viernes, 24 de noviembre de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 5 invitados en línea
Jul 19_16 PedidMe, pedidMe, constantemente, que la Luz del Espíritu Santo esté con vosotros. Imprimir E-Mail

Rosario vespertino.

 

 

Temas:

 

  • Os daréis todavía más por vuestros hermanos, os he ido preparando para que, en los momentos de Purificación, vosotros mantengáis la paz, y os podáis dar mayormente a vuestros hermanos.
  • Cuando se vive en pecado grave, Mis pequeños, significa que vosotros estáis invitando a satanás a vivir en vosotros. Sí, Mis pequeños, así de grave es, vosotros Me sacáis de vuestro corazón, Me corréis de vuestro corazón, para invitar al mismísimo satanás.
  • Vosotros os deberéis mantener siempre atentos a Mi Palabra, a Mis Enseñanzas, a Mi Amor, no os salgáis de ahí, satanás sabe el valor que tenéis cada uno de vosotros, porque habéis sido preparados por mucho tiempo por Mi Santo Espíritu.
  • Meditad todo esto, Mis pequeños, porque todos, cada uno de vosotros, al final de vuestra misión en la Tierra, os presentaréis ante Mí. ¿Cómo está vuestra alma ante Mis Ojos? ¿Cómo estaréis cada uno de vosotros, cuando estéis ante Mí, vuestras manos llegarán llenas o llegarán vacías?
  • Al estar vosotros Conmigo, reunidos en Mi Santo Nombre, vosotros no flaquearéis en los momentos decisivos, vosotros vais a combatir con Mi Potencia, pero seréis solamente instrumentos, os lo he explicado.

 

 

 

Mensaje de Dios Padre a J. V.

 

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Os daréis todavía más por vuestros hermanos, os he ido preparando para que, en los momentos de Purificación, vosotros mantengáis la paz, y os podáis dar mayormente a vuestros hermanos.

 

Hijitos Míos, vosotros, desde pequeños, en preparación para vuestra Primera Comunión, se os habló de la Resurrección de las almas, que son momentos bellos en que el alma regresa a su Creador.

 

Mis pequeños, es la belleza, la belleza del alma la que se ve después de que vosotros pasasteis un tiempo en la Tierra, ayudándoMe en la conversión de las almas y, es Mis pequeños, a través de vuestro ejemplo, de vuestra palabra, de vuestro amor, que es Mi Presencia en vosotros, como ayudáis a las almas a ésa resurrección.

 

Ciertamente, la Tierra es un tiempo de crecimiento espiritual, es un tiempo en que vosotros vais a ayudarMe con vuestros hermanos y, a la vez, estáis siendo hermanos con Mi Hijo, Jesucristo. Cuánta belleza y cuánto amor vosotros dejáis, pero, también, de ellos os llenáis, porque nadie puede dar lo que no tiene.

 

Las almas, cuando llegan a Mí, las que se llenaron de Mí y lo dieron todo a sus hermanos, llegan ante Mí, con un gozo inmenso, porque van a conocerMe, por fin, a Quien tanto predicaron a sus hermanos. La Fe, os hace vivir, desde la Tierra, la alegría de estar Conmigo, aunque, ciertamente estoy siempre con vosotros, especialmente cuando vosotros Me dais a vuestros hermanos. Las almas que están llevándoMe a sus hermanos, gozan tremendamente pero, su gozo mayor, es el que esperan al final de su existencia: resucitar ante Mí, a la Gracia eterna, y ése debe ser el momento que debéis esperar todos vosotros, llegar ante Mí con las manos llenas, con las manos llenas de amor y, sobre todo, con todas las almas a las que vosotros ayudasteis en su conversión, para su salvación eterna, para que ellas, también, puedan resucitar. Son momentos grandes, momentos bellos, momentos Divinos, en donde las almas Me van a encontrar y vaMos a gozar,  ¡vaMos a gozar eternamente!

 

Estos son los momentos, Mis pequeños, en que podréis darMe muchas, muchas almas, momentos que van a ser difíciles para la Tierra y para el Universo entero. Os daréis todavía más por vuestros hermanos, os he ido preparando para que, en los momentos de Purificación, vosotros mantengáis la paz, y os podáis dar mayormente a vuestros hermanos.

 

Satanás, ciertamente, estará atacándoos, para que vosotros no deis lo que debéis dar, pero no os preocupéis, Mis pequeños, la paz que viene de Mí, estará en todos vosotros, a pesar de que los acontecimientos, a vuestro alrededor, sean terribles. No os preocupéis, Mis pequeños, satanás no os podrá hacer daño, porque vosotros, estáis Conmigo.

 

Os Bendigo, Mis pequeños, y pedidMe, pedidMe, constantemente, que la Luz del Espíritu Santo esté con vosotros. Os amo, Mis pequeños y espero pronto vuestra resurrección en el Reino de los Cielos.

Gracias, Mis pequeños.

 

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Cuando se vive en pecado grave, Mis pequeños, significa que vosotros estáis invitando a satanás a vivir en vosotros. Sí, Mis pequeños, así de grave es, vosotros Me sacáis de vuestro corazón, Me corréis de vuestro corazón, para invitar al mismísimo satanás.

 

Hijitos Míos, la vida Sacramental es importantísima, empezando con el estado de Gracia de vuestra alma y esto es, vivir libres del pecado grave.

 

Cuando se vive en pecado grave, Mis pequeños, significa que vosotros estáis invitando a satanás a vivir en vosotros. Sí, Mis pequeños, así de grave es, vosotros Me sacáis de vuestro corazón, Me corréis de vuestro corazón, para invitar al mismísimo satanás, porque estamos hablando de un pecado grave, que no es lo mismo que hablar de un pecado venial, un pecado pequeño, que, también Me daña mucho, pero no al grado del pecado grave, en donde Me sacáis de vuestro corazón.

 

Vosotros, cuando queréis orar, tratáis de invitarMe y os digo tratáis, pero Yo no puedo entrar en vuestro corazón, y en vuestra alma, porque ya invitasteis a satanás, está acomodado dentro de vosotros, y Yo no puedo entrar en donde está Mi enemigo y el vuestro.

 

Quiero que entendáis esto perfectamente, Mis pequeños. Vosotros mismos, si sois invitados a  una reunión, a una fiesta, en la casa de un amigo vuestro y, al entrar, ya invitaron también a un enemigo de vosotros, no entraréis, porque estaréis incómodos en ése hogar. ¿Qué más mal puede haber, que el saber que el que está dentro de vuestro corazón es el más grande enemigo que vosotros podáis tener y que, Yo Mismo, vuestro Dios, no permito que esté junto a Mí,  porque Yo Soy Todo Bondad, Todo Amor y él es todo lo contrario?

 

Se os ha dicho, en las Sagradas  Escrituras, que no podéis servir a dos amos, o estáis Conmigo o estáis contra Mí, o Me invitáis a Mí y Me mantenéis ahí, a Mí, compartiendo Conmigo vuestra vida o dejáis que satanás esté en vuestro corazón y le dais a él vuestra vida, pero no podeMos estar los dos; y esto es tajante, Mis pequeños, o estáis en el Bien, o estáis en el mal, no podéis ser tibios, porque al tibio, como dicen las Escrituras, lo vomitaré de Mi Boca, porque el tibio es traidor, el tibio, cuando le conviene, actúa en el bien y cuando le conviene actúa en el mal. Son almas mentirosas, son almas a las cuales no se les puede confiar nada, porque son como veletas, actúan según su propia conveniencia y no de acuerdo a lo que Yo pido de vosotros, que es una vida en la Gracia, una vida de Amor, una vida en la Verdad, que os enseñó Mi Hijo Jesucristo.

 

Tened esto muy presente, Mis pequeños, o Me vais a amar a Mí, plenamente, o vais a estar con satanás y a él le daréis vuestro corazón, pero moriréis y viviréis con él, eternamente, en el Infierno.

Gracias, Mis pequeños.

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Vosotros os deberéis mantener siempre atentos a Mi Palabra, a Mis Enseñanzas, a Mi Amor, no os salgáis de ahí, satanás sabe el valor que tenéis cada uno de vosotros, porque habéis sido preparados por mucho tiempo por Mi Santo Espíritu.

 

(Lenguas…) Hijitos Míos, vosotros formáis parte de Mi Ejército, del Ejército de Mi Hija, La Siempre Virgen María.

 

Satanás tiene su ejército, pero vosotros tenéis una ventaja inmensa ante el ejército de satanás y esto es, que estáis Conmigo.

 

Yo Soy vuestro Dios, Yo Soy vuestro Creador, Yo tengo el Poder del Universo, satanás, solamente tiene un poder limitado en la Tierra y en el Universo, también, pero es un poder limitado.

 

Satanás, fue un siervo Mío, pero lo perdió todo por su soberbia, por ponerse en contra Mía. Su poder es limitado, Mi Poder es Absoluto.

 

Los que estáis Conmigo, recibiréis todo Mi Ser para vencer a satanás, sois Mis instrumentos, sois Mis soldados de este tiempo, sois el resto fiel, sois los apóstoles de los últimos tiempos. Es una Gracia muy especial que se os ha concedido, pero, lo  más grande a todo esto, es que vosotros respondiste con vuestro “fiat” y, con esto, estáis asegurando vuestra salvación eterna y, por otro lado, estáis asegurándoMe la salvación de muchas almas por vuestra donación.

 

Poco reflexionáis sobre esto que os digo, Mis pequeños, y qué bueno, también, que no lo hagáis, para que no crezcáis en soberbia y caigáis como satanás.

 

Esto os lo digo, Mis pequeños, porque os amo inmensamente. Manteneos así, sencillos, humildes, siempre unidos como hermanos, para que os ayudéis los unos a los otros, tanto en lo espiritual, en lo físico, como en lo material.

 

Vosotros os deberéis mantener siempre atentos a Mi Palabra, a Mis Enseñanzas, a Mi Amor, no os salgáis de ahí, satanás sabe el valor que tenéis cada uno de vosotros, porque habéis sido preparados por mucho tiempo por Mi Santo Espíritu. Estáis viendo, a vuestro alrededor, cómo todo se va derrumbando. La espiritualidad, ya no vive en muchas almas, no están Conmigo, están con satanás, viven para el Mundo, no viven para servirMe y, vosotros, os mantenéis en vuestro “fiat”.

 

Ciertamente, tenéis caídas, pero os levantáis y esto es lo que es grande, Mis pequeños. Vosotros respondéis, aquellos hermanos vuestros, caen y ya no se quieren levantar, se mantienen en la obscuridad, son débiles de alma, no buscan fortalecerse con los Sacramentos que se os han dado.

 

Debéis entender, Mis pequeños, que los Sacramentos que se os han dado, son para que reforcéis y alimentéis vuestra alma. Aquellos que no toman los Sacramentos cotidianamente, se van debilitando y, así, como vuestro cuerpo se debilita, se enferma y muere, también sucede lo mismo con el alma. Aquellos que no están reforzando su alma con los Sacramentos, con una vida piadosa, con la donación, las obras de Misericordia, la Sagrada Eucaristía, el Rezo del Santo Rosario, todo con lo que podáis llenar a vuestra alma de Alimento, si no lo hacéis, vuestra alma se va debilitando y muere.

 

Vosotros, estáis Conmigo, pero os debéis reforzar más, satanás tratará de atacar con todo su poder, pero vosotros, como os dije, tenéis algo muy superior a él, vosotros estáis Conmigo y él, ya no.

Gracias, Mis pequeños.

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Meditad todo esto, Mis pequeños, porque todos, cada uno de vosotros, al final de vuestra misión en la Tierra, os presentaréis ante Mí. ¿Cómo está vuestra alma ante Mis Ojos? ¿Cómo estaréis cada uno de vosotros, cuando estéis ante Mí, vuestras manos llegarán llenas o llegarán vacías?

 

Hijitos Míos, no os dais cuenta cuánto os ha engañado satanás a lo largo del tiempo. Vosotros estáis viviendo una vida de mentira, de falsedad, le dais mucha importancia a la vida económica, a los valores de la Tierra, a los valores del Mundo; si tenéis mucho, os creéis exitosos, si no tenéis, os sentís fracasados.

 

Os he dicho que, ciertamente, se necesitan los valores del Mundo, pero bien llevados, porque tenéis que cubrir vuestro cuerpo, debéis darle de comer y tener un lugar donde vivir dignamente, pero ya, muchos hermanos vuestros, se han alejado totalmente de la vida espiritual para llenar, en demasía, todas éstos requerimiento de vuestro cuerpo, que es sólo vehículo. Entended, es sólo vehículo de vuestra alma, porque vuestra alma es la que va a trascender, saldrá en algún tiempo de vuestro cuerpo y regresará a Mí; vuestro cuerpo, polvo será de nuevo.

 

¿Cómo habéis alimentado a vuestra alma?, ¿cómo os presentaréis al final de vuestra existencia?, ¿qué Me traeréis a Mí, vuestro Dios, que os permitió bajar a la Tierra a servirMe para ayudar a vuestros hermanos, en sus almas?, ¿qué Me traeréis vosotros, para que Me alegréis a Mí, vuestro  Dios?

 

Vosotros bajasteis a la Tierra, en una vida espiritual, para hacer crecer vuestra propia alma y ayudar a vuestros hermanos a crecer y, os recalco, para que crecierais primeramente, vosotros, porque nadie puede dar lo que no tiene.

 

Al crecer vosotros, en los principios religiosos que se os han dado, fácilmente los podéis dar a vuestros hermanos y, a eso bajasteis, Mis pequeños, a ayudar a vuestros hermanos, sobre todo, a aquellos que se han desviado tanto de la vida espiritual y se han embebido en las cosas del Mundo, que su alma está raquítica, está enferma o está muerta, pero se han llenado inmensamente de las cosas del Mundo, viven una mentira, viven una falsedad: están viviendo y están muertos, muertos ante Mi Presencia.

 

Cuando se presenten ésas almas ante Mí, conocerán la realidad de su vida. Sabrán cómo desperdiciaron el tiempo de vida que Yo les concedí para servirMe y, querrán esconderse de Mi Mirada, porque se sentirán vacías, no tendrán nada qué ofrecerMe, no les respaldará ante su propio Juicio nada bueno que hayan hecho.

 

Meditad todo esto, Mis pequeños, porque todos, cada uno de vosotros, al final de vuestra misión en la Tierra, os presentaréis ante Mí. ¿Cómo está vuestra alma ante Mis Ojos? ¿Cómo estaréis cada uno de vosotros, cuando estéis ante Mí, vuestras manos llegarán llenas o llegarán vacías?

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Al estar vosotros Conmigo, reunidos en Mi Santo Nombre, vosotros no flaquearéis en los momentos decisivos, vosotros vais a combatir con Mi Potencia, pero seréis solamente instrumentos, os lo he explicado.

 

Hijitos Míos, os he dicho que Yo estoy con vosotros, pero os pido, y ya lo he hecho antes, que os mantengáis unidos, como hermanos que sois. Sois hermanos de la Familia Celestial y os he dicho que en vuestra unión está vuestra fuerza, pero no por vuestra fuerza terrena, sino porque estáis unidos en Mi Fuerza Divina.

 

Cuando vosotros os reunís en Mi Nombre Yo estoy con vosotros y, es Mi Promesa, que cuando dos o más estén reunidos en Mi Nombre, Yo estoy en medio y de vosotros.

 

Al estar vosotros Conmigo, reunidos en Mi Santo Nombre, vosotros no flaquearéis en los momentos decisivos, vosotros vais a combatir con Mi Potencia, pero seréis solamente instrumentos, os lo he explicado. Mis Potencias entrarán por vosotros y saldrán por vosotros, para eliminar la maldad del Mundo. Haréis grandes cosas y para eso os he ido preparando, porque saldrán de vosotros grandes cosas que ni os imagináis siquiera que pudierais vosotros hacer y, de hecho, no serán vuestras. Como los santos que conocéis, cuando hacían Milagros, ellos mismos se maravillaban por el Milagro, pero es que sabían, y por eso, se les considera santos, sabían, en humildad, que no eran ellos los que estaban logrando el Milagro, sino que era Yo, en ellos.

 

Vosotros, sois como una manguera, como un tubo hueco, Mi Gracia, Mi Poder, Mis Potencias, entran por un lado y salen por el otro y, eso es lo que sois vosotros, instrumentos, ésos tubos huecos, que no valen nada, pero valéis, porque habéis unido vuestra voluntad, enteramente, a Mí Voluntad; os dejáis mover por Mí, porque reconocéis en Mí, a vuestro Dios y Creador y que Yo puedo hacer grandes cosas a través de vosotros, por vuestra sencillez, por vuestra humildad y por vuestro amor inmenso por Mí.

 

Vosotros solos, no podéis hacer nada, Mis pequeños, porque, vosotros, no podéis originar un Milagro, esa Fuerza tremenda, que vuestros hermanos ven y se asombran de ella. Soy Yo, vuestro Dios, a través de vosotros.

 

Gozad lo que haréis, porque vosotros seréis espectadores de lo que haréis y veréis y os daréis plenamente cuenta de que vosotros no podéis sanar a un enfermo, levantar a un muerto o hacer grandes Milagros ante vuestros hermanos y vosotros mismos lo sabéis. Lo gozaréis, saldrán de vosotros ésas Potencias, pero vosotros sabréis perfectamente, que vosotros no las estáis propiciando, no sois generadores de ésas grandezas, Soy Yo, vuestro Dios, a través de vosotros.

 

Gozad, pues, Mis pequeños, lo que Yo os daré y ofrecédMelo por la salvación de las alma y por vuestra propia salvación. Vivid en humildad, en sencillez, en amor hacia Mí y gozad, os repito, gozad lo que haréis por vuestros hermanos, por su salvación y por su santificación.

 

Sois ejemplo, seréis ejemplo de sencillez, nunca os apropiéis de los méritos, Soy Yo, a través de vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >