho, Mis pequeños, que la lucha actual va a ser espiritual, fuerzas espirituales de ambos lados. Por un lado, Yo, vuestro Dios, protegiéndoos de las fuerzas satánicas, que ya las estáis viendo cómo van creciendo, cada vez más fuertes, a vuestro alrededor. Por el otro lado, satanás, con sus ángeles demoniacos, también, tratará de destruir todo lo creado, no solamente lo que tenéis a vuestro alrededor, sino a vosotros mismos. Él quiere destruir toda Mi Creación, pero empezando con vuestras almas, ―lo ha logrado, en gran parte, desgraciadamente, no quisisteis seguirMe, no quisisteis creer en Mí, vuestro Dios, vuestro Creador, el que os ha dado todo, el que os da vuestro ser, el que os da todo con lo que vivís aquí en el Mundo.

 

Son luchas fuertes, angelicales, ciertamente, la lucha, también, será con los ángeles. Por un lado, Mis Ángeles buenos, toda la Cohorte Angelical protegiéndoos y luchando contra la maldad de satanás y él, con sus ángeles malos, también, tratando de destruir a Mis ángeles buenos.

 

Por otro lado, satanás, también afectó a infinidad de hermanos vuestros y lo estáis viendo alrededor del Mundo, a todos niveles, pero Yo, también, tengo a Mis hijos, que han sido preparados para esta gran lucha. Satanás quiere provocar guerras entre hermanos, Yo no lo voy a permitir, ciertamente, vosotros, y algunos hermanos vuestros, a los que he ido preparando a través de los años, protegerán lo que es Mío.

 

Como os he dicho, Yo, lucharé a través de vosotros, os transformaré, transformaré vuestro cuerpo, vuestra alma, porque Me habéis dado vuestro “fiat”, para que Yo lo haga así, ciertamente, protegeréis a vuestro nivel, a vuestros hermanos.

 

Si Yo os pongo a luchar contra seres satánicos poderosos, no temáis, Mi Poder Divino trabajará a través de vosotros. Lo que más le molesta a satanás, es ser vencido por creaturas pequeñas, como vosotros. Ciertamente será vencido por Mi Hija, la Siempre Virgen María, que él la considera como una Creatura pequeña, inferior, pero ya le ha demostrado el Poder que tiene, porque Se lo he dado Yo. Le aplastará la cabeza y quedará en ridículo ante todos los demás arcángeles, ángeles malos y ante todo el Universo, ante todo el Cielo, él será dominado por una Mujer.

 

Os he dicho, Mis pequeños, que en la humildad reside vuestra fuerza, el soberbio ha perdido su poder y así será demostrado ante toda la Creación, cómo una Humilde Creatura lo vencerá y cómo, también, Mis Santos Ángeles vencerán a su ejército, al que cree poderosísimo y vosotros, a los que prepararé y que he venido preparando, por vuestra humildad, pero, además, por vuestra nada, porque sois nada, venceréis a ésas fuerzas poderosas, maléficas.

 

Yo, de la nada, puedo hacer grandes cosas, os lo he dicho. Sois pequeñitos, sois polvo, sois partículas pequeñitas, que, sin Mí, no sois nada. Seréis grandes, porque Yo trabajaré a través de vosotros y, eso, molesta mucho a satanás y lo sabe, pero en su soberbia, él no quiere dar su brazo a torcer, siente que todavía vencerá en esta guerra espiritual, que ya se desató, que ya lo estáis viendo y que está preparando a la Purificación, que, ya, también, vosotros esperáis que se dé y, así será, y como os he dicho: creáis o no creáis, ya está sobre vosotros la Gran Lucha. Los que creéis, preparaos, los que no creéis, perderéis y tarde os daréis cuenta que, por no creer, no os preparasteis y por ello  perdisteis vuestra alma eternamente.

Gracias, Mis pequeños.

 

Cuarto Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Sobre: Os pido que oréis de todo corazón, por aquellas almas que han perdido la Fe, porque si han perdido la Fe, van a perder la vida eterna.

 

Hijitos Míos, en Mi Paso por la Tierra, hice muchos Milagros, para que os dierais plena cuenta de Mi Poder. Yo Soy vuestro Dios, Soy vuestro Dios, Hijo del Padre, pero el que Me ve a Mí, ve al Padre, Somos Uno, en Nuestra Santísima Trinidad, con el Espíritu Santo.

 

Si cuando estuve Yo de Paso, en la Tierra, hice infinidad de Milagros, ahora, os he dicho que, también, va a ser una época de grandes Milagros, porque Yo estoy entre vosotros, Vivo entre vosotros, Vivo en vuestro corazón, porque abristeis vuestro corazón para que Yo actúe y viva entre vosotros, para el bien vuestro y el de vuestros hermanos.

 

Pero quiero haceros reflexionar sobre la acción del Milagro, que viene de Mi parte, para que se produzca el Milagro. Es Mi Amor hacia vosotros,os amo infinitamente y quiero lo mejor para vosotros. Sois Mis hijos, sois Mis hermanos, sois Mis pequeños, Mis criaturitas, a las que amo inmensamente. Mi Amor actúa, pero para que Mi Amor produzca el Milagro, se necesita otro requisito muy importante: vuestra Fe. Si no hay Fe de parte vuestra, el Milagro no se realiza, porque, con la Fe, vosotros estáis aceptando que Yo Soy vuestro Dios y tengo todo el Poder para lograr lo imposible, porque eso es el Milagro, el lograr cosas imposibles, a vuestro entendimiento, que es pequeño.

 

Cuando vuestra Fe es grande, Mi Amor actúa inmensamente, el resultado, son Milagros portentosos, pero si vuestra Fe es débil, podréis obtener un bien de parte Mía, pero no se da tan portentoso como cuando vuestra Fe es inmensa, es absoluta.

 

Cuando Yo hacía el Milagro, os estaba haciendo vivir esta reflexión. Mi Amor siempre estuvo presente, durante todo Mi tiempo sobre la Tierra y, ciertamente se sigue dando, pero, nuevamente, hay que tener Fe, porque ya no Me veis. La gente de ése tiempo Me vio, Me escuchó, Me tocaba, y podréis decir “así es más fácil el Milagro” porque Me estaban viendo, porque estaban conscientes de que ése Poder Curativo salía de Mí, pero, ni aun así, muchos creyeron, Me tuvieron frente a ellos y no creían y esto, principalmente, sucedió con los escribas y fariseos.

 

El hombre es así, y aun teniendo todas las cosas palpables, tangibles, obvias, frente a ellos, cierran su mente, cierran su corazón y no quieren creer, ahí radica principalmente la salvación de las almas. Ciertamente, los que primero se salvan, son aquellos que sin verMe, creen, ésa es una Fe absoluta. Los de aquél tiempo Me vieron y no creyeron, ésa, ya es necedad y es maldad de satanás dentro de ellos. Así os manipula satanás, os va quitando la Fe y, un alma sin Fe, ya está destruida.

 

Mis pequeños, os pido que oréis de todo corazón, por aquellas almas que han perdido la Fe, porque si han perdido la Fe, van a perder la vida eterna. Milagros, todavía se darán, pero los milagros los recibirán aquellos que viven en Fe, aquellos que buscan Mi Amor, aquellos que son como niños, que confían plenamente en Mí, su Dios, sin haberMe visto, pero Me aman, porque Me viven en su corazón.

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Confiad en Mí, confiad en Mis Potencias, confiad en el Milagro que Yo puedo hacer en vosotros para transformaros y para que Yo os pueda mover de un lado a otro y así salvéis las almas de vuestros hermanos.

 

Hijitos Míos, al pediros ser Mis apóstoles de estos tiempos, es para que, cuando se vayan dando los acontecimientos de la Purificación, cuando se vayan viendo los destrozos que se darán a vuestro alrededor, por terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas, infinidad de destrozos que habrán, es ahí en donde entraréis en acción como apóstoles.

 

Los acontecimientos se irán dando poco a poco, para que, vosotros, como apóstoles, vayáis, también, explicando a vuestros hermanos lo que está sucediendo, para que los incrédulos crean, para que vean que era cierto lo que se os había anunciado desde años antes. Si no creen, los acontecimientos proseguirán cada vez más fuertes, más destructivos y también, será así vuestra predicación: iréis recordando a vuestros hermanos lo que ya os había Yo dicho, desde antiguo, cómo os había ya preparado. Se os darán dones y capacidades especiales y Divinas, para que vosotros actuéis y ayudéis a vuestros hermanos, para que podáis salvar a los más que podáis.

 

Os amo a todos, a todos, Mis pequeños, y los quiero recuperar y, por eso, quiero que pongáis todo de vuestra parte, para que Yo os lleve a todos aquellos lugares donde necesitaré que prediquéis, como lo hacía con Mis primeros discípulos. No os preocupéis de vuestras necesidades y obligaciones, trabajaréis para Mí, plenamente. Son tiempos de recuperación de almas. Son tiempos de Amor para salvar a aquellos que no están preparados. Son tiempos de dar vida a aquellas almas que están muertas en el pecado. Son tiempos de abrirles los ojos a aquellos que los tienen cerrados. Es tiempo de mostrar la Verdad a aquellos que son necios y se niegan a verla.

 

Dejaos, pues, mover, Mis pequeños, los que seréis escogidos, para que, siendo apóstoles de estos tiempos, podáis salvarMe a infinidad de almas que necesito recuperar para el Reino de los Cielos. Confiad en Mí, confiad en Mis Potencias, confiad en el Milagro que Yo puedo hacer en vosotros para transformaros y para que Yo os pueda mover de un lado a otro y así salvéis las almas de vuestros hermanos.

 

La mayoría de vuestros hermanos verán destrucción, vosotros, veréis Mi Amor en estos acontecimientos; ellos verán cómo se pierden todas vuestras cosas del Mundo, Yo y vosotros mismos, veréis cómo se recuperan las almas para el Reino de los Cielos.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior