Jul 02_15 Sois Mis discípulos de estos tiempos, Mis apóstoles que Me ayudarán a lograr el cambio.

Rosario vespertino

 

 

Temas:

 

  • Uníos, os pido, a vuestros hermanos en la Comunión de los Santos, apoyaos también en ellos, para que no claudiquéis, no os sintáis apesadumbrados con todo lo que os sucederá.
  • DadMe contento, Mis pequeños, Mis hijos, y traedMe a muchas almas de aquellos que confundidos están y que no saben por dónde ir.
  • Las almas Me pertenecen, Yo os he creado y como Padre y Dios, que Soy de vosotros, os quiero perfectos y el acrisolamiento os va llevando a esa perfección.
  • Estoy en vuestro interior, Mi Santo Espíritu habita en vuestro interior y quizá vosotros, podéis presentarMe hechos buenos, obras que vosotros realizasteis y que, ante ojos humanos se mostraban buenas, pero, vuestra intención no era buena.
  • Hay Paz en donde estoy Yo, y es lo que quiero que vosotros transmitáis a vuestros hermanos, especialmente para los momentos que se vendrán de gran tribulación.

 

 

 

Mensaje de Dios Padre a J. V.

 

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Uníos, os pido, a vuestros hermanos en la Comunión de los Santos, apoyaos también en ellos, para que no claudiquéis, no os sintáis apesadumbrados con todo lo que os sucederá.

Hijitos Míos, os he hablado alguna vez sobre la Comunión de los Santos y estáis en momentos en que deberéis acudir a vuestros hermanos fuertemente, para que os amparen con sus oraciones, con su intercesión, porque tendréis en vuestro Mundo, tribulaciones muy fuertes y necesitaréis mantener la calma y, sobre todo, dejaros mover por Mí.

 

Vuestros hermanos, en la Comunión de los Santos, han sufrido también, Me ofrecieron sus logros, pero también sus dolores y sus sufrimientos; triunfaron porque se mantuvieron Conmigo y por eso están Conmigo.

 

Vosotros, también, estáis llamados a regresar al Reino de los Cielos pero, las pruebas, no todas las almas las pasan y lo que quiero Yo, Mis pequeños, es que vosotros acudáis en todo momento a Mí, vuestro Dios y Señor. Yo Soy el Único que os puede sacar delante de esta tribulación que en parte, vosotros os merecéis y que en parte, satanás la va a hacer más grande y dolorosa para vosotros.

 

De cualquier manera, vosotros deberéis pasar vuestra propia tribulación y, después de ella, seguir adelante con la siguiente etapa que tendréis para vuestra vida y para vuestra alma.

 

Uníos, os pido, a vuestros hermanos en la Comunión de los Santos, apoyaos también en ellos, para que no claudiquéis, no os sintáis apesadumbrados con todo lo que os sucederá, que, aunque será benéfico, también sufriréis y andaréis errantes muchos de vosotros, por un lado y por otro.

 

Manteneos, Mis pequeños, manteneos Conmigo, confiando plenamente y os aseguro que a pesar de lo que esté sucediendo a vuestro alrededor, vosotros os sentiréis llenos de paz y confianza en Mí, vuestro Dios.

 

Os amo, Mis pequeños, ¡cómo quisiera que no sufrierais, que todo este cambio se diera sin grandes preocupaciones ni dolores!, pero estaré junto a vosotros para enjugar vuestras lágrimas y para daros fortaleza para seguir adelante. Os amo.

Gracias, Mis pequeños.

 

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: DadMe contento, Mis pequeños, Mis hijos, y traedMe a muchas almas de aquellos que confundidos están y que no saben por dónde ir.

Hijitos Míos, vosotros podéis notar cómo se repiten en la historia de la cristiandad, situaciones pasadas y dolorosas. Estáis viviendo momentos de dolor, los que estáis Conmigo, los que Me pertenecéis, los que vivís en el Mundo, pero que no sois del Mundo, contentos debéis de estar, Mis pequeños, porque, vosotros, sois Mi apoyo en estos tiempos de tribulación espiritual.

 

Mi Hijo sufrió por todos vosotros, Su Vida Pública fue dolorosa porque, la más de las veces, fue una vida de rechazo, de ataque, de confusión.

 

La falta de amor, entre los seres humanos, se repite una y otra vez contra Mí, vuestro Dios.

 

Es incomprensible cómo, Yo, vuestro Dios, que quiero lo mejor para vosotros, se Me pague en la forma en que una gran mayoría lo hace.

 

Ciertamente, en vuestras familias, muchas de ellas, sufren esta situación, también, de parte de los hijos. Los padres dan lo mejor que pueden a los hijos y muchos de ellos van creciendo y se van poniendo en contra de los padres. Hay rechazo, ataque, grosería, tribulación en el hogar. Satanás ha logrado poner en pleito a los padres contra los hijos, los hijos contra los padres, como anunciado estaba ya en las Escrituras; cuando debiera ser todo lo contrario, los hijos, agradeciendo a los padres todo el bien recibido a lo largo de su existencia, llevándoles a ser alguien en la vida y ayudándoles a que los dones, virtudes, capacidades, con que Yo os regalo, se multipliquen, para que podáis ayudar a vuestros hermanos con lo recibido de Mi parte y podáis vosotros mismos, sentiros realizados, pero, gracias a la ayuda de vuestros padres; tened presente que lo que hacéis a la familia, Me lo hacéis a Mí. En general, padres e hijos, el género humano, pocos, muy pocos, son aquellos a los que puedo considerar verdaderos hijos, que Me mantienen en su corazón, que Me agradecen, que confían en Mí, a ciegas, como niños y que tratan de hacer cositas agradables para hacerMe olvidar tanta maldad, tanta grosería, tanto desprecio y muchas otras cosas que recibo desde la Tierra, cuando de Mí, ninguno, escuchad, ninguno de vosotros, ha recibido algo malo de Mí, vuestro Dios. Vosotros, no podéis reprocharMe nada, porque sólo Amor, Bondad, cuidados, han brotado de Mi Corazón por cada uno de vosotros y, aun así, Me pagáis con tantas cosas negativas.

 

El Pecado Original manchó vuestro corazón, pero nunca os he abandonado, porque contáis con Mi Gracia y con todos los regalos que Mi Hijo os dejó, para que pudierais luchar vosotros mismos contra toda ésa maldad que habéis venido sufriendo a lo largo del tiempo, pero son pocos los que realmente tratan de luchar y de mejorarse para ser llamados hijos Míos.

 

¡Cuánto gozo Me dais vosotros, los que puedo llamar hijos Míos! ¡Cuánto gozo, cuánta alegría Me dais y Me alegro tanto cuando regresáis al Reino de los Cielos, cuando termináis vuestra labor en la Tierra!

 

Seguid adelante, Mis pequeños, Mis verdaderos hijos, Me seguiré apoyando en vosotros para sacar a este Mundo de la maldad a la que ha llegado, porque ellos abrieron su corazón al enemigo, al ángel caído, al que no os ama y al que, tontamente, seguís.

 

DadMe contento, Mis pequeños, Mis hijos, y traedMe a muchas almas de aquellos que confundidos están y que no saben por dónde ir.

 

PedidMe lo que queráis, Mis pequeños, porque confío en vosotros. Recibid Mis Bendiciones y Mi apoyo de Padre y de Dios.

Gracias, Mis pequeños.

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Las almas Me pertenecen, Yo os he creado y como Padre y Dios, que Soy de vosotros, os quiero perfectos y el acrisolamiento os va llevando a esa perfección.

Hijitos Míos, no importa cómo se os presenten los acontecimientos, apoyaos en Mí, en todo momento, para que no claudiquéis.

 

En las Escrituras, se os habla del acrisolamiento, pero el acrisolamiento no es solamente al final de vuestra existencia, cuando vais a tener una prueba fuerte, Yo voy acrisolando a las almas, a lo largo de su existencia. Desde pequeñitos empezáis a ser acrisolados y eso es lo que os va formando y os va dando el carácter para estar Conmigo o desprecicarMe.

 

Las almas Me pertenecen, Yo os he creado y como Padre y Dios, que Soy de vosotros, os quiero perfectos y el acrisolamiento os va llevando a esa perfección.

 

El acrisolamiento no solamente se da en situaciones dolorosas, también hay acrisolamiento en la Virtud, en momentos en los cuales pudisteis dar algo bueno y no lo disteis o, también, cuando disteis algo bueno u os deshicisteis de algo que queríais, todo esto se da a lo largo de vuestra existencia. A veces, hay dolor, a veces, hay alegría y todo eso os va llevando a niveles altos de virtud, para que podáis responder ante cualquier tipo de acontecimiento, como respondería Yo, vuestro Dios, si estuviera entre vosotros y que, de hecho, estoy en el interior de cada uno de vuestros hermanos.

 

Os he pedido tanto que Me veáis en vuestros hermanos. Cuando, realmente, habéis crecido en virtud, empezáis a verMe en vuestros hermanos y os sentís como en familia, y es cuando realmente os empezáis a tratar como en familia. Os compartís de lo que tenéis, tanto en lo económico como en lo espiritual, os ayudáis los unos a los otros, porque le dais al hermano de lo que vosotros tenéis y os da gusto ver el bien que le hacéis al hermano con el que compartisteis de lo que Yo, gratuitamente os he dado y, así es como vais haciendo familia, la familia del Cielo en la Tierra.

 

Es la familia, tan importante, porque os cuidáis los unos a los otros cuando realmente os amáis y el acrisolamiento existe en la familia, también. Al cuidar a vuestros hermanos, vais creciendo en virtudes, pero, también hay momentos dolorosos, que os acrisolan, son pruebas que vais padeciendo, porque quiero que os cuidéis unos a otros y qué mejor empezar entre vuestros hermanos del mismo techo, de los mismos padres, que os tenéis confianza, que os amáis.

 

Dejaos, pues, acrisolar, porque de la prueba que Yo os mande, que Yo permita en vuestra vida, siempre creceréis espiritualmente. Si os dejáis mover por Mí, por Mi Sabiduría Divina, veréis que aunque padezcáis momentos difíciles, sabréis que Yo los estoy permitiendo en vuestra vida, para perfeccionaros y, cuando el alma se perfecciona, goza y goza de acuerdo a como vayáis abriendo vuestra alma a Mi Presencia en vosotros.

 

Vuestro horizonte espiritual se va ampliando mientras más vais subiendo hacia Mí. Mientras más Me conocéis, porque Me dejo conocer por las almas que luchan por mejorarse, más Me amáis y cuando más Me amáis, os dais cuenta que necesitáis más de Mí. Y eso sucede en el Reino de los Cielos, cuando habéis hecho vuestro esfuerzo por dejar la Tierra y llegar a Mí, y por fin, llegáis al final de vuestra existencia, aquí seguís creciendo y también aquí vuestro horizonte espiritual se va ampliando cada vez más y más y más.

 

El alma tiene capacidades infinitas porque salió de Mí, que Soy el Infinito y el crecimiento que vosotros obtenéis, es Conocimiento de Mi Divinidad y eso le da al alma una alegría inmensa y ése es el gozo que tendréis, Mis pequeños, que mientras más Me conozcáis, tanto en la Tierra como en el Reino de los Cielos, más Me gozaréis, porque el Amor es así, mientras más Amor se tiene, más gozáis.

 

Desead pues, llegar a Mí, Mis pequeños, estar Conmigo en el Reino de los Cielos, para que gocéis con vuestros hermanos que ya están Conmigo, Mi Presencia, Mi Compañía y todos los dones que os doy y os seguiré dando eternamente.

Gracias, Mis pequeños.

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Estoy en vuestro interior, Mi Santo Espíritu habita en vuestro interior y quizá vosotros, podéis presentarMe hechos buenos, obras que vosotros realizasteis y que, ante ojos humanos se mostraban buenas, pero, vuestra intención no era buena.

Hijitos Míos, a lo largo de vuestra existencia, también os doy innumerables ocasiones de crecer en el Amor.

 

Quizá no os deis cuenta, cuando sois pequeños, de lo que es Mi Plan Divino para cada alma. Vosotros sabéis que seréis juzgados al final de vuestra misión, cuando os presentéis ante Mí. ¿Cuánto bien hicisteis? ¿Cuánto mal también hicisteis? Si fuerais conscientes, desde pequeños, de esta realidad y realmente Me amaráis de corazón, no perderíais ni un segundo de vuestra existencia para hacer un bien e ir acumulando todo ése bien y presentárMelo, orgullosamente, para poder entrar fácilmente a vuestro Hogar Eterno.

 

Ciertamente, la maldad os rodea, el príncipe de este mundo no permite que las almas hagan el bien y vosotros tenéis que luchar mucho contra ésa maldad, por eso os premio tanto, porque realmente, cuando hacéis el bien, muchas veces lo hacéis a pesar de que estáis siendo atacados fuertemente por satanás.

 

Yo os voy mirando a lo largo de vuestra existencia, veo el valor de las almas y sus intenciones, porque, ciertamente, el hombre también sabe mentir, sabe dar una cara a los que le rodean y sus deseos son otros.

 

Estoy en vuestro interior, Mi Santo Espíritu habita en vuestro interior y quizá vosotros, podéis presentarMe hechos buenos, obras que vosotros realizasteis y que, ante ojos humanos se mostraban buenas, pero, vuestra intención no era buena, era solamente apariencia y buscabais otra cosa, que realmente iba a dañar a alguien.

 

¡El corazón del hombre es tan complicado!, al grado de que vosotros mismos no os comprendéis muchas veces. Cómo es posible que no podáis hacer el bien cuando deseáis hacerlo y todo lo que queríais hacer, termina en un mal que no queríais que se diera.

 

Por eso Me fijo tanto en la intención de vuestros actos y, esto, solamente, lo puedo saber Yo, vuestro Dios, porque habito en vosotros.

 

No desperdiciéis, Mis pequeños, toda oportunidad que tengáis para hacer el bien, para llevarMe ante los demás, porque eso es hacer el bien. Vosotros no podríais hacer algún bien si no Me hubierais permitido primero, a Mí, vuestro Dios, vivir en vuestro interior. Vuestra carnalidad, el pecado que habita en vosotros, os hace desviar el camino continuamente y es Mi Gracia y Mi Presencia en vosotros, lo que os ayuda a que brote el bien en vuestros actos, en vuestras palabras, en vuestras intenciones.

 

DejadMe, pues, vivir plenamente en vosotros, vosotros llevaréis a cabo ésos actos buenos y, a pesar de que es Mi Gracia la que está actuando en vosotros para que vosotros hagáis ése bien, Yo os recompensaré por el bien hecho, como si vosotros hubierais logrado todo y Yo no hubiera puesto nada. Ése es Mi Amor, ésa es Mi Misericordia Infinita, os doy todo el crédito de vuestros actos buenos, a pesar de que Yo os llevo a que los logréis.

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Hay Paz en donde estoy Yo, y es lo que quiero que vosotros transmitáis a vuestros hermanos, especialmente para los momentos que se vendrán de gran tribulación.

Hijitos Míos, sed gente de paz. Mi Hijo, cuando estuvo entre vosotros, siempre, al llegar a un hogar, era lo primero que les ofrecía: “La Paz esté con vosotros”.

 

Vosotros habéis experimentado muchas veces la paz, pero la Paz que viene de Mí, Mis pequeños, colma el espíritu. Esa Paz, es la que vosotros debéis desear todo el tiempo para vosotros mismos y pedirla para vuestros hermanos.

 

La Paz, es lo primero que os quita satanás, para que vosotros os mantengáis atribulados, pensando en infinidad de cosas y no en Mí, vuestro Dios. Cuando vosotros os mantenéis en Paz, podéis meditar mejor; todo lo que hacéis, lo hacéis con más cuidado y os resulta mejor.

 

La Paz os lleva a muchas virtudes y eso os lleva a la santidad. No hay santo, que conozcáis, que no transmitiera Paz a los que le rodeaban. La Paz, solamente viene de Mí y se da a través de las almas que Me viven y vosotros estáis llamados a ello, Mis pequeños.

 

Vosotros estáis viviendo en la Tierra, para llevarMe a vuestros hermanos.

 

Satanás está causando que vuestro Mundo se llene de tribulaciones y lo veis en todo momento, en la gente que os rodea, en las noticias que oís y veis, en los acontecimientos que se suceden en todo momento. Tribulación, problemas, maldad, ataques, todo eso os va atribulando y os va quitando la Paz.

 

¿Os dais cuenta cómo satanás trabaja a vuestro alrededor y en vosotros mismos? Os digo todo esto, para mostraros los planes de satanás, para dejar al descubierto cómo os ataca y a dónde os quiere llevar.

 

Cuando tenéis tribulaciones, os llenáis de problemas, creáis problemas en vuestra vida y vosotros creáis problemas en la vida de vuestros hermanos, todo se vuelve un caos.

 

En cambio, cuando vivís con Mi Paz en vuestro interior, vosotros mismos producís un ambiente de tranquilidad, de bondad, de cuidado. Vosotros mismos descansáis mejor, gozáis a vuestros hermanos que os rodean y ellos gozan vuestra presencia, porque estáis manteniendo un estado estable, bueno.

 

Hay Paz en donde estoy Yo, y es lo que quiero que vosotros transmitáis a vuestros hermanos, especialmente para los momentos que se vendrán de gran tribulación. Les deberéis llevar Paz a vuestros hermanos, que no sabrán qué hacer en ésos momentos de tribulación, si tenéis Paz en vuestro interior, Me podré comunicar mejor con vosotros y vosotros, con vuestros hermanos.

 

Mucho mal está preparando satanás para vuestro Mundo, por eso necesito que vosotros os soltéis totalmente a Mí, vuestro Dios, para que Mi Fuerza pueda pasar a través de vosotros e inunde vuestro Mundo con Mi Presencia.

 

No os preguntéis cómo se logrará, simplemente, dejaos mover por Mí. Es como una manguera, abrís la llave y sale el agua, con poca o con mucha fuerza, la manguera sigue siendo la misma, no cambia, pero lo que sale de ella, ésa agua, es la que va haciendo todo diferente, limpia, da vida, mejora todo alrededor.

 

Mi Gracia saldrá a través de vosotros para cambiar a este Mundo, sed Mis instrumentos perfectos, vosotros gozaréis lo que brote de vosotros en palabras, en obras, en milagros. Sois Mis discípulos de estos tiempos, Mis apóstoles que Me ayudarán a lograr el cambio que se ha de venir y, así como confié en los apóstoles de Mi Hijo, ahora confío en los apóstoles de estos tiempos. Humildad total necesito en vosotros, Soy Yo el que obrará a través de cada uno de vosotros, no os apropiéis de nada, sois instrumentos, sed sencillos, para que os pueda trabajar más fácilmente.
Mi Amor quede con vosotros y con los vuestros.

Gracias, Mis pequeños.