domingo, 25 de junio de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 3 invitados en línea
Sep 13_16 ¿Dejarías todo de inmediato, por venir a servirMe? PDF Imprimir E-Mail

Rosario vespertino.

 

 

Temas:

 

  • Quiero, Mis pequeños, que os acerquéis, todavía más, a Mí; que Me tengáis más tiempo en vuestro pensamiento y en vuestro corazón, a lo largo del día; que no hagáis las cosas solos, sino pedidMe que Yo os acompañe en todo momento, compartidMe lo que hagáis, lo que penséis, lo que digáis, lo que ayudéis.
  • Hijos de todas las naciones del Mundo, habitantes de la humanidad, quiero insistir, nuevamente, en Mi Orden Divina, dada después de la Creación: Creced y Multiplicaos. Es una Orden Divina para todo lo Creado. Aquél que impida Mi Orden, tendrá que pagar las consecuencias.
  • Vosotros sois únicos para Mí,  vuestra misión es única y es muy importante que la llevéis a cabo como Yo os la he pedido, y eso es lo único que os debe importar a vosotros, cumplir conMigo, cumplir con lo que Yo os he pedido.
  • Mi Reflejo debe estar en vosotros y si vosotros Me reflejáis a vuestros hermanos, estáis llevando a cabo vuestra misión correctamente.
  • ¿Dejarías todo de inmediato, por venir a servirMe, para lo que tiene que darse en estos tiempos y que Yo pueda contar plenamente con vosotros? La respuesta está en vuestro corazón.

 

 

 

 

Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V.

 

 

Primer Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Sobre: Quiero, Mis pequeños, que os acerquéis, todavía más, a Mí; que Me tengáis más tiempo en vuestro pensamiento y en vuestro corazón, a lo largo del día; que no hagáis las cosas solos, sino pedidMe que Yo os acompañe en todo momento, compartidMe lo que hagáis, lo que penséis, lo que digáis, lo que ayudéis.

 

Hijitos Míos, os he dicho que vosotros sois muy pequeños, vuestras oraciones, ciertamente, las decís con todo vuestro corazón, algunos de vosotros y, otros, no las hacéis con tanto sentimiento como para que tengan la fuerza para que se dé, en Fe, lo que estáis pidiendo.

 

Recordad, Mis pequeños, que cuando Yo pasaba por la Tierra, cuando os di Mis Enseñanzas, cuando os enseñé Mi Amor, Yo les imponía, en cierta forma, ése requisito, que tuvieran Fe; porque la Fe es un sentimiento profundo, no es de dientes para afuera, es un sentimiento que sale profundamente de vuestro corazón, es un deseo muy grande de Amor y éste cambia, realmente, hasta a las leyes de la naturaleza, cuando, lo que estáis pidiendo, lleva un profundo amor y un deseo grande de ayudar a vuestros hermanos.

 

Hay almas que son netamente intercesoras, su corazón se mueve, automáticamente, a interceder por las necesidades de todos vosotros; así han sido creadas, para bien de todos vosotros.

 

Ciertamente, se os ha dicho que todos vosotros tenéis dones y capacidades espirituales, según vuestra misión, pero no se trata esto, de que vosotros entréis en una competencia a ver quién tiene más o quién tiene menos. Recordad, que cuando se os concede un don, además, se os capacita para usarlo correctamente. Así, que, no deseéis lo que no tenéis, porque no habéis sido capacitados para utilizar dones que no se os dieron.

 

Necesito de todos vosotros, estáis en la Tierra, como Yo también estuve; sigo estando en la Tierra, a través de vosotros. Quiero, Mis pequeños, que os acerquéis, todavía más, a Mí; que Me tengáis más tiempo en vuestro pensamiento y en vuestro corazón, a lo largo del día; que no hagáis las cosas solos, sino pedidMe que Yo os acompañe en todo momento, compartidMe lo que hagáis, lo que penséis, lo que digáis, lo que ayudéis.

 

Si vosotros hacéis todo esto, ciertamente, Yo trabajaré a través de vosotros, Yo os ayudaré en la salvación de las almas, porque Mi Sabiduría Divina estará en vosotros.

 

Ciertamente, no os dejo conocer todas las bondades que he puesto en cada alma; Mi Santo Espíritu os ha dotado, a cada uno de vosotros, de diferentes dones, el único, en común, es el Amor, pero los demás, son particulares y, vosotros, podéis pedir a vuestros hermanos que os ayuden con el don que se les dio y, vosotros, también, compartiréis de lo que tenéis.

 

Os he dicho que sois como un rompecabezas y, cada uno de vosotros, tenéis un don o varios, pero no tenéis todos y, así, os debéis ayudar unos a otros para ir creciendo y, seréis, también, juzgados por como utilizasteis cada uno de los dones que se os concedieron para llevar a cabo vuestra misión.

 

Os repito, los dones no son para que presumáis de lo que tenéis, debéis utilizarlos con humildad y, sobre todo, pidiendo siempre Mi Consejo. Como un ejemplo, que os quiero dar, si vosotros tenéis el don de curación y quisierais ayudar a todos vuestros hermanos, que tienen algún dolor, enfermedad, Me debéis preguntar antes de actuar, porque vosotros no sabéis si Yo quiero que se mantenga ése dolor o ésa enfermedad, porque va a ser para su bien.

 

En conclusión, esto os lo digo para que vosotros siempre pidáis permiso a Nuestra Santísima Trinidad, para utilizar el o los dones que tengáis, porque no sabéis si Nosotros quereMos o no, que en ese momento se realice lo que vuestro don puede conceder. Vosotros no conocéis el interior del pensamiento de vuestros hermanos, entonces, en humildad total, debéis pedirNos permiso para utilizar el don que tenéis. Después de esto, que sentiréis en vuestro corazón, deberéis llevar a cabo lo que se os indique o, no hacer, lo que no se os indique.

 

Esto también lo deberéis explicar a vuestros hermanos, porque, ciertamente, algún hermano adolorido o enfermo de algo o en tribulación, si no recibe lo que él quiere, su Fe vacilará y no se trata de esto. La Fe, no se debe fincar en el resultado de si se os quitará ése dolor o ésa enfermedad o lo que tengáis que os afecte, vuestra Fe se debe fincar en el Amor y en la Sabiduría Santa que se os ha dado, a través de vuestro Padre, de Mí, vuestro Salvador o del Santo Espíritu, que os aconseja y os guía desde el interior de vosotros.

 

Penetrad en vuestro corazón, para que recibáis Consejo de lo que se os explica aquí, para que lo entendáis mejor y cómo deberéis vivir con los dones que se os conceden, porque los utilizaréis más fuertemente de ahora en adelante contra los ataques de satanás. Humildad, humildad ante todo, Mis pequeños.

 

Que no os quite satanás la paz y la confianza en Nosotros, el Cielo es para vosotros, ya no es para él. Luchad por conseguirlo porque satanás, os repito, tratará de quitaros ésa Gracia, ése regalo tan grande que vosotros tenéis, que es regresar al Reino de los Cielos.

 

Os Bendigo, Mis pequeños, seguid adelante, confío en vosotros, confío en que llevéis acabo la misión que se os ha encomendado con un mayor respeto, amor y un deseo grande de agradarNos.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Hijos de todas las naciones del Mundo, habitantes de la humanidad, quiero insistir, nuevamente, en Mi Orden Divina, dada después de la Creación: Creced y Multiplicaos. Es una Orden Divina para todo lo Creado. Aquél que impida Mi Orden, tendrá que pagar las consecuencias.

 

(Lenguas…) Hijitos Míos, hijos de todas las naciones del Mundo, habitantes de la humanidad, quiero insistir, nuevamente, en Mi Orden Divina, dada después de la Creación: Creced y Multiplicaos. Es una Orden Divina para todo lo Creado. Aquél que impida Mi Orden, tendrá que pagar las consecuencias, porque estáis en contra de Mi Palabra.

 

Sodoma y Gomorra es un ejemplo, estaban en contra de Mi Orden. Y no solamente eso, si había alguna concepción iba a ser destruida, porque no se le iba a dar amor, no se le iba a dejar crecer a ésa almita, en su vida espiritual ni en crecimiento físico, porque aquellos que son afectados por la maldad del pecado, desde pequeños crecen con muchas aberraciones, físicas y espirituales.

 

Aquellos que se aprovechan de los niños y los afectan desde pequeños, os he dicho, que más les valiera no haber nacido, porque destruyen física y espiritualmente a ésas almitas que Yo mando a la Tierra.

 

Mucha maldad habéis permitido en toda la humanidad. Daos cuenta de que estáis viviendo en contra de Mis Órdenes y no solamente ésta, del Creced y Multiplicaos, sino de Mis Mandamientos. ¡Estáis haciendo vuestra voluntad y vuestra voluntad no es santa, no es buena y no Me estáis obedeciendo a Mí, sino a satanás! Que, ¿acaso no tenéis la Sabiduría y la Inteligencia necesarias, para que os deis cuenta de que estáis marcando vuestro futuro eterno al no estar Conmigo, al no estar viviendo Mi Amor, al no estar obedeciendo Mis Leyes, al no estar cumpliendo con la multiplicación de la especie? Estáis en contra Mía y queréis que Yo os siga favoreciendo, que os siga consintiendo. ¡No, Mis pequeños!  Os lo he pedido infinidad de veces, y especialmente a vosotros los que estáis en contra de lo que Yo os he pedido.

 

Lo que está en las Sagradas Escrituras es para que lo cumpláis, ¡Yo Soy vuestro Dios!, ¡Soy vuestro Creador! ¡Vosotros no Me podéis dar órdenes a Mí, Yo que Soy vuestro Creador! Vosotros sois creaturas, que os estáis poniendo en Mi contra, y estáis en un grave  predicamento, porque, además, Me estáis faltando el respeto, os estáis creyendo superiores a Mi. Bajará fuego del Cielo y éste os derretirá, no merecéis vida humana ni vida espiritual Conmigo.

 

Todos aquellos, que os habéis puesto de parte de satanás, tratando de destruir la vida y no cumpliendo con Mis Designios, sufriréis ésta muerte horrenda, porque no merecéis otra.

 

Vosotros, conscientemente, estáis escogiendo vivir para satanás y vivir para destruir la vida que Yo quiero mandar a la Tierra; la estáis impidiendo y esto es, ponerse en contra de Mis Designios. Y os repito, sois creaturas y os estáis poniendo en contra de Mis Mandatos Divinos. Soy un Dios y un Dios a quien vosotros, en vuestra pequeñez, en vuestra nada, Me estáis queriendo dar órdenes a Mí y os estáis anteponiendo a Mis Leyes.

 

El tiempo ha llegado en que seréis destruidos, no merecéis Mi vida, no merecéis Mis Promesas, no merecéis, en el Cielo, el lugar que vosotros dejasteis y que, ciertamente, no queréis retomar, porque habéis preferido servir al que es Mi enemigo y él mismo os traicionará.

 

Mucho tiempo os di para que recapacitarais, para que os arrepintierais de vuestro error, pero, conscientemente, en vuestro libre albedrio, os seguís manteniendo en esa posición de traicionarMe, de traicionar Mi Voluntad y Mis Leyes.

 

Recibiréis el castigo de Sodoma y Gomorra, que fueron pulverizados, fueron derretidos por el fuego del Cielo. Os lo advertí, Mi Palabra es Ley, pero Mi Palabra, también, es Amor, para aquellos que están Conmigo y respetan lo que Yo os pido.

Gracias, Mis pequeños. 

 

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Vosotros sois únicos para Mí,  vuestra misión es única y es muy importante que la llevéis a cabo como Yo os la he pedido, y eso es lo único que os debe importar a vosotros, cumplir conMigo, cumplir con lo que Yo os he pedido.

 

Hijitos Míos, os he dicho que cada uno de vosotros tenéis una misión única y esta es diferente a todas las de vuestros hermanos. No debéis envidiar lo que otros tengan, vuestros ojos deben estar puestos solamente en Mí.

 

Vais conociendo vuestra misión a lo largo de vuestra existencia, algunos la conocerán antes, porque así es vuestra misión y otros la conocerán después, y es muy importante, Mis pequeños, esto que os he dicho, porque vuestros ojos deben de estar puestos en Mí. ¿Qué estáis haciendo para servirMe, a Mí? Si vosotros os la pasáis envidiando lo que tienen vuestros hermanos, o los dones que Yo os he concedido para llevar a cabo vuestra misión o si tienen más o menos bienes del mundo, eso no os debe importar a vosotros. Vosotros sois únicos para Mí, vuestra misión es única y es muy importante que la llevéis a cabo como Yo os la he pedido, y eso es lo único que os debe importar a vosotros, cumplir conMigo, cumplir con lo que Yo os he pedido.

 

Imaginad que tenéis dentro de un cuarto, riquezas inmensas y es una puerta muy fuerte que nadie la puede abrir y ésta, solamente, se puede abrir con una llave, y esa llave la tenéis alguno de vosotros. Es un trabajo sencillo, pero importantísimo, esas riquezas están ahí y nadie las puede tocar, si el encargado no abre ésa puerta con la llave, que se le ha pedido proteger.

 

Otros, tendrán misiones, aparentemente más importantes; ir a luchar por defender Mi Iglesia. Serán personajes fuertes, robustos, que, a primera vista, os impresionen por su fuerza, por sus capacidades; en cambio el primer personaje, es pequeñito, aparentemente insignificante, porque nada más tiene que cuidar ésa llave. El pequeño podrá envidiar al fornido que está haciendo grandes cosas. Entended esto que os estoy diciendo, Mis pequeños. Cada uno de vosotros fuisteis creados para la misión que tenéis que llevar a cabo. El fornido, ese valeroso soldado, no tiene la llave y no puede sacar esas riquezas de ése cuarto, porque no tiene la llave, la tiene el pequeño y el pequeño, si es puesto en el campo de batalla, no podrá quizá ni levantar el arma que se le dé. Entonces no queráis tomar la vida de otros, tratar de ser quien no sois ante Mis Ojos.

 

Todos vosotros sois importantes porque os he dado una misión particular para servirMe, así que no envidies lo que tienen los demás, llevad a cabo vuestra misión lo mejor posible, con los cuidados más delicados que Me podáis dar y con un deseo grande de servirMe.

 

Aprended de esta lección, Mis pequeños, y os repito, no veáis a vuestro alrededor, vedMe a Mí, a Mis Ojos, durante toda vuestra existencia, y dadMe cuenta de la misión que os concedí, a cada uno de vosotros, en lo particular.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Mi Reflejo debe estar en vosotros y si vosotros Me reflejáis a vuestros hermanos, estáis llevando a cabo vuestra misión correctamente.

 

Hijitos Míos, Mi Amor, Mi Amor Divino, es más poderoso, más valioso, que cualquier cosa valiosa de la Tierra. Ni el oro ni la plata, los brillantes, todo lo que vosotros consideréis lo más valioso de la Tierra, no se puede comparar a Mi Amor.

 

Todo fue creado en Mi Amor, lo visible, lo invisible, todo salió de Mí, de Mis Manos Creadoras, de Mi Deseo de dar Vida, para compartir Mi Amor con todo lo creado, lo que ha sido Creado y lo que estoy Creando en estos momentos.

 

Os he dicho que Mi Amor es dinámico y Yo sigo creando, le sigo dando gustos y regalos a las almas, a los mismos Ángeles, a todos los que están Conmigo. 

 

Vosotros os quedáis con la idea de que Creé todo y se terminó ahí la creación; Yo Soy Infinito y Yo sigo creando. Esta palabra de Infinito no cabe en vuestras capacidades, ya os lo he explicado antes, y lo único que quiero que entendáis de esta palabra, es que seréis consentidos por Mí, vuestro Dios, por siempre.

 

Vuestro gozo siempre irá incrementándose, esto no os lo podéis explicar tampoco, pero así Soy Yo. Yo os quiero regalar de Mis Bienes. Mis Misterios difícilmente los podréis comprender. Mi Amor por las almas, que Me aman, es Inmenso, es un Amor Eterno y lo digo así, Eterno, porque vosotros siempre habéis estado en Mi Pensamiento.

 

Todo lo creado está en Mí, y todo lo que va a existir, que todavía no está creado, está en Mí.

 

Vosotros los que habéis escogido estar Conmigo, tendréis acceso a todo Mi Amor, a todo lo que ha sido creado y lo que será creado en el futuro, en la eternidad, así Soy Yo, vuestro Dios.

 

Cuando os consiento, Me estoy consintiendo a Mí Mismo, Yo confío en vosotros y cuando vosotros hacéis vuestro trabajo correctamente, con eso Me siento dichoso, Me siento triunfador.

 

Es como cuando ponéis a correr un caballo que escogisteis por su belleza, por su rapidez; lo cuidáis, lo entrenáis, y cuando lo ponéis en la carrera, gana. Vuestra dicha es grande, porque pusisteis todas vuestras capacidades para tenerlo en la mejor condición y, además, confiasteis en lo que visteis en él, y esto es muy importante, también, que lo entendáis.

 

Vosotros veis cualidades en ése caballo, lo escogéis, porque estáis seguros que va a ganar, porque tenéis un estudio, un conocimiento, que os ha dado la práctica y cuando gana, estáis felices. Yo, así estoy con cada uno de vosotros cuando triunfáis y lleváis a cabo vuestra misión correctamente.

 

Os he dados capacidades, dones, Virtudes, cuidados de amor, Mi Protección, Alimento Espiritual, Alimento de Vida; os he dado todo y, si vosotros no Me decepcionáis, ¿acaso no creéis vosotros que no voy a estar contento con vuestros resultados?, especialmente porque me los estáis entregando y lo que estáis haciendo, lo estáis haciendo por Mí, porque Soy vuestro Creador, porque Soy vuestro Padre, y vosotros Me estáis dando todo para alegrarMe. ¿No creéis acaso, que Yo no Me voy a derramar en alegría, en Bendiciones, en Regalos porque vosotros cumplisteis y Me disteis esa alegría a Mí, vuestro Dios?

 

Gozad, Mis pequeños, con los planes que he puesto en vosotros y que vosotros los estáis llevando a cabo, de la mejor forma que podéis. Ciertamente, no será perfección, pero os acercáis a Mí para poderla tener; lo que busco en vosotros es que Me obedezcáis, que hagáis lo que Mi Hijo Jesucristo haría en vuestro lugar.

 

Mi Reflejo debe estar en vosotros y si vosotros Me reflejáis a vuestros hermanos, estáis llevando a cabo vuestra misión correctamente. Vuestros triunfo es Mi triunfo, entendedlo bien: Yo gozo con lo que vosotros hacéis bien, Yo gozo cuando a vosotros os sigue la gente, que tratan de ser como vosotros, porque sois un ejemplo.

 

A Mi Hijo, Jesucristo, Lo seguían muchedumbres por Sus Enseñanzas, por Sus Milagros, por el Amor que daba a la gente. Yo Estaba con Él, Yo Estaba en Él, y gozaba con lo que Él hacía y  por eso, os he dicho que vosotros debéis ser otros Cristos, que vosotros Me mostréis a los demás, que Me vean a Mí, en vosotros, pero, ciertamente, os seguirán viendo a vosotros como personas humanas que sois, pero con cualidades y capacidades Divinas, que habéis tomado de Mí y que compartís con vuestros hermanos.

 

DejadMe, pues, Ser en vosotros, y así estaréis seguros que cumpliréis vuestra misión en la Tierra, que Yo os he encomendado.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: ¿Dejarías todo de inmediato, por venir a servirMe, para lo que tiene que darse en estos tiempos y que Yo pueda contar plenamente con vosotros? La respuesta está en vuestro corazón.

 

Hijitos Míos, Me habéis pedido la transfiguración, porque Yo os sugerí que así debiera ser. Habéis estado siendo transfigurados a través del tiempo, en el cual, vosotros disteis vuestro “fiat”; en el momento en que os acercasteis a Mí, empezasteis a ser transfigurados.

 

Ya os había hecho esta pregunta antes, no sois ahora los que fuisteis antes, ¿verdad? A través del tiempo, habéis cambiado; vuestros intereses han cambiado; vuestra donación se ha dado mayor, y ahora, os hago una pregunta fuerte que está en las Sagradas Escrituras: aquél que Me siga, aquél a quien Yo le pida que Me siga, no deberá voltear hacia atrás, dejará todo, prácticamente de inmediato. Si Yo os pidiera, en estos momentos, que Me siguierais, ¿lo haríais?, ¿dejaríais todo por Mí? La respuesta también es grave; aquél que volteé para atrás y vea su pasado y quiera quedarse ahí, no es digno de Mí.

 

He invertido mucho en vosotros, Mis pequeños, para prepararos, pero, también, para daros un lugar, muy especial, en el Reino de los Cielos.  Es difícil la decisión, ciertamente, pero así debe ser, Mis pequeños. Cuando Yo os he preparado, he ido también, preparando vuestro pasado, vuestra familia, para que ya no dependan de vosotros, para que podáis soltaros plenamente a Mí.

 

Os vuelvo a hacer la pregunta: ¿Dejarías todo de inmediato, por venir a servirMe, para lo que tiene que darse en estos tiempos y que Yo pueda contar plenamente con vosotros? La respuesta está en vuestro corazón.

 

El que venga a Mí, Me tendrá y tendrá grandes cosas. El que se quede atrás y no quiera venir en pos de Mí, no lo castigaré ni dejaré de amarle, simplemente, no Me servirá y habré desperdiciado todo lo que Yo invertí en hacer, de vosotros, hombres nuevos.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >