Mayo 27_15 Mi Hijo es el modelo de vida para los que se quieran llamar hijos Míos.

Rosario vespertino.

 

Temas:

 

  • Estos son momentos de purificación universal, se va a ir eliminando todo aquello que no entra dentro de Mis Planes para mantener la vida espiritual que Yo quiero que tengan Mis hijos.
  • DadLe gracias a Nuestro Dios por el don de la vida, apreciad y agradeced que Él se fijó en vosotros y tenéis el don de la vida para servir a Nuestro Dios.
  • En Mi Santísima Trinidad, Somos Tres Personas en una sola y es una Unidad, toda la Creación era una unidad y todo tendrá que volver a ésa unidad pero, mientras tanto, satanás se ha encargado de ir dividiendo y separándoos cada vez más de ésa unidad.
  • Mi Hijo es el modelo de vida para los que se quieran llamar hijos Míos; todo aquello que sea diferente a lo que Mi Hijo os enseñó, no está Conmigo, no viene de Mí y no merece estar en Mí.
  • El tener trato con Nuestro Dios, es el saber que vais a recibir inmensamente de Sus Bondades, a pesar de que vosotros os mováis ante Él a un nivel humano.

 

 

 

Mensaje de Dios Padre y la Santísima Virgen María a J. V.

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Estos son momentos de purificación universal, se va a ir eliminando todo aquello que no entra dentro de Mis Planes para mantener la vida espiritual que Yo quiero que tengan Mis hijos.

Hijitos Míos, cuando vosotros confiáis en alguien plenamente, aceptáis lo que de él o de ella viene y, así os lo pido Yo ahora, Mis pequeños.

 

Os he demostrado, en múltiples formas, que os amo y, esto ha sido a lo largo de toda vuestra existencia. Para estos momentos de vuestra vida y, especialmente, si sois mayores, ya os habréis dado cuenta, muchas veces, cómo Mi Amor se ha derramado sobre cada uno de vosotros, sobre vuestra familia, sobre amistades, etc.

 

Soy vuestro Dios y siempre voy a ver por vuestro bien; un padre o una madre amorosos, siempre están viendo por los hijos y los hijos, agradecidos están y aman, aman a los padres, sobre todo, cuando son pequeños, porque se dan cuenta de todo lo que ellos hacen.

 

Ciertamente, no todos los seres humanos son agradecidos ni mantienen ésa alegría en su persona.

 

Ahora os pido eso, Mis pequeños, quesi ya habéis tenido muchas ocasiones en que, vosotros, habéis vivido Mis Benevolencias, es tiempo en que confiéis ya plenamente en Mí, y lo que os pido, es que os mantengáis alegres en todo momento. Aunque, en algunos momentos sintáis que os falta algo, o que se os viene una problemática a vuestra vida, como os dije, a estas alturas de vuestra vida, sabéis que de una situación de problemas, siempre vosotros vais a salir airosos y con un crecimiento espiritual. ¿Acaso esto no es para que os alegréis?

 

Estos son momentos de purificación universal, se va a ir eliminando todo aquello que no entra dentro de Mis Planes para mantener la vida espiritual que Yo quiero que tengan Mis hijos. Esto es una depuración, Mis pequeños, una depuración en almas que no supieron mantenerse en lo que Yo os pedí.

 

Una depuración de pensamientos, que no van de acuerdo a lo que Yo quiero que vivan Mis hijos, Mis verdaderos hijos. Una depuración de hermanos vuestros que están en contra de lo que Yo os pido, para que se dé un mundo de paz, un mundo de armonía, un mundo de verdadero amor.

 

La depuración humana, se ha de dar y también de todo aquello que dañe a Mis hijos, como son las enfermedades, la maldad, que satanás hizo que se manifestara dentro de la misma Creación.

 

Todo eso va a ser depurado, no os podéis imaginar ahora lo bello que va a quedar vuestro mundo y muchos mundos, todos los mundos que abarcan Mi Creación.

 

¿Acaso esto no es para que os sintáis contentos, alegres, agradecidos Conmigo, con vuestro Dios?

 

Desde ahora, Mis pequeños, empezad ya a imaginar ésos momentos de belleza Universal, momentos de gozo, que viviréis en paz, en armonía, porque Yo he puesto una armonía en toda la Creación, en donde todos os veréis, como debéis ser: hermanos, hermanos de creación.

 

San Francisco de Asís, llegó a vivir éstos momentos de hermandad en la Creación. Ciertamente, no sois iguales a los animales, ni a los vegetales, pero hay hermandad, porque todo es salido de Mi Mano, todo es salido de Mi Corazón, todo es salido de Mi Amor. Esa es la hermandad a la que Me refiero, que os vais a sentir en familia con todo lo Creado, vosotros cuidaréis lo creado y la Creación cuidará de vosotros, que ésa fue Mi Orden, después de que Creé todo y que el hombre no supo administrar.

 

Todo volverá al Orden Primero y gozaréis, gozaréis vosotros, los escogidos. No sabéis, ciertamente, quiénes prevaleceréis para el futuro del Nuevo Mundo Universal, pero no importa, Mis pequeños, si estáis Conmigo, de todas maneras, alegraos, alegraos por vosotros y por los que queden; si estáis en Mí y no estaréis en el Nuevo Mundo, ciertamente estaréis Conmigo en el Reino de los Cielos y vuestro gozo, será mayor.

 

Así que, empezad ya a gozar todo lo que tenéis ahora y lo que tendréis después y, os repito, agradeced por lo que tendréis vosotros y lo que tendrán vuestros hermanos, no importa en dónde estaréis, porque, ciertamente, estaréis Conmigo, porque Yo Soy el Todo.

Gracias, Mis pequeños.

 

Segundo Misterio. Habla la Santísima Virgen María.

Sobre: DadLe gracias a Nuestro Dios por el don de la vida, apreciad y agradeced que Él se fijó en vosotros y tenéis el don de la vida para servir a Nuestro Dios.

Hijitos Míos, el vivir tiene un por qué, el don de la vida se os concedió como algo muy grande, Mis pequeños. Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María.

 

Una madre, cuando ve al hijo que nace, que llora y que empieza a vivir fuera del vientre materno, se alegra inmensamente, aunque ya el haberlo tenido dentro de su vientre, haber gozado ésos movimientos desde meses antes, ciertamente, la van llevando a una alegría muy especial.

 

Es la vida, la vida que no se ve, primeramente, pero que va creciendo, se va desarrollando en el vientre. En el acto de procreación, hay una promesa de vida, luego es palpable dentro del vientre y, tanto el padre como la madre, van gozando ése desarrollo.

 

El nacimiento de un nuevo ser, de un bebé, por lo general, trae una gran alegría, pero pocos se acuerdan de agradecerle a Nuestro Dios, ése milagro de la vida.

 

Mis pequeños, vuestra vida es valiosísima, el don de la vida es un regalo que Nuestro Dios da a ciertas almas para servirLe; vosotros, vivís para Nuestro Dios, que eso, también muy pocas veces meditáis.

 

Ciertamente, tenéis libertad de actuación, pero la vida no os pertenece y ésa es otra realidad, otra verdad en la que no reflexionáis. La vida, es un regalo maravilloso, porque Nuestro Padre Dios, el Creador, se fijó en cada uno de vosotros, os dio la vida a vosotros, se fijó en lo individual. La Creación de la vida, no es como una maquinaria en que van brotando y brotando nuevos seres sin ningún fin, ¡No!, Mis pequeños, cada uno de vosotros tenéis una finalidad espiritual, Divina y se os dio el don de la vida para llevarla a cabo. No estáis en el Mundo, solamente para llenar un espacio, estáis en el Mundo para cumplir una misión muy importante, para completar el Cuerpo Místico de Mi Hijo y la Redención que inició Mi Hijo Jesucristo.

 

Si vosotros meditarais en lo profundo y con la ayuda de Mi Esposo, el Espíritu Santo, os llevaríais una gran sorpresa lo que es el valor de la vida y, es tan grande, que también de eso seréis juzgados, pero el don de la vida pertenece a Nuestro Padre Dios y siempre tendrá una finalidad precisa y grande y, de eso seréis juzgados.

 

¿Cómo fue vuestra vida? ¿Qué hicisteis con ella? ¿Cuántas almas salvasteis? ¿Os unisteis a Mi Hijo para ayudar a multitudes de almas en su salvación eterna? ¿Llevasteis amor a vuestros hermanos? ¿Vivisteis obras de Misericordia, ayudando a crecer a vuestros hermanos en lo espiritual y les ayudasteis también en lo humano? Tantas y tantas preguntas y situaciones que podéis hacer con el don de la vida. ¿Podréis responder todas ésas preguntas al momento de vuestro Juicio Final? ¿Estará contento Nuestro Padre y Nuestro Dios, con el actuar vuestro, con el don de la vida que se os concedió?

 

El hombre desperdicia mucho de los bienes que se le conceden, porque no actúa con Sabiduría, porque no la pedís, porque no queréis llevar a cabo lo que quiere Nuestro Padre para cada uno de vosotros.

 

Para Nuestro Dios, no hay casualidades, todo tiene un fin preciso, perfecto, santo. Sabiduría necesitáis, Mis pequeños, para utilizar el don de la vida de acuerdo a lo que Él quiere; vosotros, en muchos momentos de vuestra existencia, os quejáis de vuestra vida: ¿por qué esto y por qué lo otro?, ¿por qué no tenéis y aquellos sí?

 

Tantas preguntas sin respuesta y, todo porque lo queréis hacer con vuestras propias fuerzas; queréis llevar a cabo vuestra vida, solos, sin ayuda espiritual Divina y por eso, generalmente, vuestra vida se desarrolla en la mediocridad, porque no pedís una guía Divina, que solamente Nosotros, desde el Cielo, os podeMos dar.

 

¡Cuánta Sabiduría os falta!, ¡cuánto amor!, ¡cuánto respeto por los deseos de Nuestro Dios!

 

¿Cuántas veces, a lo largo de vuestra existencia, os habéis detenido un momento y Le habéis preguntado a Nuestro Padre Dios, “¿qué es lo que deseas de mí, Mi Padre, cómo quieres que haga esto o lo otro, voy por aquí o voy por allá”? Hacéis lo que queréis y erráis en la mayoría de los casos.

 

El don de la vida, don tan precioso y no le sacáis el provecho debido por la falta de Sabiduría y por la falta de vuestro acercamiento con Nuestro Dios.

 

Soy vuestra Madre y Yo os puedo aconsejar, Mis pequeños, tomadMe en cuenta, también, cuando dudas tengáis en vuestra mente y en vuestro corazón.

 

Venid a Mí, os aconsejaré, pediré al Padre, a Mi Hijo o a Mi Esposo, que Me ayuden a resolver vuestras necesidades y no dudéis, porque Ellos Me darán todo lo necesario para que Yo os pueda ayudar.

 

No os alejéis de Mí, Mis pequeños, y, especialmente, porque estos son Mis tiempos, tiempos de la gran lucha en la que, Yo y vosotros, lucharemos contra la serpiente. Esto es una realidad y, aunque muchos, o lo nieguen o no les interese, se dará, así que, empezad a usar la Sabiduría Santa, venid a Mí, Yo os protegeré, os guiaré, os aconsejaré, os protegeré de tanta maldad con la que satanás os quiere destruir.

 

Estos son tiempos en que debéis actuar con Sabiduría Santa, con Sabiduría del Cielo y no con inteligencia humana. El ataque de satanás será muy fuerte y vosotros sois demasiado pequeños para poder soportar una fuerza tan grande, como es la que tiene satanás.

 

Si empezáis a ser Sabios, allegándoos a Nosotros, que os amamos inmensamente, podréis sobrellevar y vencer las pruebas que se os vendrán, pero si os mantenéis en vuestra necedad sufriréis inmensamente y vuestra salvación podrá quedar en entredicho, porque satanás os puede vencer fácilmente con su manera de actuar contra vosotros. No sois sabios ni sois sencillos, sois necios y os falta mucha Sabiduría, así que, empezad a usar la Sabiduría Santa y venid a Mí, que Yo os llevaré ante la Santísima Trinidad, así podréis salir airosos de las pruebas y, sobre todo, dadLe gracias a Nuestro Dios por el don de la vida, apreciad y agradeced que Él se fijó en vosotros y tenéis el don de la vida para servir a Nuestro Dios.

Gracias, Mis pequeños.

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: En Mi Santísima Trinidad, Somos Tres Personas en una sola y es una Unidad, toda la Creación era una unidad y todo tendrá que volver a ésa unidad pero, mientras tanto, satanás se ha encargado de ir dividiendo y separándoos cada vez más de ésa unidad.

Hijitos Míos, Yo, como Padre vuestro, os creé a todos vosotros. Como os he dicho antes, alegraos por lo que se vendrá.

 

La Santísima Trinidad, que Somos Nosotros, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Somos un solo Dios en tres Personas, pero es una Unidad, Mis pequeños.

 

¿Qué es lo que causó satanás, Mis pequeños?: la división. Primeramente, os separó de Mí y de ahí, empezó a causar separación en todo.

 

La Creación era una unidad. Yo les di a Adán y a Eva, vuestros Primeros Padres, el Conocimiento de todo lo creado, el dominio sobre todo lo creado.

 

Si le estoy dando el dominio al hombre, entonces el hombre conocía todo, Yo no le escondí nada a vuestros Primeros Padres. La Creación Universal, era de conocimiento total para ellos y, al decir dominio, podían ellos estar en cualquier momento, en cualquier lugar del Universo, sin importar la lejanía, porque en ésos momentos, tenían capacidades para estar en cualquier lugar del Universo en breves momentos.

 

Satanás se encargó de quitaros todo eso, de que vosotros ya no tuvierais dominio sobre todo lo creado y os llevó a la destrucción, os llevó a la separación. Si os estoy diciendo que en Mi Santísima Trinidad, Somos Tres Personas en una sola y es una Unidad, toda la Creación era una unidad y todo tendrá que volver a ésa unidad pero, mientras tanto, satanás se ha encargado de ir dividiendo y separándoos cada vez más de ésa unidad.

 

Vosotros podéis ver a lo largo de la historia, desde el Antiguo Testamento, cómo se fue dando la división, y todo por el Pecado, por la soberbia del hombre y todo tendrá que llegar nuevamente a la unidad. Pero vosotros tenéis que poner de vuestra parte, os tenéis que dejar mover por Mí, tenéis que volver a Mi Voluntad.

 

Veis la separación, aún, dentro de vuestro mismo planeta, cómo los países, los continentes, los pueblos, todo está separado, no hay unidad, no hay unidad de pensamiento, no hay unidad de idioma, no hay unidad de vida.

 

El hombre le ha hecho más caso a satanás, que os ha llevado a la maldad y no a Mí, a vuestro Dios, a vuestro Salvador, que os quiero llevar hacia el Bien.

 

Por eso, os he explicado, que iré eliminando a todos aquellos hermanos vuestros, que tienen su pensamiento puesto en la división, o sea, en satanás. Estos hermanos vuestros no pueden ser semilla buena, porque irán creando división, primeramente en su persona y luego, en sus mismos descendientes.

 

Los que quedarán, después de la purificación, serán almas que busquen la unidad, que quieran vivir de acuerdo a Mis Mandatos, a Mis Leyes, a Mi Voluntad y buscando amor, buscando Mi Voluntad en su vida.

 

¿Acaso no os dais cuenta, Mis pequeños, cómo vosotros mismos vais destruyendo la unidad en vuestra vida, en lugar de irla buscando?

 

Rompéis ésa unidad desde que vais creciendo, cortáis con amistades, destruís vuestra familia, matrimonios, lucháis con vuestros hermanos en la sociedad. Pueblos contra pueblos, naciones contra naciones, difícilmente os soportáis y preferís estar aislados y no unidos. A eso os ha llevado satanás, a que os separéis y, difícilmente os unís y Yo os he dicho que en la unión está vuestra fuerza. No es lo mismo que un individuo ore solo, a que muchos se unan a orar, ahí está vuestra fuerza y satanás lo sabe, él no quiere que os unáis en oración, en amor, en lucha contra su maldad y él os va venciendo en la disolución, en la separación, en la destrucción del amor entre hermanos.

 

¿Os dais cuenta cómo os ha ido manipulando, cómo os ha ido destrozando, cómo os ha ido quitando fuerza?

 

En las Escrituras os digo: venid, venid benditos de Mi Padre, Mi Hijo os llama a la unión. Él abre los Brazos en la Cruz, buscando el acercamiento de todos los pueblos, de todos los corazones, de todas las almas, unidos en ésa Cruz de Amor. En Su donación, por la unión. Nuevamente, os repito, Sabiduría, pedidla, Mis pequeños, os estáis perdiendo de Mis Bendiciones, de Mis regalos, de la unión íntima Conmigo y en Mi Santísima Trinidad.

 

Dadle la espalda a aquél que os está separando, que está destruyendo, primeramente vuestra persona y también vuestra familia, la sociedad, los pueblos, el Universo entero. Os debéis unir nuevamente para que seáis uno Conmigo, en Mi Santísima Trinidad y, así, gocéis, nuevamente, todo lo que Yo Creé para vosotros y para que dominéis todo lo creado, pero, al decir el dominar lo creado, es el tener cuidado de todo lo creado y no el dominar, como ahora lo hacen los líderes de los pueblos, destruyendo lo creado. Es en el amor, es en la unión, es en el mantener la vida que Yo os di, como vuestro Padre y vuestro Dios, sois cuidadores de la vida, cuidadores de lo creado y no dominadores, al estilo de satanás, destruyendo.

Gracias, Mis pequeños.

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Mi Hijo es el modelo de vida para los que se quieran llamar hijos Míos; todo aquello que sea diferente a lo que Mi Hijo os enseñó, no está Conmigo, no viene de Mí y no merece estar en Mí.

Hijitos Míos, uno de los principales indicadores para que vosotros podáis vivir en armonía, es la comprensión con vuestros hermanos. Vosotros sois muy dados a dominar.

 

En toda relación queréis imponer y, pocas veces, tratáis de llegar a un término medio, en donde os podáis llevar bien con vuestros hermanos. Eso es Caridad, es la comprensión, es el reconocer que no todos contáis con el mismo nivel, ya sea intelectual, de Gracias, de Bendiciones, de amor.

 

Os he dicho alguna vez, que a cada uno de vosotros os di diferentes dones y os amo así como sois, porque, ¿quiénes sois vosotros para no aceptar a vuestro prójimo, si Yo lo acepto Yo lo he creado y lo amo? Lo que no amo en vosotros, es el pecado, la maldad, el que hayáis escogido vivir con lo que satanás os ha enseñado. Ciertamente, eso no lo acepto, pero os acepto como sois y, sobre todo, porque sé que en algún momento de vuestra existencia y ayudados por Mi Gracia, aún a pesar de que estáis pecando y estáis en contra Mía, os podéis arrepentir y regresaréis a Mí.

 

Yo conozco el interior de las almas, os conozco perfectamente y sé cómo podéis reaccionar en diferentes situaciones de vuestra existencia, pero no es lo mismo la reacción que puede tener una persona cuando se le pide algo de buena gana, a que cuando se le obliga o se le pide algo con grosería.

 

Mucho tenéis qué aprender, porque os falta humildad, os falta caridad, os falta comprensión. Os he dicho muchas veces, que se puede dar una cátedra, platicada, de cómo hacer las cosas bien y, ciertamente, es bueno y lo pude haber hecho, es más, en cierta forma lo hice a través de los profetas del Antiguo Testamento, pero el hombre necesita ver, sentir, oír. Vosotros necesitáis lo tangible y por eso os envié a Mi Hijo.

 

Él, la Virtud Perfecta y convivió entre los hombres, pero ¿qué ataca o qué impide que la Virtud Perfecta se pueda manifestar?, vuestro orgullo, vuestra soberbia, vuestra maldad. De esa forma, aunque se os dé lo mejor del Cielo, si vosotros no estáis abiertos a la Gracia, al cambio, pero dentro de Mis patrones de Virtud, nunca mejoraréis.

 

Si queréis imponer lo vuestro, si queréis, que por vuestra soberbia todo se mueva a vuestro alrededor, como vosotros lo queréis, nunca avanzaréis y, por eso os digo y os vuelvo a repetir, esta purificación que tendréis, será para que queden las almas que sepan comprender, que sean humildes, que estén abiertas a la Gracia y que quieran que la Gracia les rodeé y sea la Guía de su vida.

 

La Virtud siempre debe estar a flor de piel; la Virtud tiene que ser la guía en vuestra vida, si no sois hombres sabios, virtuosos y llenos de Mi Amor, no Me servís para empezar un Nuevo Mundo con vosotros.

 

No llegasteis a conocer cómo eran vuestros Primeros Padres, Adán y Eva y, fueron creados así, pero sí llegasteis a conocer a Mi Hijo, Dios entre los hombres y ahí tenéis a vuestro Maestro, al que debéis seguir, al que debéis honrar, al que debéis amar. Él os llevará a la santidad de vida. Estudiad a Mi Hijo, estudiad las Escrituras, haced vida a Mi Hijo en vuestra vida y aseguraréis la entrada al Reino de los Cielos o a permanecer aquí, en estos tiempos de purificación y de la eliminación de la mala semilla.

 

Mi Hijo es el modelo de vida para los que se quieran llamar hijos Míos; todo aquello que sea diferente a lo que Mi Hijo os enseñó, no está Conmigo, no viene de Mí y no merece estar en Mí.

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla la Santísima Virgen María.

Sobre: El tener trato con Nuestro Dios, es el saber que vais a recibir inmensamente de Sus Bondades, a pesar de que vosotros os mováis ante Él, a un nivel humano.

Hijitos Míos, cuando Mi Hijo iba a nacer, se vieron signos por todos lados, la misma gente, de aquél tiempo, sabía que era el momento de que el Mesías llegaría.

 

Os he dicho en Mis Apariciones, que veáis al sol, que veáis los acontecimientos a vuestro alrededor, y estos os irán indicando el momento en la tribulación y de la Segunda Venida de Mi Hijo.

 

Os distraéis con infinidad de cosas, le dais valor a otras muchas, pero no estáis centrados en lo que debéis buscar y, sobre todo, bajo la Luz y Sabiduría de Mi Esposo, El Espíritu Santo.

 

Os ha dicho Nuestro Padre, que nada se da por casualidad, Yo, como Sierva del Señor, Me percaté de esto desde Pequeña y, desde Pequeña traté de cumplir Su Voluntad y, de esta forma, Me gané Su Gracia. Fue una donación total de Mi Persona hacia Él y esto Le agradó inmensamente.

 

Ciertamente, Nuestro Padre y Dios, tiene que probar a las almas, acrisolarlas, para asegurarse de que puede confiar en ellas y, por eso Él Mismo os ha dicho que os mantengáis contentos, aún en los momentos de tribulación y confiando plenamente en Él, pase lo que pase en vuestra vida, porque Él todo lo va guiando y todo os lo concede, para un fin próspero en vuestra vida, sobre todo en vuestra vida espiritual.

 

A vuestra alma hay que alimentarla continuamente, pero no le podéis dar alimento fuerte, como a los bebés. Si no la vais preparando, no podréis soportar situaciones difíciles en vuestra vida si antes no fuisteis preparados con algunas más leves y, a eso os ha llevado, a lo largo de vuestra existencia, Nuestro Dios, para que, en estos momentos de gran prueba, podáis salir airosos de ellas.

 

Todo lo que sucede en vuestra vida Él lo permite, para un bien inmenso, no grande, inmenso, Mis pequeños, porque todo lo que viene de Nuestro Dios, excede por mucho vuestras expectativas, porque vosotros pensáis en lo humano y Él piensa a nivel Divino.

 

Por eso, en las Escrituras, ejemplifica esto, siempre diciéndoos, que os pagará al ciento por uno, como diciendo, que Él pagará siempre a nivel Divino y no a nivel humano, como vosotros podríais imaginar.

 

Cuando un alma se suelta totalmente a la Voluntad de Nuestro Dios, Le está dando permiso de Obrar al ciento por uno. Meditad esto, Mis pequeños, es grande, es inmenso, lo que os estoy diciendo, el tener trato con Nuestro Dios, no es igual que el tener el trato de hombre a hombre. El tener trato con Nuestro Dios, es el saber que vais a recibir inmensamente de Sus Bondades, a pesar de que vosotros os mováis ante Él a un nivel humano.

 

¿No se os hace esto extraordinario, Mis pequeños? ¿Por qué desperdiciar los Bienes del Cielo, si los podéis tomar en cualquier momento y gozarlos?, pero os falta Fe, os falta confianza en Nuestro Dios, no confiáis en ése ciento por uno de Nuestro Dios.

 

Dejaos mover por Su Gracia, dejaos que os tome, como a Mí, vuestra Madre, la Siempre Virgen María, Me tomó, y veréis los regalos tan grandes que os dará Nuestro Dios y Señor.

 

Fe, confianza, amor, es lo que os falta, Mis pequeños, Soy vuestra Madre y os quiero ayudar a que vosotros podáis recibir los bienes que os corresponden, como hijos de Dios. Confiad plenamente en la bondad Infinita de nuestro Dios.

 

Os amo, Mis pequeños.

Gracias, Mis pequeños.