lunes, 25 de septiembre de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home arrow Mensajes.......2017 arrow Agosto 2017 arrow Ago 22_17 La Fe es imprescindible en todo, y debéis pedírMela para que se vaya acrecentando.
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 7 invitados en línea
Ago 22_17 La Fe es imprescindible en todo, y debéis pedírMela para que se vaya acrecentando. PDF Imprimir E-Mail

Rosario vespertino-MENSAJE ÚNICO.

 

 

 

===================

Mensaje de Dios Padre a J. V.

===================

 

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Claro que escucho vuestras oraciones, vuestros ruegos, vuestras palabras de intercesión por vuestros hermanos necesitados, pero sois uno en multitudes. Uníos todos, Mis pequeños, lo necesitaréis, para vencer a satanás, no podéis seguir actuando cada quien por vuestra propia cuenta.

 

Gracias, hijitos Míos, por pedirMe Mi Presencia aquí, con vosotros. Yo siempre os escucho, siempre escucho a Mis hijos, pero no todos tienen esa confianza que vosotros habéis aprendido a tener. Muchos de Mis hijos, muchos, Me tienen olvidado, no quieren saber de Mí, no Me llaman, salvo para aquellas veces, cuando están tan necesitados, que acuden a Mí, pero más por interés que por amor o por fraternidad, aceptándoMe como Padre, el que os voy a ayudar, porque los padres siempre están atentos a las necesidades de los hijos.

 

Vuestro amor, aunque pequeñito, es muy grande para Mí, Mis pequeños. Estoy Yo, como el suelo del desierto, necesitado de una gota de agua y, tan pronto cae, la absorbe totalmente.

 

Así estoy Yo, absorbiendo, totalmente, las oraciones de todos vosotros, los que Me llamáis y que Me amáis. Me decís, algunos, que imploráis Mi Santo Nombre, como os dije, por necesidades particulares. Otros, porque, realmente, Me aman y quieren solamente hablar Conmigo. Esta es la oración que más aprecio, porque no hay una necesidad mundana por la cual Me estáis buscando, sino es, simplemente, por amor.

 

Eso es lo que Yo quiero de vosotros, la simplicidad, con la que habla un hijo con su padre y un padre con su hijo. Yo no necesito oraciones rebuscadas o palabras especiales para que os dirijáis a Mí y que, muchas veces, por buscar ese tipo de palabras, os alejáis más que acercaros a Mí.

 

Siendo Quien Soy, el Creador de todo cuanto existe y que, también, Soy vuestro Padre, Me gusta la sencillez, Me gusta la simplicidad, Me gusta que seáis pequeñitos y que habléis con palabras sencillas, pero salidas de vuestro corazón para dirigiros a Mí, vuestro Dios.

 

Mucho mal hay en este Mundo y, generalmente, Me buscáis porque este mal os daña. Siempre os estoy protegiendo de los ataques de satanás, pero, éstos, se van acrecentando en la misma proporción en que vosotros os vais alejando de Mí. Si estáis Conmigo, si estos coloquios que busco con vosotros, son cotidianos, no tenéis por qué, buscarMe con palabras especiales, vuestra simplicidad Me basta, porque Me estáis buscando, porque queréis contar con Mi Presencia en todo momento, y eso es algo muy bello de parte vuestra.

 

Los que Me buscan por interés, ciertamente, Me están dando Mi lugar de Padre y de Dios Todopoderoso, que, ciertamente, todo lo puedo, pero no puedo obligaros a amarMe como Yo quisiera que Me amarais.

 

Aquellos que Me hablan en la sencillez, es muy bello y lo aprecio mucho, porque Me hablan en esa sencillez, con ese amor de hijos pequeñitos, que desean tenerMe, que desean estar Conmigo en todo momento, que Me buscan, como Yo os busco, en la simplicidad para preguntaros ¿cómo estáis?, ¿cómo vivís?, ¿Qué Me tenéis de nuevo en vuestra vida? Ciertamente, todo lo sé, pero quiero escucharos de vosotros. Ese es el coloquio que Yo necesito, porque os acerca a Mí.

 

Somos Familia, Mis pequeños y eso ha tratado satanás de evitar, que Yo haga Familia con vosotros, os ha ido separando de Mí, os ha ido separando de la vida religiosa, os ha ido separando de la vida de los Sacramentos porque, todo eso, es Alimento para el alma.

 

Como os he explicado, si el alma vive en pecado y, sobre todo, en pecado grave, Yo no puedo acercarMe a esa alma, porque le habéis dado el lugar que Me pertenece en vuestro corazón, al enemigo. Tenéis que sacar, primero, al enemigo de vuestro corazón, para que Yo pueda estar contento en él y podaMos vivir unidos Uno con el otro, amándoNos y viviendo continuamente, ese coloquio de amor. Os repito tanto esto, Mis pequeños, porque para Mí, es algo grande, porque estáis actuando en Fe y la Fe, hace milagros.

 

La Fe os da una característica extra porque, a pesar que no Me veis, sabéis que Existo y que estoy en vuestro corazón, si Me lo permitís. Aquellos que han aprendido a aceptarMe en la Fe, vivirMe en la Fe, Me hacen muy feliz, Mis pequeños.

 

Cuando estéis en el Reino de los Cielos, Me veréis tal cual Soy, gozaréis Mi Presencia en extremo, porque Me estaréis viviendo plenamente, pero, mientras estáis en la Tierra, cumpliendo vuestra misión, vivís por la Fe, y eso os da una posición más alta en Mi Corazón y estaréis, también, en una posición alta en el Reino de los Cielos, porque así os lo dijo Mi Hijo. La Fe es imprescindible en todo, hijo Mío, y debéis pedírMela para que se vaya acrecentando. Un alma sin Fe, es un alma vacía, la Fe lo hace todo, pedídMela para vosotros y también, para todos los vuestros, a los que conocéis y a los que no conocéis. Todos vosotros sois Mis hijos y, por lo tanto, hermanos, sois familia y os debéis cuidar los unos a los otros.

 

Ciertamente, hay almas descarriadas en las familias y las debéis ayudar, eso es vivir el amor. Esa es otra faceta que, también, Me hace feliz de parte vuestra. Ciertamente, cuando primeramente, Me buscáis para amarMe y empezáis con la oración, la oración va llevando a esa intimidad Conmigo. Vais creciendo en Fe y en Amor, vais viviendo ésos éxtasis de amor Conmigo, pero, luego, ellos os llevarán a servir a vuestros hermanos.

 

Así vivía Mi Hijo, cuando estuvo en la Tierra con vuestros hermanos, en aquél tiempo Se mantenía horas y horas en oración Conmigo pero, luego, todo ese Amor, todo lo que Él tenía, lo transmitía, y son las Enseñanzas que os dejó.

 

Ciertamente, el Amor íntimo, el Amor místico es muy bello. Las almas que han llegado a ello, lo gozan inmensamente. Yo gozo a ésas almas, también, porque para alcanzar ese momento, se llega, precisamente, por buscarMe, por amarMe, por soportar muchos ataques a vuestro alrededor, porque no os entienden vuestros hermanos.

 

Yo gozo vuestras pláticas, vosotros gozáis con Mis Consejos y Mis Palabras Divinas, y luego, Yo Mismo os envío a la predicación, a vivir con vuestros hermanos todo lo que os enseño.

 

Os he dicho que el Amor es dinámico y éstas almas místicas, están llenas de Mi Amor, y tienen que transmitir este Amor a vuestros hermanos, para que ellas les hagan vivir, con su predicación, la vida íntima que ellas, también, deben tener Conmigo y les hagan ver que Yo Soy un Dios Vivo; un Dios que habla con Su pueblo; un Dios que os ama; un Dios Presente; un Dios que os ayuda en lo que necesitáis; un Dios que os haga crecer en Virtudes y en Amor; un Dios que busca vuestra perfección, empezando aquí en la Tierra, para que luego, a vuestro paso al Reino de los Cielos sea fácil y lo gocéis inmensamente.

 

Cuando vosotros ya os volvéis almas misioneras, almas como Mi Hijo, que van llevando Mi Palabra, que van llevando Mi Ejemplo, que van ayudando a sus hermanos necesitados de Fe y muchas otras tantas cosas, estas almas, Me dan también, un gusto inmenso. Yo necesito de estas almas, el Mundo necesita de estas almas que vayan transmitiendo amor y paz a todos los pueblos de la Tierra. Que vayan llevando Mi Amor a todos los hombres y que se les invite a entrar al Reino de los Cielos.

 

Estas almas misioneras, tienen acceso a los Dones del Espíritu Santo, llevan Su Guía amorosa, Su Sabiduría, Sus Palabras de aliento y de crecimiento, llevan Mi Presencia a los hombres.

 

Os he dicho que estáis rodeados, ya de obscuridad, de tinieblas, de maldad, de error y mentira y, cuando aparece entre los hombres, un alma llena de Mí, llena de Mi Amor, de Mi Sabiduría, de Mi Presencia, estas almas empiezan a disipar las tinieblas que os rodean y van produciendo Luz. El Mundo necesita de estas almas, para que le devuelvan la Luz que habéis perdido por vuestro alejamiento de Mí, vuestro Dios, y por vivir en el pecado y la maldad.

 

Ese es el resultado de vivir en el pecado, al haberle abierto vuestro corazón a satanás, todo se vuelve tinieblas, todo se vuelve obscuridad y error, mentira, muerte. No vivís en paz, no vivís en alegría santa, no vivís como verdaderos hermanos, que debéis ser todos vosotros.

 

Vivís cuidándoos los unos de los otros, procurando no acercaros a vuestros hermanos, porque dudáis de ellos, dudáis de que sean hombres de bien, dudáis de que os respeten, de que os cuiden, de que os amen, y eso, es lo que ha logrado satanás en estos tiempos, la separación. Ya no confiáis los unos en los otros, os mantenéis desunidos.

 

Ved, cómo, satanás os ha llevado a tanto error. Primero, os ha separado de Mí, vuestro Creador y, después, de todos los que os rodean. Sois almas aisladas y ¿qué es lo que causa todo esto, Mis pequeños?, ¿cuál es la finalidad de satanás al causar todo esto?, es evitar la unión, la unión que os va a dar la fuerza en la oración para acabar con su poder.

 

Os voy diciendo todo esto, Mis pequeños, para que vayáis aprendiendo cómo satanás os va atacando y cuáles son sus manipulaciones para que él se defienda de vuestras oraciones, de vuestra vida de piedad y de amor. Si os separa, primeramente, de Mí y si os separa de todos vosotros como hermanos, no tenéis fuerza con qué combatirlo.

 

Al momento en que vosotros os unís, primeramente, a Mí, en Mi Santísima Trinidad, que os unís Mi Hija, la Siempre Virgen María, al Señor San José, al Cielo entero, en ese momento, la oración, que os unifica, le va quitando a él fuerza y esto es una realidad, Mis pequeños, una realidad, a la cual, no está él permitiendo que lleguéis, porque, con engaños, con mentiras, no os deja ver esta realidad que le duele, que le quita poder, una realidad, en la cual, vosotros lo podéis aplastar.

 

La unión, la unión en Mi Amor, os va a dar la fuerza para vencerlo. Debéis uniros, Mis pequeños, os repito, sois familia, Soy vuestro Padre, vosotros, Mis hijos, os debéis unir en oración, os debéis mantener en estado de Gracia, debéis de evitar sus mentiras para que no os siga separando. Él os manipula con mentiras, cuando, vosotros, tenéis realmente, la Verdad Absoluta en las Sagradas Escrituras. Todo lo que se os enseñe que sea diferente a lo que Yo os he dado, a lo que Mi Hijo os enseñó, no viene de Mí y os quita fuerza a vosotros.

 

También, vosotros, necesitáis de Mí y de vuestros hermanos, para poder luchar contra vuestro enemigo eterno, que es satanás. Si vosotros no os unís en oración, con vuestros hermanos de la Tierra, del Cielo, del Universo entero, en lo individual, prácticamente, no hacéis nada.

 

Claro que escucho vuestras oraciones, vuestros ruegos, vuestras palabras de intercesión por vuestros hermanos necesitados, pero sois uno en multitudes. Uníos todos, Mis pequeños, lo necesitaréis, para vencer a satanás, no podéis seguir actuando cada quien por vuestra propia cuenta. Os debéis unir, porque os conviene, porque lo necesitáis, porque, si no, no vais a adquirir la fuerza que necesitaréis contra vuestro peor enemigo, que es satanás.

 

Dejad que Mi Santo Espíritu os vaya indicando el camino, os vaya llevando hacia la perfección y, de esta forma, podáis vencer al que os quitó el Reino de los Cielos. Mi Hijo recuperó el Reino de los Cielos para vosotros, abrió, nuevamente, las Puertas del Cielo, para que pudierais entrar, pero si no vivís unidos a Mí, si no vivís unidos a vuestros hermanos, se os va a hacer más difícil que el mal deje de atacaros y, además se os hará más difícil entrar al Reino de los Cielos, porque, estos son tiempos en que satanás os atacará con todo su poder, es un poder tremendo y, vosotros, no podréis luchar solos contra él, solamente, si os unís a Mí y os unís como hermanos, sólo así, lo podréis vencer.

 

Os he dicho esto tantas veces, Mis pequeños, pero no entendéis. Vosotros no conocéis la vida espiritual, lo que está escondido todavía a vuestros ojos y a vuestras pobres potencias espirituales, Yo Soy vuestro Dios y conozco, perfectamente, todo lo que está sucediendo a vuestro alrededor. Si vosotros no Me entendéis si no hacéis caso de lo que os estoy diciendo, para vuestro bien, seréis vencidos; satanás os atacará con todas sus fuerzas y lo está haciendo ya, lo estáis viviendo y estáis viviendo cómo vuestra espiritualidad, las buenas costumbres, el amor entre los hombres, Mi Presencia en el corazón de los hombres, va decayendo.

 

Tenéis que daros cuenta de todo esto y debéis ponerle ya, un hasta aquí. Yo, como Padre vuestro, tengo que ayudaros y explicaros todo esto que está sucediendo a vuestro alrededor, y es tremendo. Tenéis que entender la vida espiritual, la que no veis, pero que Yo os la estoy explicando. Os estoy previniendo, os estoy cuidando.

 

HacedMe caso ya, Mis pequeños, si no, acabaréis peor que Sodoma y Gomorra, que es a donde os quiere llevar satanás.

 

Las tinieblas os rodean, podéis ser Luz entre los hombres, tomad, ya, vuestra responsabilidad como hijos de Dios, como hijos Míos, Mis pequeños. Muchas almas se van a perder porque, no han querido entender la misión que tienen para estos tiempos: Misión de lucha, misión salvadora de almas, misión intercesora, para recuperarMe muchas almas que viven en el mal.

 

Entendedlo ya, Mis pequeños, pedidLe ayuda a Mi Santo Espíritu y a Mi Hija, la Siempre Virgen María, que son los que guiarán estos momentos de la historia espiritual, os estáis jugando vuestro futuro eterno, orad y amad.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >