Mayo 18_98 El Amor enaltece al alma que se da a su Creador.

Mensajes de Dios Padre y Ntro. Señor Jesucristo a J. V.

Temas:

  • Deseo con todo Mi Corazón que regreséis a Mí; y VisitadMe como Jesús Sacramentado.
  • Cuánto agradezco éstos momentos que pasáis frente a Mi Presencia.
  • Habla Dios Padre,
    Sobre: Deseo con todo Mi Corazón que regreséis a Mí; y VisitadMe como Jesús Sacramentado.
    El amor se ha derramado sobre todos los hombres, sin excepción. Mi Corazón es el que desea guiar a cada uno de ustedes a la Vida Eterna.

    Mi Corazón os llama como el bebé llama a gritos en busca del ali­mento materno. Yo Soy más que lo que podría ser una madre terrena, Yo Soy el que da la vida infinita.

    No tengáis miedo de perder vuestra individualidad, porque el premio al perderla es tomarme a Mí y al hacerlo es poseer el Cielo por completo, aún aquí en la Tierra.

    DadMe pues vuestra voluntad, en la libertad de vuestro ser y con amor. El Amor no presiona, el Amor enaltece al alma que se da a su Creador.

    No teman, la unidad se tendrá que dar y Yo los deseo a todos ustedes porque han salido de Mí y deseo con todo Mí Corazón que regresen a Mí, para consentirlos como una madre consiente a sus creaturas.

    Os amo infinitamente como sólo un Padre Creador os puede amar.

    No dudéis hijitos Míos, no dudéis. El Amor se mortifica con la duda puesto que en Mí sólo está la Verdad.

    Habla Ntro. Señor Jesucristo (momentos después),
    Sobre: Cuánto agradezco éstos momentos que pasáis frente a Mi Presencia.
    Hijos Míos, cuánto agradezco éstos momentos que pasáis frente a Mi Presencia, ante la Sagrada Eucaristía, ante Mi Sagrada Presencia.

    Cuánto gozo estos momentos en los cuales comparten conmigo sus gozos, sus sufrimientos, sus necesidades. Yo de antemano conozco vuestras necesidades y vuestros pensamientos, pero cuando os tomáis la molestia de venir ante Mí a compartirlos, no puedo más que volar hacia vuestras almas y abrazarlas con un amor tan grande que no las dejo expresarse, sobre todo cuando es el arrepentimiento sincero el que os trajo ante Mí.

    Vivo entusiasmado en pensar y esperar los momentos en los cuales os acercaréis a Mí y Yo os tomaré y os haré aliviar de vuestras peticiones.

    Cómo disfruto esos momentos íntimos del alma hijitos míos, pero son tan pocos los que se acercan y Me tienen esa confianza de Padre, de hermano, de amor.

    De Mí sólo obtendrán Paz, Gozo y Alivio a vuestras necesidades.

    Por favor hijitos Míos, compártanme sus vidas, puesto que ellas también Me pertenecen..

    Gracias por vuestro amor.