jueves, 27 de abril de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 2 invitados en línea
Ene 02_07 Cuando un año empieza, en lugar de acudir a Mí, acudís a adivinadores. PDF Imprimir E-Mail

Rosario.

Temas:

  • La frase “sed Tú en mí”, debiera de normar vuestra vida.
  • El mundo avanzaría a pasos agigantados. El Amor trae bendiciones extraordinarias.
  • Todavía tenéis tiempo, Mis pequeños, de reparar vuestro pasado, el pasado de vuestros hermanos.
  • Al tener el Amor tendréis la entrada a todas las capacidades humanas y espirituales que Yo creé para todos vosotros.
  • Cuando un año empieza, muchos, muchos de vosotros, en lugar de acudir a Mí, acudís a adivinadores.

Mensajes de Dios Padre a J. V.

Primer Misterio.
Habla Dios Padre,
Sobre: La frase “sed Tú en mí”, debiera de normar vuestra vida.

Hijitos Míos, la frase “sed Tú en mí”, debiera de normar vuestra vida y así aseguraríais, Mis pequeños, que estaríais actuando en verdad en amor y sobre todo, correctamente. Al Ser Yo en vosotros, Mis pequeños, estaríais seguros de que Mi Vida se estaría desarrollando nuevamente sobre la Tierra. Así como Juan el Bautista, inmediatamente aceptó ante aquellos que le estaban preguntando quién era, respondiendo que no era el Mesías, sino el Precursor, en vosotros ya no queda eso, Mis pequeños, no sois precursores, vuestra misión es ser Cristos, que eso es algo grande, tremendo, para el ser humano.

Mis pequeños, al Ser Yo en vosotros, Yo estaré nuevamente caminando sobre la Tierra a través de vosotros, estaré hablando a través de vosotros, estaré viviendo a través de vosotros, estaré dando el ejemplo a través de vosotros, nuevamente Yo estaré entre todos vosotros, Mis pequeños. Pensad en esto, meditad y veréis que vuestra posición en la Tierra es bellísima, grandísima, ciertamente es un compromiso grande Conmigo, con vuestro Dios, pero el tener nuevamente la humanidad entera a Cristos que estén caminando sobre ella, eso os traería infinidad de bendiciones, entonces el cambio se daría más fácil, porque ya estaríais viviendo el Cielo sobre la Tierra a través de vuestra vida, siendo Yo en vosotros.

Tratad pues de normar vuestra vida en ésta frase, Mis pequeños, para que el cambio que se tiene que dar por el bien de vosotros, por el bien del Cielo, se dé lo más pronto posible y así, midiendo vuestras palabras, midiendo toda vuestra acción humana, que no es siempre lo mejor, que tenéis muchos problemas con el pecado, de ésta forma, al detener vuestra humanidad, vuestra concupiscencia y dejando salir Gracia, Mi Gracia Infinita, es como podréis cambiar al mundo entero. No por vosotros, Mis pequeños, sino por en vosotros.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio.
Habla Dios Padre,
Sobre: El mundo avanzaría a pasos agigantados. El Amor trae bendiciones extraordinarias.

Hijitos Míos, los padres que tienen hijitos, van allanando el camino para ellos, van tratando de hacerles fácil la vida, les van ayudando a que no padezcan los mismos problemas o que caigan en los mismos errores que ellos han tenido durante su vida. Eso es lo que los padres amorosos hacen con los hijos, los van ayudando a crecer, para que su vida no sea accidentada como la de ellos.

Yo os he mandado a Mi Hijo, Mis pequeños, para que no padecierais lo que vuestros antepasados tuvieron. Vivir en la obscuridad, vivir en el error, en el pecado, apartados de Mis Leyes y de Mi Amor, sufriendo por los ataques de satanás porque vivían en la obscuridad. Viene Mi Hijo y os da la Luz y ésa Luz empieza a disipar las tinieblas de satanás, esto quiere decir, ir destruyendo la maldad, pero porque debierais vivir en la bondad y en la virtud, en el Amor.

Si vosotros, Mis pequeños, sabéis qué hacer en vuestra familia y esto es, allanar el camino de vuestros pequeños, también debierais hacerlo en lo espiritual y ahí, con más ahínco, porque vuestra vida realmente es espiritual. Allanar el camino con las Enseñanzas que os dio Mi Hijo, con el Amor que os mostró Mi Hijo, con ésa vida íntima que debierais vosotros tener para darla a vuestros hijos, allanar el camino, no solamente para vuestros hijos, sino para vuestros hermanos, hacer de éste mundo, que vive en la maldad, en el error, un mundo bello, un mundo santo, un mundo en el cual se alabe al Creador, al Dios que les dio vida, que Soy Yo, Mis pequeños. Yo os voy cuidando, os voy protegiendo, os voy haciendo grandes, pero vosotros queréis permanecer pequeños. Tratad pues, de olvidar todo aquello que os llevaba hacia la maldad, hacia la concupiscencia, olvidadlo y sacadlo de vuestra vida, quitad las cadenas que no permiten que vosotros seáis libres en el Amor.

Mis pequeños, si vosotros pudierais y quisierais hacer todo esto, es como el mundo avanzaría a pasos agigantados. El Amor trae bendiciones extraordinarias, Yo voy midiendo el desarrollo humano, no permito que tengáis demasiado, porque no sabríais hacer lo correcto con ello, todavía vuestra mente y vuestro corazón no se han desarrollado en el Amor. Si Yo os diera demasiado, vosotros utilizaríais todo ése conocimiento para el mal, como lo podéis ver a vuestro alrededor, que en lugar de utilizar todas ésas capacidades que le doy a los científicos para el bien, lo utilizan para el mal. Desgraciadamente tengo que ir midiendo vuestro desarrollo, porque vuestra parte importante, vuestra alma, no ha crecido a los niveles que debiera haber crecido, todavía el mal se está adueñando de la vida del hombre.

Si vosotros realmente queréis crecer a pasos agigantados, el Amor debe dominar vuestro ser, el Amor debe haceros crecer, el Amor os debe llevar hacia ésa unión total  Conmigo y al estar junto Conmigo entonces el camino será llano, será fácil de llevar en vuestra vida, no solamente para vosotros, sino para vuestros hermanos y de ésta forma, el mal ya no cabrá en vuestra vida, seréis puro bien para vuestros hermanos.

Tratad pues, Mis pequeños, de luchar contra la concupiscencia, contra la maldad, contra todo aquello negativo que detiene vuestro paso, vuestro crecimiento, vuestra unión Conmigo, entonces veréis lo que hace el Amor en vuestra vida, en la de vuestros hermanos y en la del mundo entero.
Gracias, Mis pequeños.

Tercer Misterio.
Habla Dios Padre,
Sobre: Todavía tenéis tiempo, Mis pequeños, de reparar vuestro pasado, el pasado de vuestros hermanos.

Hijitos Míos, la entrada de la maldad en éste mundo se dio porque vuestros Primeros Padres Me dieron la espalda. Primeramente fue una traición al Amor, segundo, la concupiscencia, la maldad, el buscar lo escondido, lo obscuro, eso trajo la maldad al mundo. Toda ésa maldad entró porque el hombre Me dio la espalda, porque quiso hacer “su” voluntad, ya no quiso ser parte de Mí, se apartó de Mi Corazón.

Mis pequeños, para encerrar ése mal, que se desató sobre el mundo, tiene que ser el Amor, la docilidad, el dejarse mover por Mi Voluntad lo que debe encadenar al mal y dejar que el  bien se dé entre vosotros.

Sí, Mis pequeños para que vosotros tengáis libertad en el Amor, debéis estar Conmigo, bajo Mi Voluntad. Yo no os voy a quitar la posibilidad de que vosotros os mováis libremente, tenéis el libre albedrío, vuestra persona es intocable, Yo no os puedo quitar la libertad, puesto que Yo os la di, pero al estar bajo Mi Voluntad, estaréis aceptando la Bondad y todos los bienes que Yo derramo sobre el alma y todo aquello que Yo os pongo a disposición para vuestra alma, para vuestro desarrollo espiritual tremendo y así vosotros tomáis lo que más os conviene para crecer y no como vuestro Primeros Padres, que despreciaron todo lo que tenían, todas las Gracias, las Virtudes, el Amor, lo hicieron a un lado en su vida y prefirieron vivir en la soberbia, en la maldad, dándoMe la espalda.

Vuestra docilidad a Mis indicaciones, como buenos hijos, como hijos obedientes, como hijos virtuosos, es lo que os va a asegurar que tengáis una vida plena sobre la Tierra, no solamente que la tengáis vosotros, sino que la deis a vuestros hermanos. La docilidad a Mi Voluntad, os va a llevar a la perfección. Muchos os tratarán de engañar, diciendo que viviréis esclavizados, pero no, Mis pequeños, la virtud de la vida en el Amor os da libertad total.

Mis pequeños, tratad, tratad de ser perfectos. Os pido que tratéis de seguir todo lo que Yo os pido, porque es para vuestro bien, Yo Soy vuestro Dios, Yo Soy el Amor Infinito, Yo Soy la Verdad, nunca os mentiré, como satanás mintió para que vuestros Padres cayeran, los envolvió en la mentira, les hizo crecer soberbia en su corazón y ved el resultado, los llevó hacia el mal.

Yo os creé por Amor, creé el universo entero para vosotros y esto se dio por el Amor, vuestra vida se tenía que dar en el Amor, envuelta en el Amor, para que vosotros crecierais y que Mi Obra, ya hecha, se fuera engrandeciendo por las capacidades que Yo os doy a cada uno de vosotros, os di la semilla y vosotros debierais hacer crecer todo lo bueno que Yo os di. Todavía tenéis tiempo, Mis pequeños, de reparar vuestro pasado, el pasado de vuestros hermanos, la maldad que se ha dado hasta éste momento de vuestra vida. Apartad todo aquello que os está deteniendo en ése crecimiento grande e infinito que tengo para cada uno de vosotros. La llave para esto será el Amor, si vosotros no tenéis ésa llave, que abra la puerta para que vosotros os engrandezcáis, tenéis que buscarla, si realmente queréis crecer a niveles infinitos.

El Amor os va a dar todo lo que necesitáis, Mis pequeños, Yo no puedo confiar a un alma grandes cosas si ésta alma no está dócilmente donada a Mí, donada al Amor. Vosotros mismos no le daríais la llave de vuestro hogar a alguien que supierais que os va a traicionar o que os va a robar vuestros bienes, las mejores cosas se les dan a aquellos en los cuales se confía, que van a cuidar lo que son los bines personales.

Mis pequeños, luchad por vuestro crecimiento, para que Yo pueda tener la confianza plena de poder darles la llave que os va a hacer grandes ante los ojos de vuestros hermanos y ante Mis Ojos. La llave del Amor en vuestra vida, en vuestros pensamientos, en vuestros actos, os asegurará que vosotros tendréis todo lo Mío a vuestra disposición.
Gracias, Mis pequeños.

Cuarto Misterio.
Habla Dios Padre,
Sobre: Al tener el Amor tendréis la entrada a todas las capacidades humanas y espirituales que Yo creé para todos vosotros.

El hombre, siempre aconsejado por satanás, está buscando lo oculto, poderes ocultos, capacidades superiores a cada uno de vosotros, para ellos sobresalir sobre vosotros y dominaros. Siempre estáis buscando todo aquello que os haga superiores para poder tomar de los bienes de éste mundo o que podáis ser engrandecidos sobre los pueblos, pero siempre buscando vuestra soberbia, buscando que todos os vean como superiores.

Mis pequeños, cuando Yo os digo que busquéis el Amor y al tener el Amor tendréis la entrada a todas las capacidades humanas y espirituales que Yo creé para todos vosotros, es porque os estoy dando la llave de, lo que podríais decir, el triunfo del hombre.

Sí, Mis pequeños, el triunfo del hombre no está en buscar ésos poderes, a donde os lleva satanás, poderes soberbios que ante Mis Ojos os harán menos, porque la soberbia os separa de Mí, no estáis Conmigo, os lleva satanás a que os sintáis dioses, a que os sintáis como Yo Soy, vuestro Dios y eso nunca podrá ser, porque Soy infinitamente superior, tanto de satanás como de vosotros mismos. Ciertamente sois Mis hijos y os consiento y los bienes del Padre son de los hijos también, pero el Padre siempre buscará la mejora de los hijos. Por eso os digo, Mis pequeños y os repito nuevamente, que si queréis realmente tener ésas capacidades que se truncaron por el pecado de Adán y Eva, venid, venid al Amor, entrad en Mi Corazón, entrad en los Misterios de Mi Amor, que no son Misterios, sino es una vida bellísima de Amor, de donación, de servicio. En el Amor vosotros no buscáis vuestro bien, buscáis primeramente el bien de vuestros hermanos y vosotros quedáis en último lugar, porque buscaréis primero que vuestros hermanos crezcan, que vuestros hermanos gocen, que vuestros hermanos tengan hasta muchas veces, mucho más de lo que vosotros podríais tener. Aquel que vive en el Amor se da plenamente por sus hermanos, como lo hizo Mi Hijo.

Vivid pues en la perfección del Amor. Son tantas, tantas las cosas y bellezas que se truncaron con el Pecado Original, que aquellos que realmente se van dando al Amor, viven en el Amor, viven para el Amor, empiezan a experimentar ésas capacidades espirituales que eran vuestras, pero que se perdieron y están todavía ahí, detenidas, para aquellos que quieran tomarlas y la única condición es vivir en el Amor. En el Amor no habrá soberbia, en el Amor habrá donación y habrá agradecimiento de todo lo que Yo he hecho por vosotros y que todavía quiero hacer para vosotros.
Gracias, Mis pequeños.

Quinto Misterio,
Habla Dios Padre,
Sobre: Cuando un año empieza, muchos, muchos de vosotros, en lugar de acudir a Mí, acudís a adivinadores.

Hijitos Míos, cuando un año empieza, muchos, muchos de vosotros, en lugar de acudir a Mí, acudís a adivinadores, a horóscopos, a cosas del mundo para tratar de adivinar vuestro futuro y os digo nuevamente que estáis en un error.

Cuando Yo os doy profecías u os doy advertencias, os las doy, porque estoy viendo cómo vosotros os estáis dejando guiar por todo esto y no ponéis de vuestra parte nada para que puedan ser modificables todas las acciones futuras. Si vuestro interior está lleno de mundo, de maldad, de concupiscencia, de error, eso es lo que tendréis en vuestro futuro, no hay que ser adivinadores para poder adivinar lo que podréis hacer. Puesto que estáis vacíos en vuestro corazón, un corazón vacío, una mente vacía, no puede ser productiva, no puede dar nada bueno, no puede dar nada santo. En cambio, si vosotros os llenáis de Mí y tenéis Mi Amor, vivís en la Virtud, vivís con ése deseo de agradarMe, vuestro futuro será bueno y no solamente el vuestro sino el de vuestros hermanos, porque aquél que vive en el Amor, busca la perfección, tanto de los actos propios como de los actos de vuestros hermanos.

Si vivís así, Mis pequeños, vosotros podéis modificar todas las “predicciones”, y lo entrecomillo, éstas “predicciones” que no son Mías, son “predicciones” satánicas, porque vuestro corazón está satanizado. El Amor puede destruir toda maldad, el Amor puede modificar todo aquello que lleva ya un curso desviado, un curso malo y lo puede encausar nuevamente hacia el buen camino, al camino de la virtud, al camino productivo del Amor.

Así pues, os repito y os pido de corazón, Mis pequeños, que busquéis vivir en el Amor y que vuestros hermanos también vivan en el Amor, en la libertad del Amor, no presionar, no obligar, sino que ellos sean movidos por el Amor, porque  vosotros estaréis viviendo el Amor y ellos os verán y se contagiarán por el Amor que vosotros estaréis produciendo y al suceder esto, Mis pequeños, estaréis cambiando el mundo, hacia lo que Yo realmente he querido siempre para vosotros, la perfección en el Amor. Al tener esto Mis pequeños, los Tesoros del Cielo se derramarán sobre la Tierra, por eso os pido que recapacitéis y que no os dejéis llevar por ésos “pronósticos”, que son satánicos. Vosotros debéis modificar el futuro viviendo en el Amor y así atraeréis todo lo que es Divino a la Tierra y erradicaréis todo mal que viva en el corazón del hombre, que os está rodeando y tratando de destruir. Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior