domingo, 20 de agosto de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 4 invitados en línea
Oct 06_16 El fuego consumirá todo aquello que no servirá para el Nuevo Mundo. PDF Imprimir E-Mail

Rosario vespertino.

 

 

Temas:

 

  • Os sigo insistiendo, Mis pequeños, cambiad, os he dicho que el tiempo ya es muy breve, no pasarán los días de este año, os he hablado de semanas, en donde os daréis cuenta, la gran mayoría de los seres humanos que habitan este Mundo,  que errasteis al tomar el camino del mal, al seguir a satanás.
  • Ya os he dicho que, prácticamente, nadie, de todos vosotros, os habéis puesto a meditar esta frase, “que sufriréis eternamente en el Infierno”, porque no supisteis ser verdaderos hijos Míos y, en realidad, es que poco os importó hacerlo.
  • Vosotros habéis sido autores de vuestro destino, Yo, solamente, os haré ver vuestros aciertos y vuestros fracasos, o sea, vuestro mal y vuestro bien, vosotros mismos os juzgaréis ante Mi Presencia.
  • Benditas y alabadas sean estas almas que Me escogieron a Mí, que estando en la obscuridad en la que se vive ahora, tuvisteis Fe, sabíais que Yo era esa Luz que encontraríais en algún momento, del final de vuestra existencia y Me encontraréis, Me gozaréis y, de Mí, nunca, nunca os separaréis.
  • Venid, venid vosotros, los que Me habéis escogido, los que Me habéis amado, los que amáis a vuestros hermanos, porque Yo estoy en ellos. Fuisteis sabios al escoger el buen camino y éste os llevará a un final feliz; para algunos, a iniciar un Nuevo Mundo, para otros, llegar a su Hogar Eterno.

 

 

 

 

Mensaje de Dios Padre a J. V.

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Os sigo insistiendo, Mis pequeños, cambiad, os he dicho que el tiempo ya es muy breve, no pasarán los días de este año, os he hablado de semanas, en donde os daréis cuenta, la gran mayoría de los seres humanos que habitan este Mundo,  que errasteis al tomar el camino del mal, al seguir a satanás.

 

Hijitos Míos, en las Sagradas Escrituras se os profetiza que el Día del Señor vendrá como el rayo, como el día del Diluvio, que, a pesar, de que Noé avisó por tanto tiempo, de que vendría el Diluvio, muy pocos, salvo su familia, fueron los que entendieron. Burlas por todos lados, ataques, hasta que llegó el momento.

 

Se os viene avisando desde hace muchos, muchos años sobre los acontecimientos próximos a suceder. ¿Cuántos han entendido?, ¿cuántos, realmente, han tomado Mi Palabra como cierta y han cambiado de vida? Entended, Mis pequeños, que estáis obrando mal, que vivís en la  maldad, que le habéis abierto vuestro corazón a satanás y os he venido previniendo de una muerte total, de una muerte eterna, y no queréis entender.

 

Mi Hijo se dio para abriros las Puertas del Cielo, que estaban cerradas por el Pecado, ¡dichosos debierais estar por esto, Mis pequeños!, ¡tanto tiempo con las Puertas cerradas!

 

Viene Mi Hijo con una Evangelización de Amor, con una Evangelización de Salvación, os trajo Luz, os trajo Vida y vosotros, ¿qué habéis hecho?, prácticamente nada. No agradecisteis, pocos son los que lo han hecho y, vosotros, la gran mayoría de vosotros, persistís en la maldad, persistís en el desorden espiritual a donde os ha llevado satanás.

 

Vivís en el mal, os ha llevado a sufrir y le seguís; en cambio, no seguís a Mi Hijo, que os vino a traer la Paz, el Amor, el Orden; preferís la mentira, preferís el error, preferís el dolor.

 

¿En dónde están vuestros valores? Seguís al que os hace daño y hacéis a un lado Al que os vino a salvar. No fuisteis creados para que os condenarais, fuisteis creados para vivir en Mi Reino, que es vuestro Hogar.

 

Qué tristeza Me dais la gran mayoría de vosotros. Os di lo mejor de Mí, que es Mi Hijo Jesucristo y Lo habéis despreciado, habéis despreciado Sus Enseñanzas, Su Amor, Sus Milagros, Su Donación y persistís en seguir a aquél que os daña, que os lleva a la condenación eterna, al sufrimiento eterno, Mis pequeños. ¿En dónde tenéis la cabeza? ¿En dónde tenéis el corazón? Me dais pena, Mis pequeños, Me hacéis sufrir a Mí también.

 

Con la Donación de Mi Hijo, os di la Gracia tan grande, de ser, también, hijos Míos y, ni así entendéis, ¿no os dais cuenta de la dignidad a la que fuisteis elevados en el momento de la Cruz, cuando Mi Hijo, Le pidió a Mi Hija, La Siempre Virgen María, que cuidara de vosotros? Y no tomáis en cuenta todos estos momentos Santos, todos estos momentos Divinos, en los que vosotros, todos vosotros, fuisteis incluidos y, con ello, obtener una dignidad altísima, de hermanos de Mi Hijo, hijos Míos, ¿y despreciáis todo esto?

 

Os sigo insistiendo, Mis pequeños, cambiad, os he dicho que el tiempo ya es muy breve, no pasarán los días de este año, os he hablado de semanas, en donde os daréis cuenta, la gran mayoría de los seres humanos que habitan este Mundo,  que errasteis al tomar el camino del mal, al seguir a satanás, pero tarde será cuando os deis cuenta de vuestro error.

 

Os quise tener Conmigo, pero preferisteis seguir a satanás, fue vuestro libre albedrío y no Me echéis la culpa a Mí, vuestro Dios, de vuestra mala decisión, fue vuestra libre decisión y tendréis que padecer por ello.

 

Los que todavía tengáis un poco de razón, de Sabiduría, entended Mis Palabras, entended Mi Amor y cambiad, Mis pequeños, os estáis jugando la eternidad, pero sois libres y Yo, respetaré vuestra decisión.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Ya os he dicho que, prácticamente, nadie, de todos vosotros, os habéis puesto a meditar esta frase, “que sufriréis eternamente en el Infierno”, porque no supisteis ser verdaderos hijos Míos y, en realidad, es que poco os importó hacerlo.

 

Hijitos Míos, vosotros no tenéis idea del mal con que os puede atacar satanás. Ya os he explicado, alguna vez, que si satanás os quiere atacar, él tiene que venir a Mí y pedirMe permiso para atacaros y Yo, conociéndoos a cada uno de vosotros, ciertamente, le doy permiso, porque él también tiene libertad, pero lo limito. Os conozco y sé hasta dónde podéis soportar su ataque y que este ataque produzca un Bien en vosotros.

 

Ved cómo os cuido, Mis pequeños, en cada momento. Si tenéis una espiritualidad alta, ciertamente, le voy a permitir que os ataque un poco más fuerte, que a aquél que tiene una espiritualidad baja, que podría ser destruido fácilmente por satanás, a diferencia de aquél que tiene esa espiritualidad alta.

 

Como os dije, Yo, vuestro Dios, os cuido en todo momento, y de todo ataque de satanás, siempre vais a salir con algo positivo, para poder vencer a satanás en sus subsecuentes ataques.

 

Cuando estáis Conmigo, vosotros podéis sobrellevar ésos ataques. Satanás es muy poderoso, ya os lo he explicado, Yo lo puedo detener, porque Yo lo creé y Soy Infinitamente más poderoso que él, pero, vosotros, necesitáis de Mi ayuda para poder vencerle; lo malo es que la gran mayoría de vosotros, no tenéis un crecimiento espiritual favorable, con el cual lo podáis vencer fácilmente y, por eso, está causando tanto mal alrededor del Mundo, porque no os podéis defender de él, porque sois débiles en lo espiritual. Él se las ha ingeniado para ir haciendo que vuestra espiritualidad decaiga y, esto, a través de los años, ha hecho que mengüe vuestra fuerza y no tengáis gran defensa contra él, por eso, muchas almas seguirán cayendo al Infierno, como hojas que caen en el otoño y, eso Me causa mucho dolor y tristeza, porque parece que a vosotros no os importa pasar una eternidad de dolor.

 

Ya os he dicho que, prácticamente, nadie, de todos vosotros, os habéis puesto a meditar esta frase, “que sufriréis eternamente en el Infierno”, porque no supisteis ser verdaderos hijos Míos y, en realidad, es que poco os importó hacerlo.

 

Mucho os he insistido en la oración, en el sacrificio, en el ayuno, en la penitencia, para que os podáis defender fuertemente contra los ataques de satanás. Os he dado todo lo necesario para que pudierais salir victoriosos de sus ataques, pero no lo habéis hecho, no os habéis preparado. Se os hace vergonzoso e inútil el rezar, vivir en estado de Gracia, lo veis como algo, también, inútil en vuestra vida.

 

No Me reprochéis después, Mis pequeños, de que no os quise salvar. Os estuve cuidando por toda vuestra vida, os puse infinidad de ocasiones para que volvierais al buen camino y no os interesó. Os dejasteis llevar por las oleadas de mal que os rodeaban, os dejasteis llevar por el ejemplo de vuestros hermanos alrededor del Mundo, que, lejos de llevaros al Bien, os afianzaban en el mal.

 

Mi Hija os pidió vivir y buscar la santidad de vida, dejar todo aquello que pudiera corromper vuestra alma, como la televisión, los libros obscenos, compañías que no buscaban vuestro crecimiento espiritual y, vosotros, fácilmente caíais porque se burlaban de vosotros, a pesar de que buscabais el Bien, porque Me buscabais a Mí, porque cumplíais con vuestros deberes de la Iglesia. Sentisteis vergüenza de estar Conmigo y, profetizado está en las Sagradas Escrituras, que aquél que se avergonzara de Mí en la Tierra, Yo Me avergonzaría de él en su Juicio y ciertamente, no entraría al Reino de los Cielos.

 

En vuestro Juicio os veréis tal como sois, en lo espiritual y no Me podréis reprochar vuestros errores. Actuasteis mal y vuestro castigo será la causa de vuestro error.

 

Todavía podéis sacar adelante vuestra salvación, os pido que regreséis a Mí, poco tiempo, muy poco tiempo os queda para que podáis salvar vuestra alma. ¿Entenderéis que estáis viviendo ya, momentos críticos? o ¿haréis a un lado ésta, que será una de las últimas advertencias y ayudas que tendréis de parte Mía?

 

Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios, Soy vuestro Creador, Soy el Amor, quiero lo mejor para vosotros, pero vosotros decidís si queréis venir Conmigo eternamente o querréis alejaros de Mí, eternamente.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Vosotros habéis sido autores de vuestro destino, Yo, solamente, os haré ver vuestros aciertos y vuestros fracasos, o sea, vuestro mal y vuestro bien, vosotros mismos os juzgaréis ante Mi Presencia.

 

Hijitos Míos, san Pablo dice: ni el ojo vio ni el oído oyó, lo que Dios tiene reservado para aquellos que Le siguen, para los que están con Él, para aquellos que Lo obedecieron, para los que Le amaron. Obediencia, Amor, Respeto y demás Virtudes, son las que Yo, vuestro Padre os enseñé y que Mi Hijo las vivió entre vosotros. Tenéis el Ejemplo de Mi Hija, La Siempre Virgen María, toda Virtud, toda Amor.

 

¿Por qué se os hace tan difícil vivir en lo bello? Ciertamente, buscáis lo bello, tratáis de comprar lo bello, lo costoso, sabéis apreciar la belleza en una flor, en una pintura, en el campo, en los animalillos ¿y no buscáis esa belleza para vuestra alma? Mi Amor, reflejado en todo lo bello que existe, lo sabéis apreciar, pero no lo tomáis como medio de vida.

 

Se os habla de vuestras obligaciones, pero obligaciones de Amor para poder llegar al Reino de los Cielos y, eso, ya no lo queréis hacer. Queréis todo fácil, no queréis obligaciones, no queréis dolor, sois como niños, pero niños tontos; adultos, que os comportáis como niños tontos y necios. Tenéis muchos años físicamente, pero, solamente meses de vida espiritual. Por eso no avanzáis, por eso no queréis crecer espiritualmente, os queréis comportar como  niños egoístas y no queréis tomar las obligaciones de vuestro estado de vida, primeramente, para Conmigo y enseguida, para vuestras obligaciones de estado, especialmente con vuestra familia, con vuestros hijos.

 

Bien sabéis que si vosotros no enseñáis el Bien, y permitís el mal en vuestra familia, en vuestros hijos, tarde o temprano, ése mal se va a revertir contra vosotros y os enojáis, sufrís, os apartáis de la familia y de vuestros hermanos, de vuestros amigos, de los que os rodean, de aquellos con los que tenéis contacto y queréis que se os trate bien, cuando el bien no sale de vuestro corazón, de vuestras palabras, de vuestras acciones.

 

Queréis paz a vuestro alrededor y de vosotros solamente sale ataque, maldad, desprecio, grosería, error, ¿por qué pedís lo que vosotros no dais?, exigís el bien cuando de vosotros, no ha brotado. Me exigís a Mí, vuestro Dios, que os consienta, cuando Yo, para vosotros, no Soy nada, salvo en los momentos de preocupación o de necesidad y después, Me rechazáis nuevamente.

 

Os reprendo, porque un Padre que ama, reprende a los hijos que ama. Quiero vuestra salvación, pero vosotros, no la deseáis. Queréis tener una vida tranquila, que se os respete, que se os ame y vosotros no dais nada de eso. No hay paz en vuestro corazón, porque la paz solamente puede venir a vosotros si Me tenéis a Mí en él. Queréis que se os trate con Virtud y vosotros producís puro vicio.

 

Y todo esto sucede, Mis pequeños, porque no hay Sabiduría en vuestra vida, no os detenéis un momento en vuestra vida y ponéis sobre la mesa vuestra realidad, lo bueno y lo malo; pero no sois honestos con vosotros mismos. Queréis ver nada más lo bueno que hacéis, que, ciertamente, es muy poco y queréis esconder lo malo, para que no se os avergüence ante los demás.

 

Vuestro Juicio será personal, os presentaréis ante Mí, vuestro Dios y Creador, ciertamente, os amo, pero también Soy Justo y le daré a cada alma lo que hizo, lo que ella misma creó para sí misma. Lo que hicisteis para los demás, será vuestro juez y, especialmente, lo que hicisteis para Mí, porque teníais una misión cada uno de vosotros y de acuerdo a como la llevasteis a cabo, tendréis mérito o castigo.

 

Vosotros habéis sido autores de vuestro destino, Yo, solamente, os haré ver vuestros aciertos y vuestros fracasos, o sea, vuestro mal y vuestro bien, vosotros mismos os juzgaréis ante Mi Presencia. Si os veis con capacidades de entrar al Reino de los Cielos, ciertamente, antes tendréis que ser purificados, os iréis a la derecha, pero, si no alcanzáis los méritos para vivir eternamente Conmigo, os iréis a la izquierda, al Fuego Eterno, vosotros mismos, os repito, os juzgaréis.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Benditas y alabadas sean estas almas que Me escogieron a Mí, que estando en la obscuridad en la que se vive ahora, tuvisteis Fe, sabíais que Yo era esa Luz que encontraríais en algún momento, del final de vuestra existencia y Me encontraréis, Me gozaréis y, de Mí, nunca, nunca os separaréis.

 

Hijitos Míos, satanás os acecha continuamente y, especialmente, cuando os ve creciendo en Virtud y en amor. Su reino en esta Tierra, es de maldad, de muerte, de destrucción, va en contra de todo lo que es Mío, va en contra de todo aquello que os lleve a encontrarMe y crecer en amor, en Virtudes, en ejemplo santo. Satanás ataca a aquellas almas que están buscando la santidad de vida y esto significa, que llevan una vida en Mí, que están buscando su perfección.

 

Todos vosotros fuisteis creados para llegar a un grado de perfección, el cual, os da la santidad. Ser santos es vuestra obligación, Mis pequeños, no es solamente para algunos, ser santos significa estar unidos íntimamente a Mí. Aquella alma que no está unida a Mí, no puede ser un alma santa, buena, limpia, pura, un alma que no es santa, está sucia por el pecado. No puede entrar al Reino de los Cielos, ningún alma que esté sucia, que no haya buscado la perfección.

 

Yo os di diez Mandamientos, Diez Mandamientos que os ayudarían a llevaros a la perfección. Ciertamente, en vuestro estado, es difícil, porque vivís en un medio difícil, que es el reino de satanás, pero contáis Conmigo, con vuestro Dios, contáis con el Ejemplo de Mi Hijo, y lo tenéis en las Sagradas Escrituras. Tenéis el Amor, Inmenso, Infinito, de Mi Hija, La Siempre Virgen María, tenéis la ayuda de los Santos Ángeles y de los santos, no estáis solos y no tenéis pretexto para no crecer espiritualmente, el único pretexto, es vuestra flojera, vuestra indolencia y la maldad que sí habéis permitido entrar en vuestro corazón.

 

Yo conozco a las almas que están buscando su perfección y las ayudo. Se han rebelado contra el Mundo, se han rebelado contra satanás y Me han escogido a Mí, vuestro Dios, para alcanzar su santidad de vida.

 

Ciertamente, las almas santas o las que están buscando su santidad, sufren mucho, sufren mucho más que aquellas que ya se dejaron llevar por el Mundo. Sufren, primeramente, porque tienen que negarse a sí mismas, tienen que negar sus gustos que, en la gran mayoría de los casos, vuestros gustos no os están llevando a la santidad de vida. Sufren, porque son atacadas estas almas, por aquellos que las rodean; no las comprenden y las toman como almas inservibles, porque no están con el Mundo, las hacen a un lado, las desprecian, no quieren su compañía. Las ataca satanás, porque está viendo, en estas almas, su crecimiento espiritual y eso puede hacer que le quiten muchas almas que ya las tiene consigo; las ataca, fuertemente, para que desistan de su idea de santidad, de perfección. Son almas que ya han entrado en Mi Corazón y, en su dolor, Mi Hijo las acompaña, porque Él sufrió todo esto entre los hombres. Son almas Crísticas, son almas salvadoras, son almas sufrientes, pero que dan mucho fruto. Tendrán dolor y penas en el Mundo, pero cuando lleguen a Mí, la que fue una puerta angosta, inmediatamente, se volverá una entrada inmensa, maravillosa, bellísima. La Paz la invadirá, Mi Amor la llenará, la Luz la purificará y Mi Santidad, será de ella. Compartirá Mi Amor y Mi Reino, vivirá lo que persiguió gozar, encontrará lo que intuía su corazón y, el estar Conmigo, será su meta alcanzada.

 

Ese es Mi Regalo, Mis pequeños, para las almas que buscaron estar Conmigo, que sufrieron en la Tierra, por dar Mi Ejemplo Divino. Todos vosotros estáis invitados a este Regalo, Mis pequeños, pero son tan pocos los que lo comprenden y lo siguen. Benditas y alabadas sean estas almas que Me escogieron a Mí, que estando en la obscuridad en la que se vive ahora, tuvisteis Fe, sabíais que Yo era esa Luz que encontraríais en algún momento, del final de vuestra existencia y Me encontraréis, Me gozaréis y, de Mí, nunca, nunca os separaréis.

Gracias, Mis pequeños.

 

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Venid, venid vosotros, los que Me habéis escogido, los que Me habéis amado, los que amáis a vuestros hermanos, porque Yo estoy en ellos. Fuisteis sabios al escoger el buen camino y éste os llevará a un final feliz; para algunos, a iniciar un Nuevo Mundo, para otros, llegar a su Hogar Eterno.

 

Hijitos Míos, todo será renovado, la maldad será encadenada, todo lo que veis ahora, que está afectado por el pecado, será renovado, y Mi Luz invadirá todo lo Creado, y lo veréis tal cual fue Creado; lo que ahora veis sucio, malo, cambiará a bello y bueno.

 

Todo fue Creado para el Bien del hombre, para vuestra subsistencia y así será, y vosotros cuidaréis lo Creado y el Amor que deis a lo Creado se volverá a vosotros y a los vuestros.

 

Os he dicho que el Amor es dinámico y es reciproco, cuidaréis de lo que Yo os di para que os cuide. Las estaciones ya no se volverán contra vosotros. Todo lo que ahora os ataca, cambiará, será bueno.

 

Todo fue Creado para que vosotros gozarais, desde lo más pequeñito, hasta lo más grande. Los vientos, los mares, la misma Tierra ya no os atacará, el fuego tampoco os hará daño.

 

Yo puse Amor en todo lo Creado y el Amor respeta, el Amor cuida, el Amor os ayuda a crecer.

 

En estos momentos, en vuestro Mundo, estáis viendo y viviendo lo que satanás hizo con todo lo Creado. Las estaciones se han vuelto contra vosotros, los calores os hacen sufrir, los fríos os enferman, el agua destroza pueblos y ciudades; mata lo que os debiera dar vida. Los animales os atacan, todo se ha vuelto en contra vuestra, porque satanás así lo ha provocado.

 

El hombre fue creado en el último momento de la Creación, porque fuisteis escogidos para ser los reyes de la Creación, con capacidades para cuidar y entender lo que Yo os di para vuestro bien, pero satanás lo volvió todo contra vosotros, porque el hombre se volvió contra Mí, al traicionar Mi Amor, al traicionar Mis Ordenes Divinas.

 

Esto es lo que os ha traído satanás, muerte, destrucción, ataque de todo lo creado contra vosotros que, de ser los reyes de la Creación, en un Principio, ahora sois esclavos. Habéis caído hasta lo más bajo, no cuidáis la Creación, no la cuidasteis, es más, la atacasteis y ahora, se ha vuelto contra vosotros.

 

Os he profetizado que, en este tiempo, el fuego consumirá todo aquello que no servirá para el Nuevo Mundo. El agua, hizo su parte en el Diluvio, ahora el fuego hará su parte en esta Purificación, que dará pie para una nueva generación, renovada, santificada.

 

Todas las almas creadas habéis tenido la oportunidad de crecer y santificaros, de volver a tomar vuestra posición de reyes de la Creación, cuidando de todo lo creado, pero os aliasteis a satanás e hicisteis todo lo contrario que Yo les pedí a vuestros Primeros Padres.

 

El fuego destruirá a todos aquellos y a todo aquello, afectado por satanás, no quisisteis luchar contra su maldad y, es más, le dejasteis crecer, le apoyasteis y, de ser, en el Principio, una pequeña víbora, ahora es un monstruo inmenso, que ya no podéis controlar.

 

Os prometí estar siempre con vosotros para ayudaros, pero no Me invocasteis, no pedisteis Mi ayuda, vuestra soberbia os hizo sentir poderosos y, con lo que ahora viviréis, os daréis cuenta de que no sois nada si no estáis Conmigo. Vuestra soberbia os llevará al dolor, a la desesperación y a blasfemar Mi Santo Nombre; pocos, muy pocos, reaccionarán y pedirán perdón y ésas almas se salvarán.

 

Generación tonta, cruel, mala, porque os aliasteis con satanás, preferisteis seguirle y seguir sus mentiras y ahora estáis viviendo el resultado, os engañó y sufriréis por haberle creído.

 

Tuvisteis a Mi Hijo entre los hombres, el Amor vivió entre los hombres y Lo despreciasteis y Lo seguís despreciando. Pocos Le habéis dado cabida en vuestro corazón, os salvaréis y gozaréis los Nuevos Tiempos. Mi Justicia Divina caerá sobre aquellos necios, que, pudiendo haber tenido todo, que es Mi Presencia Divina en vosotros, preferisteis la nada de satanás, porque maldad buscasteis y la maldad os condenará, os burlasteis de aquellos que Me buscaron durante su vida y os daréis cuenta de ello, ya tarde, cuando la condenación os llegue en vuestro Juicio Particular.

 

El Bien triunfa, el Bien goza, su sufrimiento se vuelve alegría, la Paz estará en su Gloria Eterna. ¡Cuánto Amor ha desperdiciado el hombre! Yo, que Soy Todo Amor, y no pudo hacer su parte en tantos corazones, en tantas almas, porque Me despreciaron, no fueron lo suficientemente sabios y tener una visión de futuro para haberMe arropado, para haberMe cuidado. Prefirieron la maldad que les produjo un bienestar efímero.

 

Aquellos que prefirieron estar Conmigo, tendrán gozo eterno. Muchos, muchos fueron los llamados y pocos los escogidos. Tuvisteis Mis Palabras Sabias al alcance de todos vosotros, pero, para los malos, Mis Palabras se las llevó el viento, no vieron más allá, no vieron su futuro eterno, vieron el momento y quisieron gozar el momento, eso es lo único que tendrán, un momento efímero de gozo y un dolor eterno.

 

Os amo, os amo a todos, porque sois Mis hijos, fuisteis Creados en el Amor, pero no todos respondisteis a Él.

 

Venid, venid vosotros, los que Me habéis escogido, los que Me habéis amado, los que amáis a vuestros hermanos, porque Yo estoy en ellos. Fuisteis sabios al escoger el buen camino y éste os llevará a un final feliz; para algunos, a iniciar un Nuevo Mundo, para otros, llegar a su Hogar Eterno.

 

Las almas sabias Me escogieron a Mí, vuestro Dios y Yo, no las he decepcionado. Mis Regalos Infinitos están con vosotros, sois Míos y Yo Soy vuestro Dios y vuestro Padre.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >