sábado, 21 de octubre de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 7 invitados en línea
Sep 27_16 Hacedle entender esto a todos vuestros hermanos, habladles abiertamente lo que se viene. PDF Imprimir E-Mail

Rosario vespertino

 

 

Temas:

 

  • Os va tocar a vosotros ser el parteaguas en la historia de la humanidad y vosotros seréis recordados, eternamente, por estar Conmigo, por proteger lo Mío y por llevar Mi Santo Nombre en vuestro corazón, en vuestra mente, en vuestros labios, en vuestras acciones.
  • Hacedle entender esto a todos vuestros hermanos, habladles abiertamente lo que se viene, no importa que se asusten, pero que regresen a Mí.
  • Vosotros no os podéis imaginar lo que ha de venir y por eso os he pedido tanto, que solamente confiéis, a ojos cerrados, que si Yo os digo algo u os quiero llevar a alguna parte, simplemente dejaos, dejaos mover por Mi Amor.
  • Entended que tenéis un cuerpo y un alma que debéis alimentar.
  • Yo iré con vosotros a donde vayáis y deberéis dar Mí Amor a vuestros hermanos.

 

 

 

Mensaje de Dios Padre a J. V.

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Os va tocar a vosotros ser el parteaguas en la historia de la humanidad y vosotros seréis recordados, eternamente, por estar Conmigo, por proteger lo Mío y por llevar Mi Santo Nombre en vuestro corazón, en vuestra mente, en vuestros labios, en vuestras acciones.

 

Hijitos Míos, os he dicho que esta Purificación se dará principalmente en lo espiritual: vuestra alma ha pecado mucho, ha pecado contra Mí, vuestro Dios, ha pecado contra todo lo Creado. Os habéis apartado de Mí, porque habéis hecho vuestra voluntad.

 

Satanás os ha llevado al mundo; el mundo os ha absorbido y habéis pecado en el Mundo y, vuestro pecado, ha llegado hasta Mí. Recordad que eso también sucedió en Sodoma y Gomorra y fue grave el pecado de ése tiempo, como ahora lo es, también, en este tiempo. Con esto os estoy queriendo decir, que vuestra purificación va a ser fuerte, porque los pecados han sido graves.

 

Los Santos Ángeles están con vosotros, las oraciones de las Ánimas del Purgatorio y de las almas de Cielo, están con vosotros. Mis pequeños, hay oración fuerte protegiéndoos aquí en la Tierra, en todos los otros planetas habitados, porque, también, el pecado los afectó, como está escrito en el Génesis, cuando dice que satanás afectó a toda la Creación.

 

Mis pequeños, lo que estáis padeciendo es causa del pecado, es adónde os ha llevado satanás pero, sobre todo, estáis sufriendo vuestra separación de Mí. El hombre ya no se comunica Conmigo, salvo en casos difíciles, y aun así, a veces, en casos difíciles, muchos de vuestros hermanos prefieren ir a ver a otros personajes que, ciertamente, los van a llevar fuera de Mi Amor: brujos, hechiceros, chamanes, que no están Conmigo y sí están con satanás.

 

Confiad en vuestros Santos Ángeles, que están con vosotros en la Tierra y que en los momentos difíciles y, a veces imposibles, ellos os sacarán adelante. Sabéis que sois Mis instrumentos, que sois Mis soldados en este tiempo; que Yo os he de tomar para que podáis ser, también, protectores de todo lo Mío, y esto os debe llenar de orgullo, porque fuisteis creados para este tiempo. Se os dio la vida para este tiempo de cambio. Os va tocar a vosotros ser el parteaguas en la historia de la humanidad y vosotros seréis recordados, eternamente, por estar Conmigo, por proteger lo Mío y por llevar Mi Santo Nombre en vuestro corazón, en vuestra mente, en vuestros labios, en vuestras acciones. Invocad a los Santos Ángeles y Arcángeles, cuando necesitéis de su ayuda.

 

Ciertamente, muchos demonios, también, están sueltos entre vosotros y harán su parte, tratando continuamente de quitaros la paz, después de tratar de convenceros de que no hay un futuro, que no hay un más allá; pero, vosotros, sabéis que estáis Conmigo y que Yo ya os he hablado de vuestro futuro inmediato, aquí en la Tierra, donde tendréis Cielos Nuevos y Tierras Nuevas.

 

Cuando un alma está Conmigo, le doy el Espíritu de Discernimiento y, de ésta forma, satanás ya no la puede engañar. Los que dudáis, pedidMe, Mis pequeños, el Espíritu de Discernimiento, para que no caigáis en las mentiras de satanás y os pueda envolver en errores que os lleven a una confusión y que, posiblemente, pudierais hasta perder vuestro futuro eterno en el Reino de los Cielos.

 

Satanás es muy mañoso, mentiroso y os puede desviar fácilmente, si no contáis con Mi Ayuda, manteneos Conmigo. También, pedidLe ayuda a Mi Santo Espíritu, para que sepáis, vosotros, por donde caminar, qué hacer, qué decir y, sobre todo, para que no os separéis de Nosotros en ningún momento. Vosotros estáis Conmigo, y unidos vencereMos a las fuerzas de satanás. Vosotros Me necesitáis y Yo necesito de vosotros en esta gran batalla, que ya se está dando y que será más fuerte en las próximas semanas.

 

Manteneos, pues, Mis pequeños, unidos en oración, en sacrificio, en penitencia, en ayuno, como se os ha venido diciendo desde hace tiempo, especialmente, a través de las Apariciones de Mi Hija, la Siempre Virgen María.

 

Venid, pues, Mis pequeños, a Mí, y confiad en que ganareMos y que vosotros obtendréis vuestro premio eterno.

Amén. Que así sea.

 

 

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Hacedle entender esto a todos vuestros hermanos, habladles abiertamente lo que se viene, no importa que se asusten, pero que regresen a Mí.

 

Hijitos Míos, ¡Ay, de aquellos que están con satanás!, se sienten prepotentes, se sienten protegidos, cuando, realmente, son los más desprotegidos de la Tierra.

 

Se han confiado al poder de satanás, se han confiado al dinero,en la mayoría de los casos lo han robado, se han confiado en el poder de amigos de ellos, que están igual o peor en su alma porque han hecho, también, trato con satanás.

 

En esto os podéis dar cuenta, Mis pequeños, cómo estos hermanos vuestros, que por estar satanás, pierden la sabiduría, no piensan correctamente y por el simple hecho de que se estén amparando y confiando en los cuidados y en el poder de satanás, con eso os podéis dar cuenta, perfectamente, de que son almas trastornadas, son almas que tarde o temprano, van a sucumbir, porque satanás los engañará y los llevará a una perdición eterna.

 

Estos hermanos vuestros se dejaron llevar por lo superfluo, por lo pecaminoso, por lo económico, por todo aquello contrario a las Virtudes, que Yo os he pedido que tengáis y que concedo a todos los Míos. Satanás os lleva a los vicios, a la depravación, a ser peor que animales porque los lleva a hacer cosas peores a las que hacen los animales. A los animales Yo les di un instinto y no se salen de él, pero, el hombre, hace a un lado Mis Cuidados, los Dones, las Bendiciones con que Yo os regalo, para que vosotros podáis llevar a cabo vuestra misión aquí en la Tierra. Pero, como os decía, estos hermanos vuestros, al dejarse mover por satanás, los lleva a errores gravísimos y vais viendo cómo van desatinando en su vida, quedando en ridículo ante los demás y terminan muriendo para satanás.

 

Vuestra obligación, de cualquier manera, Mis pequeños, es orar por todos. Si el buen ladrón se convirtió al final de su existencia, también algún hermano vuestro que esté viviendo en el pecado lo podrá hacer.

 

Mi Misericordia es Infinita, ciertamente, Mi Justicia, también lo es. Aquellos que han vivido en el bien, tendrán una recompensa grande en el Reino de los Cielos. Aquellos que, en lo espiritual no han cumplido correctamente, ellos tendrán también su castigo. O estáis Conmigo o estáis contra Mí, no hay medianías.

 

Ciertamente, os he pedido orar por aquellos hermanos vuestros que están en el error; su libre albedrio decidirá su futuro eterno. Lo que os quiero dejar claro, Mis pequeños, y ya os lo he dicho varias veces, es que Soy Todo Amor y por más malos que seáis, os doy la oportunidad del arrepentimiento para que regreséis a Mí. Las almas afectadas por satanás, no les permite pensar ni discernir todo esto que ahora os estoy diciendo y satanás envuelve a estas almas, a tal grado, que no las deja regresar a Mí. Ciertamente, estas almas, si en algún momento se arrepienten, su purificación en el purgatorio va a ser muy pesada.

 

Yo Soy un Dios Justo que premio a las almas que se lo merecen, pero castigo, también, a las almas que se lo merecen. Os voy dando muchas oportunidades, a lo largo de vuestra existencia, para regresar a Mi. Ciertamente, podéis entender Mi Bondad hacia vuestros hermanos y hacia vosotros mismos, porque muchos de vosotros habéis sido levantados del fango, por Mi Misericordia Infinita y siendo así, vosotros sí Me podréis entender, entender Mi Amor, porque, sí fuisteis levantados del fango. Perfectamente sabéis cómo estabais antes y, por eso, os pido, a vosotros, los que fuisteis levantados, que oréis por aquellos que están, como vosotros estabais antes.

 

Quiero a todas las almas de regreso. Muchas se podrán salvar por las oraciones de vosotros, a los que os he pedido intercesión para su salvación. La Sangre Preciosa de Mi Hijo alcanza para TODAS las almas creadas, no La desperdicies.

 

Os he dicho que el tiempo es breve, los momentos cada vez se harán más difíciles, pero no os preocupéis, Mis pequeños, velo por todos vosotros. Hacedle entender esto a todos vuestros hermanos, habladles abiertamente de lo que se viene, no importa que se asusten, pero que regresen a Mí. Que pongan en paz su alma, que pidan el perdón de sus pecados, pero lo importante es que regresen a Mí.

 

Soy vuestro Dios y Creador, si sois parte de Mí y Me Amo a Mi Mismo, Me duele que una parte de Mí se condene o sea que se vaya con el mal. Imaginad que estáis sufriendo una enfermedad grave, que va carcomiendo vuestros músculos, vuestros huesos; vosotros os preocupáis, os duele, porque vuestras carnes están muriendo. Es un ejemplo burdo, pero entendible, de lo que pasa con las almas.

 

Soy todo Bondad, todo sale de Mí, las almas son algo muy cercano a Mí, por ese Amor que Me tengo a Mi mismo, quiero que todo vuelva a Mí, pero en vuestro libre albedrio vosotros decidís.

 

Al mantenerse con aquél que os ha engañado, ésas almas, que son parte de Mí, se condenan. ¡Sois parte de Mí, entendedlo! y Me duele perder esa parte Mía, que Yo os regalé para que fuerais vosotros, por eso os quiero a todos de regreso, porque quiero recuperar Mi Ser Divino.

 

Orad mucho, Mis pequeños, para recuperar la mayor cantidad de almas posible y que regresen a Mí, a Mi Ser.

Gracias Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Vosotros no os podéis imaginar lo que ha de venir y por eso os he pedido tanto, que solamente confiéis, a ojos cerrados, que si Yo os digo algo u os quiero llevar a alguna parte, simplemente dejaos, dejaos mover por Mi Amor.

 

Ciertamente, Mis pequeños, no estáis preparados para una purificación del grado que se os ha de venir, pero eso, como os he dicho, no os debe de preocupar. Es como si vosotros tuvierais una vida nueva, que de hecho, la tendréis. Lo que estáis viviendo ahora no se parecerá a lo que vendrá, será un lejano recuerdo lo que vivisteis a lo que tendréis. Esto os lo digo a vosotros los que quedaréis: serán momentos muy bellos, un cambio radical de vuestra existencia. Os he dicho que conoceréis lo que vivían vuestros Primeros Padres, Adán y Eva.

 

Yo Soy un Dios Omnipotente y Mi creación y Mis regalos son igual de Omnipotentes. Vosotros no os podéis imaginar lo que ha de venir y por eso os he pedido tanto, que solamente confiéis, a ojos cerrados, que si yo os digo algo u os quiero llevar a alguna parte, simplemente dejaos, dejaos mover por Mi Amor. ¿Qué más os puedo dar en garantía, Mis pequeños? Mi Amor, que lo es Todo; todo lo bueno que tenéis ha salido de Mí Amor.

 

Si éste cambio, también, va a ser en base a Mí Amor, ¿a qué temeréis? Yo Mismo os he de proteger contra las fuerzas de satanás, así que, ¿a qué temeréis? Yo os estoy prometiendo algo, que solamente tendrán los que se lo han ganado, por estar Conmigo y confiaron en Mí. Hay tantas almas desconfiadas, porque así os ha vuelto satanás; ya no podéis confiar, prácticamente, en vuestros hermanos en la Tierra. Satanás os ha llevado a la separación, a la mentira, a la falsedad y por eso vosotros mismos no confías en lo que tanto os he prometido.

 

El Amor es Infinito, es Omnipotente, nunca se ha de terminar y, por eso, escogeré a las almas que están llenas de Mi Amor y que producirán mucho Amor a su alrededor.

 

Apartaos de todo aquello que os causa repulsión y, eso, intuitivamente, lo conoceréis, porque vosotros mismos no querréis estar con el mal. En comparación a todas las almas vivientes, ciertamente, quedaran muy pocas, que serán las almas escogidas, para poblar un Nuevo Mundo. Empezareis, poco a poco, con mucho amor, con mucha entrega y porque Me amáis, transmitiréis este amor a vuestros pequeños.

 

La mentalidad en ése tiempo será muy diferente a la actual: antes vivisteis para el mundo, ahora viviréis para Mí. GozareMos plenamente, el hombre con Mis Bendiciones y Yo recibiendo vuestro amor. De Mí, solamente, pueden salir cosas buenas, extraordinarias, amorosas. Os asustaran los acontecimientos, pero seréis protegidos, como ya os he dicho varias veces.

 

Ya quiero que estéis Conmigo, os espero como los hijos pródigos que sois. Los que quedaréis, gozaréis de bellezas creadas y los que regreséis al Reino de los Cielos, conoceréis plenamente Mi Amor.

 

Manteneos Conmigo, Mis pequeños, y grandes, grandes bellezas, de parte Mía tendréis, porque confiáis en Mi Amor, porque Me amáis con todo vuestro corazón y porque amáis a vuestros hermanos, con el Amor que he puesto en vuestro corazón.

Gracias Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Entended que tenéis un cuerpo y un alma que debéis alimentar.  

 

Hijitos Míos, cuando erais pequeños, esperabais recibir regalos que os gustaban en vuestra pequeñez, en vuestra infancia y os divertían esos regalos.

 

Fuisteis creciendo y aquello que os gustaba de pequeños os dejó de gustar y nuevos juguetes o diversiones empezaron a llegar a vuestra vida. Fuisteis madurando, ciertamente, el gusto por la diversión no se acaba, pero empezáis a buscar, si sois buenos, cosas mejores que alimenten vuestro espíritu y que vosotros estéis contentos con  vuestro alrededor.

 

Si estáis Conmigo Me ofreceréis todo lo que es vuestro y Me daréis una gran alegría por convivir Conmigo, por tenerMe esa confianza de Padre y así, vuestra vida, se vuelve más completa. El hombre, por necesidad, busca una vida interior, una vida espiritual. El hombre necesita creer en algo más allá de lo que ven sus ojos, porque tenéis alma y esa alma se alimenta de lo espiritual. Los que habéis nacido en familias religiosas, fácilmente os llenáis de ésa necesidad espiritual y vuestra vida en la Tierra se vuelve más rica, porque todo lo compartís Conmigo o con vuestra creencia espiritual.

 

Entended que tenéis un cuerpo y un alma que debéis alimentar. Cuando estáis en el bien, alimentaréis correctamente vuestro cuerpo y vuestra alma; cuando satanás se vuelve el dueño de vuestro ser, especialmente, de vuestra alma, se vuelve un caos vuestro ser. Cuando vuestra alma está llena de Bien, vuestro cuerpo estará sano, se sentirá bien y transmitirá paz y alegría a los que estén a su alrededor.

 

Ciertamente, también utilizo, como instrumentos, a almas buenas, que están padeciendo dolores fuertes en su cuerpo: son almas especiales las cuales están íntimamente unidas a Mí Hijo, Cristo Jesús. No todas las almas pueden soportar estas penas, y estas almas, tienen esa misión grande que, al ser como Mi Hijo, sufrientes, que han tomado su cruz y Me la ofrecen, se vuelven corredentores muy fuertes, salvan muchas almas y obtienen un lugar muy cercano a Mí, en el Reino de los Cielos. Por eso, un alma madura, un alma que comprende todo esto, es alegre a pesar de sus penas, de sus dolores, sufrimientos, a pesar de que su vida no transcurre cómo lo óptimo que creéis que deba transcurrir un alma en la Tierra.

 

Vosotros veis la vida en forma muy diferente a cómo la veo Yo. A vosotros os interesa lo material, las riquezas, la fama y Yo busco la seguridad de salvación de las almas.

 

El Amor, Mis pequeños, es lo que os va a asegurar vuestra salvación eterna. Os he dicho que seréis juzgados en el Amor. Os podéis dar cuenta en qué estado estáis, si hacéis un sincero examen de conciencia, si no estáis a gusto, si veis que estáis fallando, poneos en paz Conmigo. Pedid perdón de vuestros pecados, acercaos a Mis Ministros y recibid Mis Bendiciones a través de ellos.

 

¡Tengo tantas bellezas, tantas riquezas Celestiales, que compartir con vosotros!, pero, también, vosotros debéis estar conscientes, en que os debéis presentar ante Mí, limpios, agradables a Mis Ojos, especialmente por vuestros actos realizados a lo largo de vuestra existencia, actos buenos, actos de amor, actos con los cuales Me dejéis a Mí, contento, de haberos dado el don de la vida.

 

Recibid Mis Bendiciones, Mis pequeños, los que estáis Conmigo. Os amo porque Me dais alegrías, muchas alegrías que tantas almas no Me dan.

 

Os Bendigo, Mis pequeños y seguid adelante. Pronto vendrá el cambio y pronto estaré con vosotros y gozareis inmensamente Mi Presencia ante vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Yo iré con vosotros a donde vayáis y deberéis dar Mí Amor a vuestros hermanos.

 

Vosotros, lo que estáis Conmigo, os he pedido que seáis esos Cristos que se necesitan en estos tiempos. Os he pedido que os soltéis totalmente a Mi Voluntad para que Yo os mueva, a dónde os quiera llevar, para que vosotros enseñéis a vuestros hermanos lo que Yo quiero que ellos sepan.

 

También, os tomo para que llevéis una cruz que os va a purificar, que os va a santificar y con ello podréis ayudar a muchas almas, a que comprendan, también, su misión aquí en la Tierra y se puedan soltar más fácil a Mi Amor y a Mi Voluntad.

 

Vosotros sabéis que el ejemplo mueve a las almas. Desde que sois pequeños veis lo que hacen, primeramente, vuestros padres y vuestros hermanitos en el hogar y empezáis a conocer el Bien y el mal. A vosotros los que estáis Conmigo os he llenado con Mi Bien, debéis ser ejemplo del Bien que lleváis en vuestro corazón.

 

Yo iré con vosotros adonde vayáis y deberéis dar Mí Amor a vuestros hermanos. Así, iréis cambiando el entorno vuestro e iréis viviendo más a gusto, en paz, en Amor, como estáis ya acostumbrados a vivir, al estar Conmigo.

 

Los que ya habéis sido preparados por Mí durante años, ya no estáis a gusto estando en lugares donde el mal reina. Vosotros buscáis ya, lo Mío, lo bello, lo perfecto, lo que os da paz en vuestro corazón, donde hay verdad, donde se elimina todo aquello que es malo y se busca que todo vuelva hacia lo Bueno.

 

¿Os dais cuenta a donde os he llevado? A que vosotros vayáis cambiando toda la maldad que os rodea, en un vergel donde podáis vivir tranquilos, cuidados por Mí, guiados por Mí Sabiduría, por Mí Amor.

 

Os doy un futuro bello, os estoy prometiendo el Cielo en la Tierra, como ya lo he hecho varias veces. El estar Conmigo, os garantiza infinidad de Bendiciones. ¿Por qué escoger el mal que os va a dañar? cuando Me podréis tener a Mí y que os voy a dar infinidad de cosas bellas, que os van a llevar a un éxtasis de amor inmenso.

 

BuscadMe y Me hallaréis. Soy vuestro Dios, busco lo mejor para vosotros y al estar vosotros caminando por el Bien, Me haréis felices a Mí.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >