miércoles, 13 de diciembre de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Ago 16_16 Las ovejas escuchan la Voz del Pastor y Le siguen. Imprimir E-Mail

Rosario vespertino

 

Temas:

 

  • Un Nuevo Mundo os espera, Mis pequeños, no os preocupéis ya de nada, pronto veréis cómo se os van a ir abriendo los Horizontes Eternos para vosotros, los que estáis Conmigo. Una Paz inmensa descenderá sobre vosotros y, aún a pesar de lo que esté sucediendo a vuestro alrededor, ésa Paz os llevará a estar plenamente Conmigo y a no temer.
  • Siempre habrá imperfección humana pero, mientras más os acerquéis a Mí y os dejéis mover por Mí, vuestras acciones cada vez van a ser mejores y, así, se va a ir dando totalmente Mi Voluntad en la Tierra, que es la misma que se da en el Cielo.
  • Que esto os alegre, Mis pequeños, que os ayude a sobrellevar la prueba que tendréis, a aceptarla como Purificación a vuestros pecados pasados, para que os presentéis limpios de alma y corazón ante Nuestro Dios y podáis pasar a estos Cielos Nuevos y Tierras Nuevas.
  • Os pido, Mis pequeños, que, en estos momentos de tribulación, os dejéis mover plenamente por Mí, por la Gracia de Nuestro Dios Espíritu Santo, por los Méritos de Mi Hijo Jesucristo, por el Amor, de Nuestro Padre Dios, que todo se merece, porque, Somos de Él.
  • Cuando seáis transfigurados, comprenderéis, mucho mejor, vuestra función aquí en la Tierra y Mi Santo Espíritu os tomará para que Él os mueva y deis lo que tenéis qué dar, para que Mi Reino se implante en los corazones que serán escogidos para los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas.
  • PedidMe, pedidLe a Mi Santo Espíritu, que os haga entender esta frase: “Yo os he Creado”, porque lo que se deriva de esta frase, es inmenso. Fuisteis Creados por Mí, vuestro Dios y, de ahí, se derivan infinidad de cosas a vuestro favor.

 

 

 

 

Mensaje de Dios Padre, Nuestro Señor Jesucristo y Santísima Virgen María a J. V.

 

 

 

Ofrecimiento. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Sobre: Un Nuevo Mundo os espera, Mis pequeños, no os preocupéis ya de nada, pronto veréis cómo se os van a ir abriendo los Horizontes Eternos para vosotros, los que estáis Conmigo. Una Paz inmensa descenderá sobre vosotros y, aún a pesar de lo que esté sucediendo a vuestro alrededor, ésa Paz os llevará a estar plenamente Conmigo y a no temer.

 

(Lenguas…) Dice J. V.: Veo a Nuestro Señor Jesucristo, reunirse aquí con nosotros, en nuestro grupo, y viene caminando junto a Él una ovejita, viene con un gesto de una Paz tremenda y, con la ovejita a Su lado, se ve Sencillo, se ve Bello.

 

Hijitos Míos, vengo a acompañaros, estoy aquí con vosotros. Esta ovejita, significa la Paz, pero sobre todo, la Obediencia. Las ovejas escuchan la Voz del Pastor y Le siguen, porque saben que el Pastor las cuida, la guía, las protege, las ama, y Yo quiero que vosotros seáis como esta ovejita que viene Conmigo. Yo quiero que Me acompañéis, que Me sigáis siempre, que sigáis siempre escuchando Mi Voz, que confiéis plenamente en Mí, a pesar de que todo se vea alrededor semiobscuro, como lo veis ahora Conmigo (porque Lo veía caminar por un caminito semiobscuro).

 

No os preocupéis, Mis pequeños, Yo estaré con vosotros, porque vosotros habéis tratado de estar Conmigo y Yo, ciertamente, consiento a Mis ovejas, consiento a aquellos que se han apartado del Mundo y Me han preferido a Mí, vuestro Dios, para seguirMe, para amarMe, para buscar Mi Sabiduría, para buscar la esencia de Mí, que Soy el Amor.

 

Vosotros fuisteis creados para amar y ser amados. Muchos de vuestros hermanos no han comprendido esta Bendición tan grande: que es el don de la vida y que fuisteis creados, como os dije, para amar y ser amados.

 

Muchos han preferido seguir al traidor, seguir a la maldad, ciertamente, han sido engañados por satanás y les promete infinidad de cosas y caen en su mentira, caen en su maldad.

 

Yo Me di por todos vosotros, para recuperar, principalmente, a las almas que han caído en las mentiras de satanás y para hacer crecer más a las almas que, desde el primer momento en que fueron tocadas por Mi Amor, Me siguieron y, así, elevarlas a grados muy altos de Amor, para que estéis más cerca de los Cielos, que, esto es, una profundidad muy grande en el Amor.

 

Como dicen las Escrituras, el que más da, recibirá más y vosotros habéis dado más que los demás, porque abristeis vuestro corazón al Amor y, como dice también en las Escrituras, si vosotros dejasteis el Mundo por Mí, recibiréis mucho más que aquellos que son del Mundo. Soy un Dios Justo, doy al que más da y vosotros sois de ellos.

 

Engrandeced vuestro amor hacia Mí, Mis pequeños, seguid creciendo en el Amor, amaos los unos a los otros, que eso, serán los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas, amor inmenso hacia las almas, amor inmenso entre los hombres, amor inmenso de todo lo Creado hacia vosotros.

 

Todo tiene vida, ya os lo he explicado; le pedí a vuestros Primeros Padres que cuidaran de la Creación, que tiene vida y, el hombre se fue apartando de ésta Orden y de ese cuidado hacia todo lo Creado. El hombre fue atacando a la Creación, la ha subyugado, la ha maltratado, la ha destruido y, ahora, la Creación, también, se pone en contra del hombre.

 

Todo esto tiene que acabar, Mis pequeños. La Ley, que en un principio el hombre recibió de Mi Padre, no ha sido cumplida y por eso, tiene que haber un nuevo renacer, tanto para el hombre como para la Creación entera, incluyendo lo que existe en todo el Universo. Todo salió de Nuestras Manos, todo salió de Nuestro Corazón y debéis ser uno con Nosotros. Todo volverá como al Principio, bello, santo, hermosísimo, como es todo lo que sale de Mí.

 

La maldad será aplastada, será vencida y el hombre conocerá el Verdadero Amor de su Dios y veréis un nuevo resplandor en los Cielos, Vida Nueva, Vida Santa, Vida fraterna, Vida de Amor.

 

Se cumplirá Mi Orden de Amaos los unos a los otros, como Yo os he amado y gozaréis con ello. Os trataréis como verdaderos hermanos que sois, ya no habrá luchas, ya no habrá egoísmos, os compartiréis de los dones que cada uno tenéis, viviréis ayudándoos los unos a los otros, compartiendo los unos a los otros, creciendo los unos con los otros y, no solamente creciendo en cuerpo, sino creciendo en espíritu, porque el Espíritu se va a derramar inmensamente sobre las almas escogidas, sobre las almas que aprendieron a separarse del Mundo, que aprendieron a amar, aún a pesar de que el mal, atacaba vuestro amor y no quería que creciera, pero vosotros os mantuvisteis, a pesar del sufrimiento, a pesar de los ataques de satanás. Por eso, sois almas que han triunfado, que vencieron al Mundo, que prefirieron estar con su Dios.

 

Hay tantas y tantas almas que Me han traicionado, que prefirieron vida de Mundo antes que estar Conmigo, vuestro Dios, en Mi Santísima Trinidad.

 

Os Bendigo, Mis pequeños, contáis Conmigo plenamente en estos momentos de gran prueba, que ya la humanidad está viviendo y que pronto se verán momentos más fuertes de la Purificación. Pero aquél que ha vivido en Mí, será protegido por Mí, vivirá en Mí y si morís, viviréis eternamente en Mí, vuestra vida está asegurada desde ahora y para siempre, si os mantenéis en Mí.

 

Orad por vuestros hermanos que todavía se pueden salvar, Yo velaré por ellos, si es que ellos quieren regresar a Mí.

 

Un Nuevo Mundo os espera, Mis pequeños, no os preocupéis ya de nada, pronto veréis cómo se os van a ir abriendo los Horizontes Eternos para vosotros, los que estáis Conmigo. Una Paz inmensa descenderá sobre vosotros y, aún a pesar de lo que esté sucediendo a vuestro alrededor, ésa Paz os llevará a estar plenamente Conmigo y a no temer.

 

La Fe, ya la tenéis, Mis pequeños, la Fe, ha hecho ya su trabajo en vosotros, porque os  habéis mantenido en Mí, a pesar de que he sido muy atacado en estos tiempos, en que Mi Vida de Gracia, de Amor, Mi Presencia entre los hombres ha sido hecha a un lado; vosotros habéis mantenido Mi Presencia en la Tierra y los que están como vosotros, alrededor del Mundo, también serán preservados.

 

Confiad, Mis pequeños, confiad en Mi Amor, confiad en Mi Presencia Divina con vosotros y no temáis, que Yo estaré con vosotros para ayudaros a pasar estos momentos. Os amo, Mis pequeños, recibid Mis Bendiciones.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Siempre habrá imperfección humana pero, mientras más os acerquéis a Mí y os dejéis mover por Mí, vuestras acciones cada vez van a ser mejores y, así, se va a ir dando totalmente Mi Voluntad en la Tierra, que es la misma que se da en el Cielo.

 

Hijitos Míos, ciertamente, cada uno de vosotros, tiene su propia personalidad y, al decir vuestra propia personalidad, os estoy, también, diciendo que cada uno de vosotros fuisteis dotados con ciertas características espirituales, muy personales, para que vosotros dierais vuestro máximo en la misión que se os ha encomendado. Os he puesto en diferentes estratos sociales, en diferentes países, en diferentes situaciones económicas, sociales, aún espirituales, para que vosotros deis lo que debéis dar, para ir recuperando el Cuerpo Místico de Mi Hijo.

 

Como os dije, tenéis una personalidad propia espiritual, y deberéis dar ésa vida espiritual particular, para los bienes de la humanidad, para los bienes de la Iglesia, para los bienes del Cielo. Por otro lado, cuando vosotros os donáis plenamente a Mí, es Mi Voluntad la que debe trabajar en vosotros, ciertamente, mantendréis vuestra personalidad, pero vuestra personalidad va a ser guiada bajo Mi Voluntad y, de esta forma, lo que vosotros tengáis que dar, de acuerdo a la misión que Yo os he encomendado, va a salir perfecta porque vosotros daréis lo máximo.

 

Esto es algo muy bello que vosotros debéis entender, que cuando vosotros actuáis solos, vuestra actuación siempre va a ser imperfecta, cuando vosotros actuáis bajo Mi Voluntad, vuestra actuación va a ser perfecta.

 

Mientras más os vayáis dejando mover por Mí, más perfectas van a ser vuestras acciones. Siempre, el hombre, va a poner algo de lo suyo, por no confiar plenamente en Mí, porque, a veces, os pediré cosas que se salen completamente de la razón humana y, entonces, pondréis vuestra parte y ahí es donde empieza la imperfección, pero es natural, Mis pequeños, que hagáis esto en un principio, porque se sale, como os dije, completamente de vuestra lógica humana. Cuando vosotros os dais cuenta de que, aquello que aparentemente os pedí, que no era lo que vosotros, en lógica humana creíais que saldría bien y, realmente, sale bien, entonces, os vais a ir dejando mover por Mí plenamente y es cuando, vosotros mismos, os vais a asombrar de lo que salga de vosotros, porque es que Yo, ya estaré actuando, casi en forma total, a través de vosotros.

 

Como os dije, siempre habrá imperfección humana pero, mientras más os acerquéis a Mí y os dejéis mover por Mí, vuestras acciones cada vez van a ser mejores y, así, se va a ir dando totalmente Mi Voluntad en la Tierra, que es la misma que se da en el Cielo.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Segundo Misterio. Habla la Santísima Virgen María.

Sobre: Que esto os alegre, Mis pequeños, que os ayude a sobrellevar la prueba que tendréis, a aceptarla como Purificación a vuestros pecados pasados, para que os presentéis limpios de alma y corazón ante Nuestro Dios y podáis pasar a estos Cielos Nuevos y Tierras Nuevas.

 

Dice JV: Me deja ver Nuestro Dios, un mapamundi, se ve lo que es Norte América, Centro América y Sud América y Europa, todo en obscuro, pero como foquitos, muy separados unos de otros, pero suficientes foquitos, luces, que van abarcando lo que son los países, pero pocas, pocas luces en cada país. Habla Nuestra Madre Santísima:

 

Hijitos Míos, todas estas luces, son lugares de Vida, son lugares que van a ir produciendo más Luz a su alrededor. Ciertamente, las tinieblas están rodeando a toda la Tierra, pero la Luz significa Presencia de Dios y, como os explicó Mi Hijo, hay Luz suficiente para que empiece nuevamente la vida sobre la Tierra, éstas son las almas que van a rehabilitar a este Mundo enfermo por el pecado, a donde satanás ha llevado a todos los hombres.

 

Poco os habéis protegido de los ataques de satanás. Satanás sabe cómo poneros tentaciones, conoce vuestras debilidades y, por eso, caéis fácilmente en lo que él os pone de ocasión de pecado. Sois débiles, porque os falta mucha oración y la vida Sacramental, ciertamente, la hacéis, pero recordad que, satanás, es un arcángel caído, es poderoso, venció a vuestros Primeros Padres y, vosotros, no tenéis ésa fuerza espiritual que tenían vuestros Primeros Padres en el momento que cayeron, así que, vosotros sois presa más fácil para él y, por eso Mi Señor y Mi Dios, no permite que os ataque con toda su fuerza, porque sucumbiríais rápidamente.

 

Vuestra fuerza radica en que estáis con Nosotros y, Nosotros, os estaMos cuidando, estaMos protegiendo vuestra alma y todo vuestro ser contra sus ataques. Aun cuando se le permita atacar a la humanidad, en toda su potencia, vosotros seréis protegidos, porque ya demostrasteis que amáis de corazón a Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad y a Mí, vuestra Madre, la Siempre Virgen María.

 

Mis pequeños, mucho mal hay a vuestro alrededor, vosotros lo sentís, lo estáis viviendo, pero satanás será vencido, de hecho, está vencido, porque Mi Hijo lo venció ya, pero todavía está dando sus coletazos de ahogado, que os están causando mucho daño.

 

Debéis ser humildes, debéis ser obedientes y recordad que no podéis, vosotros mismos, salir adelante, si no es a través de Nuestra Gracia que lo podéis hacer.

 

Mucho mal ha diseminado satanás por toda la Tierra y ése mal, que ha entrado ya en los corazones, es el que está causando tanto daño en las almas, porque ya habéis tomado ése mal, como algo normal para vuestra vida. Llegará un momento en el que podréis comparar el Bien que tendréis con el mal que seguíais, sin daros plenamente cuenta que estabais viviendo en un mal, porque ya todos vivían en ése mal. Cuando os deis cuenta de eso, ciertamente, os avergonzaréis que vivíais en ése mal y que Le causabais un Dolor muy grande a Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad.

 

Esto os lo digo desde ahora, Mis pequeños, para que os dejéis mover por Mí, por vuestra Madre, la Siempre Virgen María, porque estos son Mis tiempos, son tiempos de la lucha entre la Mujer y la serpiente, son tiempos de recuperar lo que perdieron vuestros Primeros Padres y, vosotros, que sois de su estirpe, sus descendientes de éste tiempo, que sois Mi Calcañar, recuperareMos lo perdido por ellos; es una nueva oportunidad, que Nuestro Padre Dios y Creador, le dará a la humanidad, para recuperar lo que se perdió en aquel tiempo.

 

Preparaos para el regalo tan grande que os va a dar Nuestro Dios: vivir en el Amor inmenso que tenían vuestros Primeros Padres. Gozaréis de unos regalos inconmensurables, pero, sobre todo, viviréis en Nuestra Presencia, en la Presencia de Nuestro Dios, en la Santísima Trinidad, en Mi Presencia, como Madre vuestra, en la Presencia del Cielo.

 

Que esto os alegre, Mis pequeños, que os ayude a sobrellevar la prueba que tendréis, a aceptarla, como Purificación a vuestros pecados pasados, para que os presentéis limpios de alma y corazón ante Nuestro Dios y podáis pasar a estos Cielos Nuevos y Tierras Nuevas prometidos, y que gozaréis infinitamente. El mal será vencido y vosotros empezaréis a vivir ése Bien que se os tiene prometido. AgradecedLe de corazón a Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, éstos regalos tan grandes que tiene para las almas escogidas, como las de vosotros. Agradeced, desde lo más profundo de vuestro ser, porque es algo inmenso, algo bellísimo, lo que tendréis en breve.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio. Habla la Santísima Virgen María.

Sobre: Os pido, Mis pequeños, que, en estos momentos de tribulación, os dejéis mover plenamente por Mí, por la Gracia de Nuestro Dios Espíritu Santo, por los Méritos de Mi Hijo Jesucristo, por el Amor, de Nuestro Padre Dios, que todo se merece, porque, Somos de Él.

 

Hijitos Míos, como Madre vuestra, también os aconsejo y os guío y os vuelvo a pedir, de todo corazón, que invoquéis constantemente a los Santos Ángeles que os están rodeando, que os están cuidando, que os están guiando, Mis pequeños.

 

Nuestro Padre Dios, sabiendo de la tribulación que la humanidad y el Universo entero van a padecer, nunca os va a abandonar, para ello tendréis, también, el cuidado de todos los Ángeles del Cielo, empezando con vuestros Ángeles Custodios, que os han venido cuidando desde vuestra concepción.

 

Mis pequeños, vuestros Ángeles Custodios, junto con todos los Ángeles del Cielo, os están protegiendo de esta lucha espiritual, que se viene ya dando, de tiempo acá y que, de hecho, la habéis tenido en forma particular desde que fuisteis concebidos.

 

Satanás tiene envidia de vuestro estado, ya que, después de vuestro Bautismo, vosotros sois creaturas de Dios, vosotros estáis llamados a regresar al Reino de los Cielos. Sois almas escogidas para llevar una misión en la Tierra y regresar victoriosos al Reino de los Cielos, ganando un lugar predominante en el Reino de los Cielos.

 

Ciertamente, lo que hayáis dado en vuestra misión, lo que hayáis puesto de cuidado para llevar a cabo, lo mejor posible, vuestra misión en la Tierra, así será recompensado en el Reino de los Cielos.

 

Nuestro Padre Dios es Justo, en todas Sus Acciones y Peticiones, si disteis poco, poco se os dará, si disteis mucho, mucho se os dará, pero ya, con el hecho de que vosotros hayáis podido morir en estado de Gracia, podréis ser recompensados y, esto, a satanás, no le gusta, él perdió el Reino de los Cielos y no quiere que vosotros regreséis y os pone muchas ocasiones de pecado, por eso, os rodea, a veces, tanta maldad, para que vosotros os desesperéis y podáis cometer, hasta un mal contra vosotros mismos.

 

Hay almas débiles, que los ataques de satanás, las debilitan más y se pueden quitar hasta la vida. Son almas débiles, os repito, que vosotros debéis proteger con vuestra oración.

 

Hay almas que son un poco más fuertes, porque hubo oración en algún tiempo, y que pueden dar el treinta por ciento y, se les dará, en el Reino de los Cielos, esa proporción; otras serán mejores, darán el cincuenta, el setenta, el noventa, el cien, como dice en las Sagradas Escrituras. Es el amor, Mis pequeños, lo que cuenta en vuestras acciones, qué tanto amor pongáis, para poder servir a Nuestro Dios y poder servir a las almas.

 

Vuestros Ángeles Custodios os van a estar ayudando y os han venido ayudando a lo largo de vuestra vida, a dar, cada vez más, porque, ciertamente, cuando os acercáis a Nuestro Dios, vais creciendo en espiritualidad. Vosotros podéis hacer un recuento de vuestra vida y si os veis cómo erais, espiritualmente hablando, hace diez años, hace veinte, hace treinta, hace cuarenta, os daréis cuenta que habéis crecido, gracias a que buscasteis a Nuestro Dios, gracias a que os acercasteis a Su Amor, gracias a que os dejasteis mover por Su Voluntad; eso, lo agradece infinitamente Nuestro Dios.

 

Por eso, os pido, Mis pequeños, que, en estos momentos de tribulación, os dejéis mover plenamente por Mí, por la Gracia de Nuestro Dios Espíritu Santo, por los Méritos de Mi Hijo Jesucristo, por el Amor, de Nuestro Padre Dios, que todo se merece, porque, Somos de Él.

 

Dejaos, pues, Mis pequeños, dejaos mover por el Amor pleno de Nuestro Padre Dios, a Quien le debemos todo.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Cuando seáis transfigurados, comprenderéis, mucho mejor, vuestra función aquí en la Tierra y Mi Santo Espíritu os tomará para que Él os mueva y deis lo que tenéis qué dar, para que Mi Reino se implante en los corazones que serán escogidos para los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas.

 

Hijitos Míos, hace unos momentos, os pedí que hicierais un recuento de vuestra vida pasada, desde el momento en que fuisteis tomados por Mí, por Mi Amor.

 

Vosotros mismos sois testigos de cómo os tomé, sois vuestros propios jueces de cómo erais antes y cómo sois ahora. Lo que antes os gustaba, lo que era del Mundo, los placeres, la vida de fiesta, que antes tanto gozabais, ahora os dais cuenta, que eso os aburre, ya no es el gozo que antes teníais, ya lo veis en su dimensión real, era pérdida de tiempo.

 

Estáis a otro nivel espiritual, Mis pequeños, os levanté del suelo, vivíais para el Mundo y os aparté de él, poco a poco, sin que os dierais cuenta. Os fui transformando, fui haciendo de vosotros, nuevas almas. Del barro que erais antes, os volví a modelar, Yo Soy el Alfarero Bendito, Divino e hice una nueva pieza de cada uno de vosotros. Habéis sido transformados y lo sabéis, Mis pequeños y os he llevado lentamente, sin que casi vosotros os dierais cuenta. No os presioné, respeté vuestra libertad en totalidad, os fui dando nueva vida que ahora estáis gozando, os fui apartando del Mundo, porque no pertenecéis al Mundo, sois Míos, sois Obra Mía, Yo os creé para que estuvierais Conmigo siempre, eternamente.

 

Os he dado dones especiales, que, a lo mejor no os dais plena cuenta de ellos, pero que ya, vuestra misma presencia, vuestras palabras y oraciones, van transformando a vuestros hermanos, con los que tenéis contacto o a los que queréis ayudar. Cuando habláis de Mí, ya Soy Yo, a través de vosotros, ya no son vuestros conceptos de hace diez, veinte años, treinta, ya habláis con la Verdad, con Mi Verdad, ya no tomáis conceptos humanos, sino Divinos, ya movéis a las almas con Mis Palabras. Con Mi Presencia en vosotros, movéis corazones a la conversión, porque Yo estoy en vosotros. Vuestra transfiguración ya se está dando y va a llegar a su culmen dentro de poco y os veréis como Yo os veo.

 

Seréis transfigurados para hacer la tarea que habéis venido haciendo, pero en una forma más grande. Ya sois almas que vivís en Mí, aunque estéis en el Mundo. El Mundo, aunque os coquetea, ya no caéis en él, Me preferís a Mí, que Soy vuestro Dios y porque Yo os doy muchísimo más de lo que os da el Mundo.

 

Os he llevado a que conozcáis Mis Riquezas, a que conozcáis Mi Amor, a que conozcáis Mis Promesas, a que conozcáis vuestro futuro eterno y, eso, no os lo va  a dar satanás, quien representa el Mundo. Lo que Yo os he dado, y a donde os llevo, es infinitamente más grande, más bello que lo que os puede dar satanás. Él, perdió todo eso, no os lo puede dar, porque no le pertenece.

 

Yo Soy vuestro Creador, vuestro Dios y os he ido preparando para que gocéis, plenamente, lo que Yo sí os puedo dar y que os he Prometido. Grandes cosas viviréis, porque ya estáis Conmigo, porque habéis sido preparados para ello. Estáis viviendo situaciones, que la gran mayoría de la humanidad, no vive: Me tenéis con vosotros, estoy más cerca de vosotros, porque Me habéis abierto vuestro corazón. Ciertamente, esto conlleva una responsabilidad, que es el que Me deis, con vuestra presencia, a vuestros hermanos. Que mováis corazones. Que, también, los acerquéis a Mí, como Yo os he acercado a Mi Corazón.

 

Mucho, todavía, os daré, pero, también, vosotros, mucho debéis dar a vuestros hermanos. Cuando seáis transfigurados, comprenderéis mucho mejor vuestra función aquí en la Tierra y Mi Santo Espíritu os tomará para que Él os mueva y deis lo que tenéis qué dar, para que Mi Reino se implante en los corazones que serán escogidos para los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas.

 

Yo, en Mi Sencillez de Padre Amoroso  hacia vosotros, os seguiré ayudando a crecer así como os he llevado, lentamente, delicadamente, amorosamente. Dejaos mover, que todavía os falta gozar de grandes bellezas y de Mi Amor en pleno. Todavía tengo grandes sorpresas con las que os voy a enamorar más de Mi Amor.

 

Sed sencillos, sed como niños, como os pidió Mi Hijo, que Yo os voy a consentir y todo esto, porque vosotros os habéis dado a Mí.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: PedidMe, pedidLe a Mi Santo Espíritu, que os haga entender esta frase: “Yo os he Creado”, porque lo que se deriva de esta frase, es inmenso. Fuisteis Creados por Mí, vuestro Dios y, de ahí, se derivan infinidad de cosas a vuestro favor.

 

Hijitos Míos, ved a los cielos, veis estrellas, planetas, todo lo que existe en el firmamento, es un regalo inmenso que tengo para vosotros. Vuestros Primeros Padres lo gozaron en pleno, porque fue Mi Creación y ellos, conocían perfectamente todo lo que Yo Creé. Le pusieron nombre a cada planeta, estrella, a todo lo que hay en el firmamento. Conocían todo y gozaron todo, antes de la caída en el Pecado. Se deleitaban con Mi Obra, gozaban con Mi Obra, se transportaban al firmamento cuando querían y lo gozaban.

 

Esas capacidades, que tenían vuestros Primeros Padres, las estáis recuperando y, con esta Purificación que se os avecina, recuperaréis muchísimo y empezaréis a gozar, plenamente, de lo que ellos gozaron en los Principios de la Creación, sobre todo, el interactuar con Mi Creación, que es Mi Regalo a vosotros.

 

Cuando vosotros tenéis un animalito que se os regala para que lo cuidéis, vosotros empezáis a interactuar con ése ser vivo. El animalito os conoce y vosotros también lo conocéis, os entendéis y vais creciendo en ése entendimiento y llega a haber un amor muy particular entre el animalito y vosotros.

 

Ahora, poned esto, en una proporción inmensamente mayor, que fue lo que Yo os di con la Creación. Os he dicho que la Creación completa, está viva, aunque vosotros veáis, aparentemente, inertes, la tierra, las rocas, el viento que no veis, pero que lo sentís, el agua, todo está vivo. En este cambio que tendréis, gozaréis ésa vida que Yo he puesto a vuestro alrededor, ella os cuida, la vida de la Naturaleza os cuida y, por eso, Yo les pedí a vuestros Primeros Padres que la cuidaran también.

 

Cuando os concentráis en una vida ajena, os amáis en cierta forma, vosotros dais y por otro lado, recibís y a la inversa, os dan y vosotros dais también. Así se vive en el Cielo, así se vive en Mí, vuestro Dios y Creador.

 

Yo os he Creado, pero pedidMe, pedidLe a Mi Santo Espíritu, que os haga entender esta frase: “Yo os he Creado”, porque lo que se deriva de esta frase, es inmenso. Fuisteis Creados por Mí, vuestro Dios y, de ahí, se derivan infinidad de cosas a vuestro favor.

 

Para haberos Creado, primeramente, hubo Amor, pero el Amor de parte Mía todavía es incomprensible para vosotros, es inmenso y, el haberos dado vida, es un acto de Amor de parte Mía, que no entendéis todavía, y os pido, Le pidáis a Mi Santo Espíritu, que os dé las capacidades para que entendáis este Misterio tan grande de Mi Amor.

 

El que os haya dado vida para servirMe, es un regalo inmenso para un alma, es un regalo de Mi Corazón.

 

Cuando os he dado vida, os he dado también Mi Amor, Mis Cuidados, Mi Guía, Mis Delicias y un futuro eterno, bellísimo.

 

Cuando pensé en vosotros, para daros vida, os estaba ya regalando, inmensidades de Mi Corazón, por eso, es necesario que vosotros le pidáis a Mi Santo Espíritu, que os deje comprender todo esto que os digo, y entraréis en un éxtasis hermoso. Fuisteis escogidos por Mí, vuestro Dios, para que Yo os diera vida y que os diera una misión muy especial, muy particular, a cada uno de vosotros.

 

¡Pensé en vosotros solamente!, os Creé en lo particular, os he ido llevando a una perfección espiritual muy grande y estáis destinados, cada uno de vosotros, a algo más grande, pero para servirMe, para servir a vuestro Dios.

 

PedidLe a vuestros Santos Ángeles que os enseñen y os expliquen, lo que es el gozo de servir a su Dios, o sea, a Mí, vuestro Padre, vuestro Creador.

 

Los Ángeles gozan al estar ante Mi Presencia, es una Gracia muy grande que os he dado, Mis pequeños. El Cielo goza por haber sido Creados para estar ante Mí. Les irradio Mi Amor, les irradio Mis Bendiciones, les irradio Vida y ellos reciben todo esto, gozan inmensamente y Me aman más. Mientras más recibo su amor, irradio más vida sobre ellos, sobre toda creatura que Me ama, sobre todo aquello que ha sido Creado para vivir en Mí y para Mí.

 

Soy vuestro Dios, la Creación se realizó para que vosotros crecierais y vivierais en Mi Amor. Os he dicho que Mi Amor es dinámico que no se puede detener, cuando tenéis Mi Amor, lo dais necesariamente a vuestros hermanos, lo dais de regreso a Quien os Creó, que Soy Yo, vuestro Dios.

 

Vivir en Mí, es un torbellino de Amor, Amor que nunca se termina, y no solamente esto, sino que crece y crece y crece. Por eso, vosotros no podéis, todavía, vivir Mi Amor en pleno, porque vuestro cuerpo no soportaría tanto gozo.

 

Mi Amor está limitado todavía en vosotros, porque, vuestro cuerpo, afectado por el Pecado Original, no puede soportar tanto Amor, por eso, debéis ser transfigurados, porque vuestro cuerpo no puede soportar y, digo así, “soportar” tanta belleza de Amor.

 

Por eso, las almas cuando salen ya de vuestro cuerpo, gozan, gozan infinitamente, se expanden y llegan a un gozo inconmensurable. Las almas, ya libres de las ataduras del cuerpo, tienen un gozo infinito y a eso estáis destinados vosotros, si os mantenéis en Mí, si Me seguís buscando, si gozáis en Mí y si vivís para Mí.

 

Es tanto lo que os quiero amar, dejadMe, Mis pequeños, que Me derrame, plenamente, sobre vosotros, que os siga dando Mi Vida en pleno. GozadMe desde ahorita, aun cuando sois limitados, vuestra Fe os está engrandeciendo. Aceptáis en Fe lo que os digo y eso tendrá un regalo muy grande, cuando vuestra alma, ya libre de vuestro cuerpo, Me goce plenamente. Espero ése momento, Mis pequeños, espero cuando regreséis a Mí y os pueda dar ése regalo tan grande que os quiero dar, por haber vivido en Mí y por haberMe servido para la salvación de las almas y para la expansión de Mi Gloria en el Universo entero.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >