martes, 20 de febrero de 2018    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home arrow Mensajes.......2018 arrow Enero 2018 arrow Ene 30_18 La oración, es la que os va a asegurar vuestro triunfo.
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
Mensajes.......2018
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 2 invitados en línea
Ene 30_18 La oración, es la que os va a asegurar vuestro triunfo. Imprimir E-Mail

Rosario vespertino- MENSAJE ÚNICO.

 

 

=============================

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a J. V.

=============================

 

 

 

Primer Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Sobre: La Fe y la oración os tienen que llevar a un abandono total, a una vida sin temores, a una vida, os lo voy a decir así, de niños.

 

Hijitos Míos, permitidMe insistiros en el valor de la oración. Se os ha dicho que tendréis que pasar lo mismo que Yo pasé, aquí en la Tierra, cuando estuve entre vosotros. Mis momentos de angustia, Mis momentos de abandono, Mis momentos de Dolor, Mi Muerte y Resurrección, todo esto se os vendrá, de alguna forma, como se os ha dicho, en medio de las catástrofes que tendréis cada quien, en lo particular, a nivel social y en vuestra propia patria.

 

Van a ser momentos de confusión, de dolor, de abandono, de soledad, de temor y ahí es donde entra la oración, Mis pequeños. Os he dicho que lo que estáis viendo alrededor vuestro, ahora, no lo veréis igual después, todo cambiará, especialmente, porque estáis acostumbrados a lo material, estáis acostumbrados a vivir de acuerdo a vuestra cultura y pensamientos, pero todo ha de cambiar y todo cambiará para vuestro bien. Estáis viendo que lo que estáis viviendo ahora, no os está dejando paz interior ni exterior, no os está dejando la vida, como decís, a gusto, hay muchos temores a vuestro alrededor.

 

Satanás os ha quitado esa paz interior y os cuidáis de todo, dudáis, os tratáis de proteger, cuando, realmente, no hay de cómo protegerse. Satanás os engaña, satanás os lleva a dudar de todo y de todos, no confiáis en vuestros hermanos y eso hace que vosotros mismos os separéis los unos de los otros y, vuelvo a insistir, van a ser esos momentos en donde la oración va a tener su tarea fuerte en vosotros pero, para esto, la Fe, la Fe en Nuestra Santísima Trinidad es imprescindible. Sin Fe, tampoco puede haber una oración real y profunda; sin Fe, difícilmente os podréis comunicar con Nosotros, porque no creéis, porque sentís que Nosotros no soMos necesarios para vuestra vida, ni en la material ni en la espiritual. La Fe y la oración os tienen que llevar a un abandono total, a una vida sin temores, a una vida, os lo voy a decir así, de niños.

 

Os lo he repetido muchas veces, que los niños no se preocupan por el qué va a suceder, ciertamente, tienen temores, pero no están preocupados por sus alimentos, o en dónde van a vivir, ellos confían en que, si están sus padres cerca de ellos, tienen todo. Ellos no necesitan una casa grande o una casa pequeña para sentirse abrigados y protegidos, ellos necesitan a sus padres, ellos lo son todo. Cuando el niño es pequeño, cuando el niño está confiado, plenamente, en el amor de los padres, podrá estar bajo un árbol, pero si están abrazados de sus padres, no necesitan más, podrán estar bajo tablas, un techo que medio los proteja, pero si están cobijados y junto a ellos sus padres, nada temen, no les falta nada.

 

¿Cuándo vais a entender, Mis pequeños, que esa es la actitud que debéis tener vosotros para con Nosotros?, la de un abandono total. Y al no hacerlo así, Nos molesta esa forma de actuar vuestra, porque quiere decir que no confiáis en Nosotros, en Nuestra Verdad, en Nuestras Promesas, en Nuestro Amor y eso, sí es doloroso para Nosotros como Dios, porque creéis que no os estamos cuidando, que no os veMos, que no veMos por vuestras necesidades particulares.

 

Nuevamente, es la falta de Fe, vuestra falta de Fe hacia Nosotros, lo que hace que vosotros no tengáis lo que necesitáis. La Fe, se os ha dicho, produce milagros, pero si vosotros no estáis viviendo en esa Fe absoluta, de un abandono tal que produzca el milagro, no lo obtendréis.

 

Los milagros se desarrollan en la Fe absoluta y en eso falláis inmensamente, Mis pequeños, y satanás lo sabe, por eso, se os dan estos Mensajes previos a la Purificación mundial, para que no os dejéis llevar por ésas dudas que os mete satanás en estos momentos difíciles, en estos momentos de tribulación, en donde vosotros debéis tomar una decisión como de niños, en donde Nos dejéis a Nosotros actuar para vuestro bien, si no, no podréis tener los milagros que se os han prometido.

 

Debéis entender, Mis pequeños, que satanás os quiere destruir y, ciertamente, es mucho más poderoso que vosotros; pero, en el momento de la prueba, de la tribulación, si vosotros os dejáis mover, plenamente, por Nuestra Voluntad, ya satanás no podrá hacer nada contra vuestro bien.

 

Os vaMos a guiar y os vaMos a llevar hacia el Bien que Nosotros, como protectores vuestros, necesitaMos de vuestras almas, de vuestro ser. Entended que sois Nuestros instrumentos, sin Nosotros, vosotros no valéis nada. Os necesitaMos, sois pequeñitos, no valéis nada, se os ha repetido tantas veces pero valéis, porque Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad, os estaMos tomando, os estaMos moviendo hacia un Bien que no podríais hacer vosotros, si Nosotros, no viviéraMos en vosotros.

 

Esto, ya en sí, es un Milagro, que Nosotros, siendo Dios os necesiteMos a vosotros, que no sois nada, para que el Bien triunfe. He ahí el Milagro, que tomeMos vuestra nada para lograr el Milagro de Amor que necesita esta humanidad y el Universo entero, para vencer a las fuerzas de satanás y esto va a ser indignante y humillante para satanás, ser vencido por vuestra nada, por vuestra pequeñez, unidos a Mi Madre, la Siempre Virgen María.

 

Son los momentos de Mi Madre, son los momentos, de vuestra pequeñez, los que van a hacer el cambio, los que van a lograr el triunfo contra ésas fuerzas de satanás, que las siente poderosas, que las siente invencibles y vuestra pequeñez, lo va a vencer, él, el soberbio, será humillado por vuestra pequeñez.

 

¿Os dais cuenta del valor tan grande que tenéis en estos momentos del gran cambio?

 

Os necesitaMos, Mis pequeños, pero, para eso, necesitáis dejaros mover por Nosotros, por Nuestra Divinidad, por Nuestro Poder Divino, para aplastar el poder de satanás que ha menguado inmensamente, por su pecado de soberbia.

 

Son momentos de oración, son momentos de entrar en vuestro corazón, para que os mantengáis en paz, para que os mantengáis escuchando Nuestra Sabiduría Divina, para que sepáis moveros por Nuestra Voluntad, para que hagáis lo correcto pero, si vosotros no confiáis en Nosotros, si no os dejáis mover por Nuestra Voluntad y por Nuestra Sabiduría y no tenéis esa paz que necesitaréis para poder pensar, tranquilamente, lo que debéis hacer y, sobre todo, saber escucharNos, para dejaros mover por Nosotros, no lograréis salir adelante.

 

Son momentos de cambio, momentos tremendos que, solamente, las almas escogidas, las almas que pidan ser movidas por Nuestra Voluntad, podrán salir adelante. Un alma desesperada, un alma nerviosa, que no sabe escuchar, está condenada a su fracaso, si no tenéis paz interior y en cambio, tenéis un desorden espiritual interior, sin oración, no lograréis salir adelante, porque no sabréis escuchar, no os dejaréis mover por Nuestra Voluntad.

 

Entended, Mis pequeños, que es Nuestro Amor el que os quiere llevar hacia el triunfo de vuestra misión. Es el Amor el que os va a dar vuestro premio final y será empezar un Nuevo Mundo con almas obedientes, con almas sanas y santas.

 

La oración, que es esa comunicación íntima, profunda, con Nosotros, es la que os va a asegurar vuestro triunfo.

 

Practicad, pues, Mis pequeños, pedid ayuda a Mi Santo Espíritu, a través del Discernimiento, para que sepáis escuchar Nuestra Voz, para que os dejéis mover por Nuestra Voluntad, para vuestro Bien, todo esto es para vuestro Bien, Mis pequeños, Nosotros, SoMos vuestro Dios, en Nuestra Santísima Trinidad y no necesitaMos de nada ni de nadie para Ser Perfectos.

 

Vosotros sois los que vais a salir ganando al estar con Nosotros. Fuisteis creados por Nosotros, para vuestro Bien. Nosotros SoMos los Creadores, vosotros sois los receptores de Nuestra Gracia, si vosotros queréis aceptarla o queréis negarla, no Nos quita nada ni Nos da nada de parte vuestra. Ciertamente, Nos da Dolor por vuestra desobediencia, por vuestra tontería. Nosotros SoMos Inmutables, SoMos el Todo y quereMos compartiros Nuestra Perfección, porque os amamos.

 

Sed, pues, dóciles a Nuestras peticiones, sed esos hijos obedientes, pequeños, que se dejan mover por sus padres, porque confían en ellos.

 

Todo lo que veáis a vuestro alrededor, que se caerá, que se destruirá, procurad que no haga cambiar vuestro interior. Manteneos en paz y en confianza plena, porque Nosotros estaMos observando todo lo que pasa y sabeMos, perfectamente, lo que sucederá y os estaMos cuidando, para que se dé en vosotros lo mejor, para que podáis empezar un Nuevo Mundo en perfección.

 

PedidLe a Mi Madre, la Siempre Virgen María, os acompañe en todo momento y os enseñe a orar, os enseñe a que vosotros sepáis dirigiros a Nosotros, en confianza plena.

 

Mi Amor queda en vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior