lunes, 25 de septiembre de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 4 invitados en línea
Ago 08_17 Si quedara aunque fuera una sola persona que Me llevara en su corazón, la Iglesia persiste PDF Imprimir E-Mail

Rosario vespertino-MENSAJE ÚNICO.

 

 

====================

Mensaje de Dios Padre a J. V.

====================

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Los momentos que estáis viviendo, son dramáticos, hablando en lo espiritual, estáis a momentos en que pasarán cosas tremendas y, si no estáis preparados, podréis morir eternamente.

 

Yo Soy vuestro Dios y Padre de todo lo creado, visible e invisible. Yo os creé a cada uno de vosotros. Yo, vuestro Dios, he hecho todo perfecto, pero satanás se ha encargado de ir destruyendo esa Perfección, tanto de Mi Creación como de vuestra actuación.

 

Os he enviado a Mi Hijo, para que vosotros os dierais cuenta lo que es la Perfección, lo que es el Amor Perfecto, Santo, lo que es la Donación Perfecta y Santa, con Mi Hijo Jesucristo.

 

Ciertamente, Él, en algún momento, pidió que el Cáliz fuera apartado de Él, o sea, el Sufrimiento que iba a tener, pero, aceptó, inmediatamente, lo que vendría y, eso, no lo entendéis, Mis pequeños, perfectamente, porque Él, estaba pidiendo que el Dolor fuera apartado de Él. Ciertamente, Él no necesitaba el Dolor para ser purificado, puesto que es Dios, pero era para que vosotros entendierais que vosotros sí necesitáis el dolor para ser purificados.

 

En general, el dolor no es aceptado por vosotros, porque os daña, porque vosotros no podéis vivir con algo que os quita vuestro estado de alegría, de vivencia normal, y rechazáis el dolor.

 

El dolor siempre es purificador, ya os lo he dicho y lo necesitáis, Mis pequeños, necesitáis del dolor para poder llegar a Mí eternamente. Vosotros rechazáis el dolor, creyendo que no lo necesitáis o simplemente, porque os molesta, pero Mi Hijo lo aceptó por el bien de vosotros y, como os dijo alguna vez Mi Hijo, en este momento de la humanidad, debéis ahora quitarLe el Dolor a Mi Hijo que Él tomó por vuestra salvación, cuando aceptó todo lo que Le hicieron Sus verdugos.

 

En el momento en que vosotros tomáis la parte que está dañando a Mi Hijo, Le estáis quitando el peso de la Cruz, Le estáis quitando Dolor de los latigazos, Le estáis quitando Dolor en Su Corazón, cuando escuchó la voz de aquellos que, días, meses o años antes, habían recibido Bendiciones y Gracias inmensas de Mi Hijo, pero ahora gritaban cruelmente, “crucifícaLe” y Le lanzaban piedras, lodo, todo lo que podían, Al que, poco tiempo antes, Les había dado Gracias y Bendiciones inmensas.

 

El Amor, siempre os va a llevar hacia el Bien. Vosotros debéis aceptar lo que venga a vuestra vida, nada sucede por casualidad, os lo he dicho. Todo lo que vosotros recibáis, aunque sea dolor, os llevará a un bien si vosotros lo aceptáis de corazón y, sobre todo, tomándolo para vuestra propia purificación, como Mi Hijo aceptó el Dolor que Le vendría momentos después de que fue tomado esa noche, en el Huerto de los Olivos.

 

Mis pequeños, vosotros sólo veis Dolor en esos momentos, a partir de Su aprehensión, en el Huerto de los Olivos, pero no habéis visto o no pensáis en la otra realidad, ésos días fueron un derrame inmenso de Amor del Cielo, hacia vosotros, fueron los momentos de vuestra salvación.

 

Ese Dolor de Mi Hijo, que Él aceptó, porque Yo se Lo pedí, para bien de vosotros, os iba a abrir, nuevamente, las Puertas del Reino de los Cielos que se habían cerrado por el Pecado de vuestros Primeros Padres. Vosotros veis Dolor, los que están Conmigo, ven Gloria, ven Bendición, ven un Amor Inmenso, que os iba a devolver, nuevamente, vuestro lugar en el Reino de los Cielos.

 

En eso no pensáis, Mis pequeños, y se dio por todos vosotros. ¿Os dais cuenta, cómo el dolor trae Bendición, trae Gracias inmensas? Trae una nueva vida, que es la que tenéis vosotros, al momento en que morís, morís al Mundo, y empezáis una nueva vida en el Reino de los Cielos y, todo eso se logra, Mis pequeños, con la aceptación de lo que Yo permita en vuestra existencia.

 

Son pocas, muy pocas las almas que mueren sin dolor y, estas son almas que, generalmente, a lo largo de vuestra existencia, ya han sufrido mucho y han reparado, no solamente, por sus faltas personales sino que, también, han reparado por las de otros y aún, por las que vosotros Me causáis a Mí, vuestro Dios, en Mi Santísima Trinidad.

 

El dolor no os puedo decir que sea hermoso, pero, sí, lo que va a producir, cuando lo aceptáis. Vosotros no lo valoráis en lo espiritual, vosotros, simplemente, lo vivís en lo humano, porque os está produciendo una incapacidad, para que vosotros viváis alegres y sin problema; pero si lo pasáis al plano de lo espiritual y os dais cuenta de lo que el dolor, aceptado, va a producir en vosotros y en el bien de muchos de vuestros hermanos, entonces, os alegraría. Si Yo os permitiera ver, que hay almas que salen del Purgatorio cuando vosotros aceptáis y ofrecéis vuestro dolor, junto con los de Mi Hijo Jesucristo, os alegrarías inmensamente. Entonces, aceptaríais más fácilmente los dolores, molestias, ataques que llegan a vuestra vida, porque estáis Conmigo. Pero, todo, también, queda en plano de la Fe, y esto es más valioso, Mis pequeños, creer en Mis Palabras, creer en lo que no habéis visto, pero, que, aceptáis lo que Yo os digo y que está, realmente, produciendo un bien. Un bien en vuestra alma y un bien en aquellos hermanos vuestros, que necesitan un cambio espiritual fuerte, para poderse salvar eternamente.

 

Hay tantas, tantas almas, alrededor del Mundo y en el Universo entero, que necesitan de vuestra donación, que necesitan de vuestro amor, que necesitan de vuestra intercesión. Sois pequeñitos, pero vuestro amor es valiosísimo, porque ya no es vuestro amor el que tenéis en vuestro corazón, es Mi Amor el que está trabajando en vuestro corazón, y esto, tampoco lo meditáis, Mis pequeños, y es una realidad.

 

Cuando vosotros os acercáis a Mí, cuando vosotros empezáis a vivirMe, a Mí, en vuestro corazón, cuando vosotros aceptáis lo que sucede en vuestra vida y aceptáis que sea Mi Voluntad, moviendo vuestro ser, en ese momento es Mi Amor el que está actuando en vosotros. Os he dicho que, con Mi Amor, vosotros podéis producir milagros inmensos y eso es lo que se necesita en la humanidad entera y en el Universo entero, esa actuación de Mi Corazón, de Mi Amor en vosotros. Os lo pido, Mis pequeños, conocéis Mi Corazón, Mi Amor, que ya habita en vosotros, para que vosotros podáis salvar a infinidad de almas.

 

Hay tantas almas que viven en el error, hay tantas almas que viven en el pecado, hay tantas almas que necesitan regresar, como el Hijo Pródigo, a la Casa Paterna, a donde se vive el Amor, pero no saben cómo. Se sienten en un callejón sin salida por tanto pecado que tienen, y que creen que no pueden salir de ese pecado. No saben o no se les ha explicado, que Yo perdono todo, siempre y cuando, regreséis a Mí, arrepentidos, y que vayáis con un ministro Mío, un sacerdote, para que perdone vuestros pecados y, de esta forma, el alma regresa a Mí. Yo perdono todo, Mis pequeños, siempre y cuando, vosotros, arrepentidos, pidáis ese perdón a un sacerdote.

 

Os habéis separado mucho, Mis pequeños, de lo que es la raíz, la que os enseña la vida espiritual, y que es la Iglesia. Satanás, la está atacando de una forma muy fuerte y vosotros, muchos de vosotros, os habéis separado de ella, porque satanás, utilizando a la misma gente, a vuestros mismos hermanos, os hacen creer, con mentiras, que la Gracia, Mi Gracia, ya no existe en la Iglesia y, estáis en un error. Mi Hijo os lo dijo claramente, Mi Iglesia o sea, Mis Enseñanzas en ella, permanecerán hasta el fin del Mundo. Ataques, los ha tenido desde que fue creada y los seguirá teniendo, pero la Fe de vosotros, es la que mantendrá la vitalidad de la Iglesia. Aunque quede una sola alma sobre la Tierra o en el Universo entero, que crea en Mí, que Me ame y que acepte todo lo que se os ha enseñado a través Mío y a través de Mi Hijo, la Iglesia permanece. La Iglesia está en el corazón de cada uno de vosotros, la Iglesia no es un edificio construido, para tenerMe ahí Presente, Yo estoy Presente en el corazón de cada uno de vosotros y, como os dije, si quedara aunque fuera una sola persona que Me llevara en su corazón, la Iglesia persiste.

 

Mi Hijo os dijo: “amaos los unos a los otros” y satanás os está separando, satanás os ha ido separando a lo largo del tiempo. Daos cuenta de la manipulación de Mi enemigo y el vuestro, como os quiere separar de Mí, como os quiere separar del estado de Gracia, como os quiere separar, para que vosotros no entréis al Reino de los Cielos. Pero hay tantas, tantas almas que poco les importa todo lo que os digo y todo lo que quiero, para bien vuestro. Entended, Mis pequeños, que vosotros sois los que saldréis perdiendo de todo esto. El Reino de los Cielos es Mío y existe, es un Bien, es un regalo que Yo le hago a las almas buenas, a las almas que Me aman, a las almas que Me buscan, a las almas que quieren la perfección y, eso es, la santidad de vida.

 

Satanás, al perder su oportunidad de poder regresar al Reino de los Cielos, se ha encargado de iros engañando a cada uno de vosotros, para que no queráis regresar a donde pertenecéis, que es el Reino de los Cielos. Ya os he dicho que estáis cubiertos, ahora, de una obscuridad tremenda, que estáis viviendo en una mentira y vosotros, no os queréis dar cuenta porque no estáis buscándoMe, no estáis orando, no estáis viviendo Sacramentalmente, y si vosotros no Me buscáis, a pesar de que Yo sí os busco, no lograréis salir de esa mentira y podréis morir eternamente, si os llega la muerte y os toma en pecado mortal.

 

Mis pequeños, los momentos que estáis viviendo, son dramáticos. Hablando en lo espiritual, estáis a momentos en que pasarán cosas tremendas y, si no estáis preparados, podréis morir eternamente.

 

Hay tantas almas que necesitan de su conversión, que necesitan oración, para que puedan arrepentirse y regresar a Mí, pero no entendéis, por más que hago lo posible, para que vosotros queráis regresar a Mí. No queréis entender, y ahí está la prueba fehaciente de que satanás es poderoso en su mentira, os envuelve, os engaña, os da razonamientos tontos que vosotros aceptáis y eso os lleva a esa mentira que habéis aceptado en vuestra vida y que os está destruyendo.

 

El tiempo es corto, la purificación va a ser tremenda, muchas almas, muchas, muchas, morirán, ¿cuántas de ellas se podrán salvar?, ¿cuántas de ellas se perderán eternamente? Sois necios, no queréis entender que os estáis jugando vuestra vida o vuestra muerte eterna. Os amo, os amo infinitamente.

 

Entended, Mis pequeños, quiero que estéis Conmigo. Buscáis, humanamente, lo bueno, lo que os da placer, lo que os da paz, lo que os lleva al amor y, escogéis el mal, cuando Yo os puedo dar todo el Bien que el alma necesita.

 

Ahí es donde vuestra tontería os va a llevar a vuestra perdición eterna. Estáis escogiendo un mal camino, os lo vuelvo a repetir y ese error, de escoger el mal que os propone satanás, os está llevando a vuestra perdición eterna.

 

PedidLe a Mi Santo Espíritu que os ilumine y vosotros, los que estáis Conmigo, los que ya habéis entendido lo que está sucediendo a vuestro alrededor, orad intensamente, por vuestros hermanos, para que Mi Santo Espíritu les ilumine y puedan regresar al buen camino.

 

Que Mi Bendición de Padre amorosísimo, vuestro Creador, llegue a vosotros, os transfigure y regreséis a Mí.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >