viernes, 15 de diciembre de 2017    Establéceme como tu página de inicio.
Inicio / Home arrow Mensajes...... 2009 arrow Octubre 2009 arrow Oct 13_09 MENSAJE MUNDIAL IMPORTANTÍSIMO - Referente al 3er SECRETO DE FÁTIMA
Letterman Subscribe






MENU PRINCIPAL
Inicio / Home
¿Quién es J. V.?
Apostolado
"Nada Opuesto a la Fe"
Mensajes.......1998
Mensajes.......1999
Mensajes.......2000
Mensajes.......2001
Mensajes.......2002
Mensajes.......2003
Mensajes.......2004
Mensajes.......2005
Mensajes.......2006
Mensajes.......2007
Mensajes.......2008
Mensajes...... 2009
Mensajes...... 2010
Mensajes.......2011
Mensajes.......2012
Mensajes.......2013
Mensajes.......2014
Mensajes.......2015
Mensajes.......2016
Mensajes.......2017
PUBLICACIONES*
IMPORTANTE Guía Práctica
Temas ACTUALES
IMPORTANTE: Oraciónes de Dios Padre
ORACION para ENTRONIZAR SU PRESENCIA DIVINA
AVISOS
Contáctanos
E N G L I S H *** V E R S I O N S
Who is "J.V."?
Apostolate_ENGLISH
1998...........Messages
1999...........Messages
2001...........Messages
2004...........Messages
2009...........Messages
2011...........Messages
2015...........Messages
IMPORTANT Guidelines
IMPORTANT Prayer from God the Father
Usuarios en Línea
Hay 9 invitados en línea
Oct 13_09 MENSAJE MUNDIAL IMPORTANTÍSIMO - Referente al 3er SECRETO DE FÁTIMA Imprimir E-Mail

Rosario vespertino -Aniversario de la última Aparición de la Santísima Virgen en Fàtima

Temas:

  • Mis pequeños, humanidad entera, os anuncio la pronta purificación de la Iglesia, de la Iglesia de Mi Hijo.
  • La condenación que os habéis ganado muchos, muchos de vosotros, no Seré Yo el que os la dé, será el mismo satanás.
  • Volveréis a tener una sola lengua en todo el mundo, no habrá ya divisiones de los pueblos.
  • Manteneos continuamente invocándoMe, para que Yo norme vuestra vida y os guíe por caminos seguros en este camino inmediato de purificación que tendréis.
  • Si perdéis la paz quiere decir que habéis perdido confianza en Mi Amor.

 

Mensaje de Dios Padre a J. V.

 

Primer Misterio, Habla La Santísima Virgen María,
Sobre: Mis pequeños, humanidad entera, os anuncio la pronta purificación de la Iglesia, de la Iglesia de Mi Hijo.
Hijitos Míos, Soy vuestra Madre, La Siempre Virgen María. ¡cuánto dolor Me causa ver la Iglesia actual! ¡Cuánto dolor Me causan los que debieran cuidar la Iglesia que dejó Mi Hijo para todos los hombres!

¡Oh!, ministros y pastores de la Iglesia, a pesar de las advertencias que Yo os he dado en Mis Apariciones pasadas, no hicisteis caso, os pedía, Mis pastores, sacerdotes de la Iglesia de Mi Hijo, que cuidarais lo que se os dio, un regalo tremendo, grandísimo para los hombres y no hicisteis caso. Vosotros, como sacerdotes y ciertamente hombres, quisisteis manteneros más como hombres y no como ministros, habéis buscado más los bienes de la Tierra cuando teníais la oportunidad de traer a Mi Hijo a la Tierra, a través de la Eucaristía y, de ésta forma, se os reconociera como hombres santos, hombres de ejemplo ante todos los demás hermanos vuestros. No os disteis cuenta y no llegasteis a valorar lo que significa ser sacerdote para la Iglesia de Mi Hijo. Una situación grandiosa para el hombre y la desaprovechasteis. Fuisteis consagrados sacerdotes de la Iglesia de Mi Hijo y esto os da una posición altísima dentro del nivel humano, pero quisisteis aprovechar más ésta situación para llenaros de las cosas del mundo. Os habéis envanecido, creyéndoos superiores a vuestros hermanos, cuando debisteis haber sido servidores de ellos, porque sois servidores de Mi Hijo y no os disteis como tales, al contrario, la soberbia inundó vuestro corazón. No os hicisteis pequeñitos, quisisteis que se os glorificara, como si fuerais dioses en la Tierra y así echasteis a perder la grandiosidad del ser sacerdotes para la Iglesia de Mi Hijo y ahora, en lugar de ser ejemplo para vuestros hermanos, la gran mayoría de vosotros sois escándalo para la Iglesia que Yo cuido, que Yo protejo, porque así Me lo pidió Mi Hijo.

Desde el Cielo ahora se escucha y se ha venido escuchando el clamor de los buenos hijos de Dios, de aquellos hijos Míos, verdaderos, que quieren tener nuevamente lo bello que os dejó Mi Hijo sobre la Tierra y, así ha de ser.

Mis pequeños, humanidad entera, os anuncio la pronta purificación de la Iglesia, de la Iglesia de Mi Hijo, de la Iglesia que Yo cuido. Momentos difíciles pasaréis en toda la humanidad. La Iglesia será renovada, purificada, santificada, se eliminará toda aquella maldad que se ha introducido dentro de ella. Le permitisteis a satanás entrar en Mi Iglesia, la Iglesia de Mi Hijo, la cizaña ha crecido y está ahogando a los buenos sacerdotes y a los buenos fieles y ésa cizaña será arrancada y arrojada al fuego, junto con aquellos ministros traidores, aquellos ministros tibios, aquellos falsos sacerdotes, aquellos lobos con piel de oveja que se introdujeron dentro de ella.

Ciertamente vendrá un escándalo tremendo, en toda la humanidad cuando se dé a luz para todos los hombres, de toda la falsedad, de toda la corrupción, de toda la maldad que hay dentro de ella, pero vosotros, Mis pequeños, tanto sacerdotes como los fieles que os habéis mantenido amando ésta Institución que Mi Hijo os dio, no desfallezcáis, no os entristezcáis con lo que veréis, al contrario, alegraos porque la Iglesia será renovada y os tocará ver y vivir la nueva Iglesia Santificada, aquella que no quisieron cuidar los que la debieron haber cuidado.

Mucho dolor habrá dentro de ella, veréis cosas terribles, lloraréis porque no comprenderéis cómo es que la Iglesia, Mi Iglesia, la herencia de Mi Hijo fue pisoteada en tal forma por satanás y por aquellos que hicieron trato con él. Os dolerá vuestro corazón el ver cómo satanás se introdujo a ella y alteró los órdenes, fundados por Mi Hijo, buscando  su destrucción. Satanás se introdujo a través de mentiras, de falsedades para tratar de destruir las Enseñanzas de Mi Hijo y los Sacramentos que os regaló. Pero nuevamente os digo, Mis pequeños, alegraos, porque por fin veréis lo que Mi Hijo os dejó, veréis lo que en realidad es la Iglesia de Mi Hijo y la santidad de sus sacerdotes, que muchos de ellos han sido despreciados y desechados, por las autoridades eclesiásticas, que ahora comandan la Iglesia, porque son buenos, porque son ejemplo y porque no se han querido adherir a las maniobras destructivas de satanás. Han persistido en el bien, han tratado de cuidar lo que es verdadero, y pronto, muy pronto podrán ellos mismos y vosotros también, ver cómo es recuperada Mi Iglesia, la Iglesia de Mi Hijo.

Pobres de aquellos falsos sacerdotes y ministros, ¡Ay! de aquellos que la traicionaron, buscando solamente los bienes materiales, aquellos que la ultrajaron, aquellos ministros sacrílegos que, creyéndose con poder, hicieron desmán y medio dentro de ella. Se burlaron de Mi Hijo, en los Sacramentos, en la Eucaristía, no mantuvieron el orden dado y las obligaciones que tenían que cumplir. Ciertamente conocerán su pecado antes de ser juzgados y querrán morir antes que enfrentarse a la Justicia de Mi Hijo, querrán esconderse debajo de las piedras, para no ver a Mi Hijo, para no ver Sus Ojos, que los fulminará. No os disteis cuenta ministros falsos y traidores, que estabais sirviendo al Dios del universo y a vuestro Salvador, miserables creaturas, que os creísteis dioses, que creísteis que os merecíais todo por tener el Sacramento Sacerdotal, el cual, no lo llevasteis con dignidad ni con respeto, no fuisteis ejemplo para vuestros hermanos, causasteis escándalo y en lugar de engrandecer el rebaño de Mi Hijo, hicisteis que éste se desperdigara.

Mucho se os avisó, Mensajes fuertes os di para que regresarais al buen camino y os mantuvisteis en la traición y en el desprecio a la Divinidad de Mi Hijo. Mucha maldad cometisteis, mucho dolor causasteis al Corazón de Mi Hijo, no quisisteis escuchar las advertencias dadas desde el Cielo y ahora sufriréis el castigo fuerte que se os impondrá, castigo eterno, fuego eterno que tendréis, porque no os preocupó el cuidar de los bienes de Mi Hijo ni de cuidar el rebaño que se os encomendó. Tuvisteis oportunidad de ganar santidad ante los hombres, porque teníais todo lo necesario para llegar a ello, solamente teníais que seguir las Enseñanzas de Mi Hijo y manteneros como Mi Hijo os enseñó, sencillos, humildes, maestros ante los demás y servidores, pero la soberbia os ganó y el mundo os ofuscó, vosotros ya no pertenecíais al mundo, habíais sido apartados del mundo para vivir con Mi Hijo. Estabais en una posición más alta y la despreciasteis, vuestro mundo eran las Sagradas Escrituras y vosotros preferíais leer otras cosas y vivir para otras cosas que no eran propias para vuestra dignidad sacerdotal.

La espada ya está sobre vosotros, la Justicia se llevará a cabo, seréis eliminados, falsos sacerdotes traidores. Todos aquellos que quisieron destruir la Obra de Mi Hijo en la Iglesia seréis eliminados. Así empezará la gran purificación, limpiando lo más grande que tenéis en la Tierra, la Santa Iglesia que Mi Hijo fundó para todos vosotros, para que os alimentarais de ella, para que la Sabiduría Divina llegara a todos los pueblos de la Tierra, para que crecierais en santidad y en amor.

Por eso se os tiene que mostrar lo que es la verdadera Iglesia, para que apreciéis, Mis pequeños, lo que verdaderamente Mi Hijo os dio, y no lo que tenéis ahora, que es un remedo satánico de lo que Mi Hijo os había dado en un principio.

Esa paz, esa armonía, esas bondades que debisteis haber vivido y sentido al entrar en cada Iglesia en el mundo, se perdieron en gran parte, porque hasta a Mi Hijo lo hicieron a un lado por manipulaciones de satanás. Se le hizo a un lado a Mi Hijo, ya no es el centro de la Iglesia, hasta allí llegó la soberbia del hombre, se sintieron los sacerdotes falsos y malos, como dioses y los fieles solamente veían al hombre ante el altar y, ¿dónde estaba Mi Hijo?, a un lado, fuera a donde muy pocos lo irían a visitar.

La maldad nunca vence, Mis pequeños, la maldad siempre es derrotada y en breve veréis el triunfo de Mi Hijo sobre la maldad en la Iglesia.

Os bendigo, Mis pequeños y manteneos alegres y en oración, pero oración profunda, en oración de Corazón a corazón con Mi Hijo y Conmigo, vuestra Madre, por la purificación de ésta Institución Divina, que es la Santa Iglesia, fundada por un Dios, un Dios Hombre, Mi Hijo Jesucristo.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio, Habla Dios Padre,
Sobre: La condenación que os habéis ganado muchos, muchos de vosotros, no Seré Yo el que os la dé, será el mismo satanás.
Hijitos Míos, Yo Soy vuestro Dios y Soy vuestro Padre, Soy vuestro Creador y Soy el Amor Infinito, Soy Amor total.

Mis pequeños, en Mí no hay ningún tipo de maldad y por eso mismo la condenación que os habéis ganado muchos, muchos de vosotros, no Seré Yo el que os la dé, será el mismo satanás el que va a producir ése mal en vosotros, porque le abristeis vuestro corazón a él y no a Mí, le escuchasteis a él y no a Mí, no Me pertenecéis a Mí, le pertenecéis a él, por lo tanto, dejaré que vuestra alma vuele hacia él, porque si en vida le quisisteis a él y le buscasteis, no quisisteis vivir en Mi Amor, vuestro Juicio será éste, que ya que le buscasteis durante vuestra vida a satanás y a sus obras, vuestra vida eterna será con él. Despreciasteis el Amor que Yo os daba, el que Yo os prometí, tanto en la Tierra como en la eternidad, pero no quisisteis venir a Mí, ése será vuestro castigo eterno, vivir con aquél a quien buscasteis en vida

Así es Mi Justicia, Mis pequeños, como veis, quisisteis en vuestra voluntad vivir con satanás en el mundo, pues ahora permito que por causa de vuestra voluntad, también estéis con él eternamente.

En cambio vosotros, los que Me buscasteis, los que hicisteis todo lo posible por manteneros en Mi Amor, bajo Mis Leyes, que Me buscasteis, a pesar de los ataques de vuestros hermanos que vivían en la falsedad, vosotros os mantuvisteis en Mí, en Mi Amor, buscando Mi Corazón, también tendréis esto eternamente. Lo que buscasteis durante vuestra vida lo tendréis eternamente.

Soy un Dios Justo, no Soy vengativo, simplemente os concedo lo que vosotros mismos quisisteis durante vuestra vida, no Me opongo a vuestros deseos, simplemente os concedo vuestra voluntad y ahora os daréis cuenta de vuestro error, pero ya será demasiado tarde. Muchas oportunidades os di para regresar al buen camino y no las quisisteis tomar. Aquellos que obraron en el mal pero oyeron Mi Llamado, que se arrepintieron y Me empezaron a buscar con ahínco, Yo les di Mi Corazón y ellos Me aceptaron, éstas almas también estarán Conmigo eternamente. Pero ¡pobres de aquellos! que, a pesar de tantos llamados que les hice, que cerraron su corazón y taparon sus oídos a Mi Voz, a Mis llamados insistentes de Padre amoroso, Yo también cerraré Mi Corazón y taparé Mis Oídos a su llanto cuando ellos entren eternamente al lugar del castigo.

Es doloroso, Mis pequeños, para Mí, vuestro Dios, deciros todo esto, porque os amo, porque Yo os creé, pero tuvisteis el libre albedrío y si aún a pesar de todas las enseñanzas que se os dieron y de Mis llamados, a lo largo de vuestra vida, no quisisteis regresar a Mí, tendréis lo que buscasteis, os repito.

Venid, benditos de Mi Corazón, porque Me buscasteis y Me encontrasteis y Me gozaréis eternamente, alegraos Conmigo, Me tendréis por entero, ya no Seré ése Dios a quien cada quien se imaginaba de una u otra forma, Me veréis en pleno y Me gozaréis infinitamente. Gozaréis de las delicias de Mi Corazón y Mi Amor se derramará profusamente sobre cada uno de vosotros y no os imagináis, Mis pequeños, cómo vuestra alma gozará con Mis regalos y Mi Presencia en cada uno de vosotros. Creeréis explotar de alegría por tantas bellezas y Bondades con que os consentiré a cada uno de vosotros. Multiplicaré vuestro amor y os haré más sensibles al Amor y con esto gozaréis inmensamente todo lo que Yo os daré.

Gozad pues desde ahora, Mis pequeños, los que estáis Conmigo, los que habéis luchado a lo largo de vuestra vida por estar Conmigo, porque así será también la eternidad, estaréis Conmigo porque Me buscasteis desde siempre. Os bendigo, Mis pequeños, os bendigo con Mi Corazón
Gracias, Mis pequeños.

Tercer Misterio, Habla Dios Padre,
Sobre: Volveréis a tener una sola lengua en todo el mundo, no habrá ya divisiones de los pueblos.
Hijitos Míos, toda la Creación se os dio a vosotros, Mis pequeños, le di a vuestros Primeros Padres la Creación entera. Pero el hombre, desde el principio, se quiso poner en contra Mía y de ahí se derivó, primeramente, la confusión de las lenguas y así el hombre hizo divisiones dentro del mundo que Yo había creado para que todos, como verdaderos hermanos, sin que lucharais por las tierras de unos o de otros, el mundo entero fuera para todos vosotros, sin fronteras, para que viajarais de un lado a otro libremente, porque así Soy Yo, vuestro Dios, no pongo límites a aquellos que están Conmigo. Pero aquellos hermanos vuestros se opusieron a Mí y a lo que Yo les pedía, Me retaron y de esta forma se ganaron la confusión de las lenguas y por eso se tuvieron que separar.

Con esto os estoy anunciando, Mis pequeños, que os voy a llevar nuevamente a la unificación espiritual y con ello, a la unificación de las lenguas. Volveréis a tener una sola lengua en todo el mundo, no habrá ya divisiones de los pueblos, os compartiréis todos de los bienes que Yo os voy a dar, a través de la naturaleza, para vuestro cuidado. Os compartiréis cada uno de vosotros de lo que habéis recibido a través de la Luz del Espíritu Santo, cada quien con diferentes dones, carismas y capacidades y de esta forma cada quien dará a su hermano o a sus hermanos de lo que es capaz de compartir y de esta forma regresaréis nuevamente a la fraternidad mundial universal, en donde daréis a vuestro hermano lo más bello que tengáis, de las capacidades recibidas por Mí, gratuitamente. Porque el hombre cayó en la materialidad, vosotros vendéis a vuestros hermanos del fruto de los dones concedidos por Mí, vuestro Dios, pero ha de llegar el tiempo, como os dije, en que os repartiréis cada uno de vosotros de los bienes recibidos.

Mucho os he dado y mucho más os daré si Me buscáis y queréis estar Conmigo. No habéis vivido todavía lo que realmente es Mi Amor y Mis regalos, cambiad vuestra actitud ante Mí y ante vuestros hermanos. Vivid verdaderamente el Amor que os enseñó Mi Hijo Jesucristo. Dad lo mas bello que tengáis, cada uno de vosotros, dentro de vuestro corazón y Mis Bendiciones caerán sobre vosotros, porque vosotros os daréis a vuestros hermanos y como os daréis totalmente por ellos, Yo Me daré también totalmente por vosotros y así gozaréis lo que Yo os dé y gozaréis lo que vosotros daréis.

Yo os bendigo, Mis pequeños y os pido que sigáis adelante con ésta obra de Amor que Yo os encomendé a todos vosotros, el de limpiar la Tierra de toda maldad y preparar la llegada de Mi Hijo nuevamente a la Tierra. Os amo, Mis pequeños y que Mis Bendiciones caigan sobre cada uno de vosotros y sobre los vuestros.
Gracias, Mis pequeños.

Cuarto Misterio, Habla Dios Espíritu Santo,
Sobre: Manteneos continuamente invocándoMe, para que Yo norme vuestra vida y os guíe por caminos seguros en este camino inmediato de purificación que tendréis.
Hijitos Míos, Soy vuestro Dios Espíritu Santo. Yo estoy entre vosotros, ya os lo había indicado anteriormente. Yo iré protegiéndoos contra los ataques de satanás que querrán liberarse y atacaros fuertemente, pero no será así, Mis pequeños. Ciertamente, las fuerzas de satanás serán liberadas hasta un límite, para que se pruebe a ésta humanidad y se le acrisole, porque permitisteis cada quien, en cierto grado, vivir la maldad en vuestro corazón, ahora ella os acrisolará a cada quien, dependiendo de cuánto dejaste vivir la maldad en vuestro corazón y en vuestra vida.

Que no se turbe vuestro corazón con lo que veréis, sino al contrario, venid a Mí, Mis pequeños, porque Yo estoy viviendo dentro de vuestro corazón. PedidMe a Mí todo lo que necesitéis para poder pasar la prueba que se os pondrá a cada uno de vosotros, la cual, tendrá su personal dificultad, dependiendo del amor que hayáis aceptado dentro de vuestro corazón y que hayáis transmitido a vuestros hermanos. Por amor fuisteis creados, por amor se os purificará.

Esta purificación será para que vuestro corazón elimine toda la maldad que vosotros mismos, en vuestro libre albedrío, permitisteis viviera dentro de vosotros y por esa causa afectabais a las obras Divinas, porque no estabais viviendo al cien por ciento en el Amor, estabais contaminando, con vuestro actuar, todo lo que debisteis haber dejado santo, porque todo lo que se os da, viene de Nosotros, de Nuestra Santísima Trinidad.

Cuando vosotros os dejáis guiar perfectamente por Nuestra Voluntad, vuestros actos se vuelven santos y además dan mucho fruto, en cambio, cuando vosotros actuáis según vuestra voluntad, vuestros actos se vuelven mediocres y muchas veces, hasta destructivos.

Confiad pues, Mis pequeños, en que Yo estoy entre vosotros, que estoy guiando los acontecimientos, que Yo estoy protegiendo a los del rebaño de Jesús, vuestro Dios Hombre. Todo será renovado por Mí, vuestro Dios Espíritu Santo. La purificación no es un acto de venganza, sino es un acto de Amor, en donde volveréis a los orígenes, que fueron orígenes de Amor, ahora todo está contaminado por la maldad de satanás, vosotros no tenéis ni idea de lo que es vivir perfectamente en el Cielo o guiados y protegidos por Nosotros en Nuestra Santísima Trinidad.

Acercaos a Mí, vuestro Dios Espíritu Santo y pedidMe con confianza de lo que necesitéis, en dones, carismas, capacidades especiales para que podáis ayudar a vuestros hermanos con los dones que Yo os conceda.

Recibid Mis Bendiciones, Mis pequeños, Yo, vuestro Dios Espíritu Santo, que también habito en vuestro corazón os guiaré en los acontecimientos adversos que tendréis, pero los que habéis vivido en el Amor, tendréis cuidados especiales del Cielo, para que vuestro purificación no sea tan dolorosa como para aquellos que han negado el Amor y hasta lo han traicionado, que se han dedicado toda su vida a borrar el Santo Nombre de Dios de su vida y la de los suyos. Por eso os digo que gocéis de lo que tenéis ahora y aunque se os quite un poco tiempo después no os preocupéis, porque se os regresará al ciento por uno de lo que hayáis perdido o de lo que se os haya quitado y que era para bien de vuestra purificación. Os bendigo, Mis pequeños y manteneos continuamente invocándoMe, para que Yo norme vuestra vida y os guíe por caminos seguros en este camino inmediato de purificación que tenderéis.
Gracias, Mis pequeños.

Quinto Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo,
Sobre: Si perdéis la paz quiere decir que habéis perdido confianza en Mi Amor.
Hijitos Míos, no permitáis que nadie os quite la paz dentro de vuestro corazón, porque si perdéis la paz, vais a perder muchas otras cosas mas, a tal grado que pudierais perder hasta vuestra propia alma, porque os pueden arrastrar hacia el mal.

Os he dicho que el principal y primer regalo que se le da a las almas por vivir en Mi Amor, es el de la paz, pero si perdéis la paz quiere decir que habéis perdido confianza en Mi Amor y si perdéis ésa confianza, os desviáis fácilmente y podéis perder vuestra alma, porque si os desviáis, empezaréis a dejar entrar dentro de vuestro corazón ideales, pensamientos o filosofías contrarias a lo que Yo os di cuando viví sobre la Tierra.

Yo os enseñé lo que Mi Padre Me pidió que os enseñara, que es una Evangelización en el Amor, en la confianza plena a vuestro Dios.

Cuando el hombre no confía en Mi Amor y en Mis Enseñanzas, busca por otro lado y otro lado significa lo contrario, que es satanás. Y así, las almas empiezan a ser engañadas y vais perdiendo lo que tanto os costó tener y buscar. Por eso os pido, Mis pequeños, que nunca perdáis ésa paz tan valiosa que debéis tener en vuestro corazón, porque ella os llevará a la Sabiduría y si tenéis Sabiduría, os podréis manejar fácilmente entre tanta maldad que os rodea y os rodeará en un futuro próximo. Con Sabiduría Divina no os podréis desviar, porque ella siempre os va a llevar por caminos de Bien y caminos seguros y de crecimiento espiritual, que eso no lo vais a recibir cuando vayáis por caminos fáciles, que se buscan cuando os habéis llenado de temor en vuestro corazón. Y cuando buscáis por otros caminos aparentemente, al principio, tendréis ésa paz en vuestro corazón, porque así es satanás, él os da inmediatamente lo que buscáis, pero luego os enreda en forma tal, que ya no os podréis salir de sus dominios y de allí en adelante os llevará a la perdición y a la confusión, porque vosotros despreciasteis la Sabiduría Divina.

PedidMela, Mis pequeños, para que no caigáis fácilmente en las redes de satanás.
Gracias, Mis pequeños.

 
< Anterior   Siguiente >